Políticos muy tarados

Existe la creencia popular de que muchos políticos están como un cencerro y, según parece, hay informes científicos que lo demuestran. En su momento Rajoy sostuvo que no era suficiente con ser español y mayor de edad para ser presidente del Gobierno y, en referencia a Zapatero, al que solía referirse como un incapaz que tenía la cabeza de adorno, sugirió que se ampliaran los requisitos para el cargo. No se le hizo caso y él mismo llegó a la Moncloa tiempo después. Sea como fuere, quizás fuera conveniente que los presidenciables pasaran un examen psicotécnico, aunque no difiriera mucho del que se exige para entrar a trabajar al Mercadona. Parece de sentido común que si para obtener la licencia de armas se exigen estas pruebas, el señor al que se confía el maletín nuclear deba ser evaluado mentalmente antes de recibir la llave y los códigos.

Viene esto a cuento de la carta que ha publicado The New York Times en la que 35 psicólogos, psiquiatras y trabajadores sociales aseguran que Trump sufre una grave inestabilidad emocional que le incapacita para ocupar el despacho oval. Los firmantes advierten de que el del flequillo tiene serios problemas para aceptar opiniones distintas a las suyas, lo que le hace experimentar reacciones de rabia, y creen probable que al ser coronado como emperador del mundo y ver confirmado su mito personal de grandeza aumenten sus ataques.

La opinión de estos expertos confirma el análisis de un grupo de especialistas de Harvard quienes certificaron que el magnate padece “narcisismo maligno”, un trastorno que inhabilita los sentimientos sociales de quienes lo padecen hasta el punto de impedirles comprender sus obligaciones morales y provocarles problemas de agresión y sadismo. Llovía pues sobre mojado. El diagnóstico tiene a los mexicanos en un sinvivir porque el psicótico vive en el piso de arriba y quiere tapiar las escaleras de la comunidad de vecinos sin pedir permiso al presidente.

Lo de Trump no es una rareza si se tienen en cuenta los resultados de un estudio del psiquiatra Jonathan Davidson y su equipo para la Duke University Medical Center, quienes tras analizar la conducta de los 37 primeros presidentes de EEUU llegaron a la conclusión de que la mitad de ellos estaban tocados del ala, ya fuera porque sufrían de depresión, como Madison o Lincoln, o un desorden bipolar, tal era el caso de Jefferson o Roosevelt. El nuevo inquilino de la Casa Blanca no es, por tanto, una excepción aunque en ninguno de sus antecesores se había percibido tan claramente que estaba como las maracas de Machín.

Sería un error pensar que las enfermedades mentales se ceban exclusivamente con los mandatarios estadounidenses. El propio Davidson es el autor de un libro sobre los primeros ministros británicos, cuyas conclusiones son bastante turbadoras. Desde el conde de Oxford Robert Walpole (1676-1745) a Tony Blair, un 75% de quienes ocuparon el cargo se vieron afectados por depresiones severas, bipolaridad, demencia, ansiedad social, diversas parafilias, o directamente eran alcohólicos, dolencias que afectaron gravemente al ejercicio de sus funciones.

Hitler, según los informes de la CIA, lo tenía todo: histeria, paranoia, esquizofrenia y hasta sifilofobia, que es sentir pánico a la contaminación de la sangre. Stalin era un paranoico de libro, lo que explicaría sus sangrientas purgas. El mundo ha sufrido a estos dementes pero no faltan quienes afirman que un buen tarado puede salvar a un país en tiempos de crisis graves. Esta es la opinión del psiquiatra Nasir Ghaemi, autor de Locuras de primera, donde establece que los mejores líderes en etapas turbulentas de la historia son enfermos mentales o mentalmente anormales. Sería el caso de Churchill, un maniático depresivo cuya enfermedad le habría hecho entender desde el primer momento las intenciones de Hitler dándole el coraje necesario para hacerle frente.

El tal Davidson y su colega inglés David Owen creen haber identificado el trastorno más común de los políticos que ostentan el poder durante largos períodos de tiempo. Lo llaman síndrome de Hybris, una especie de endiosamiento que les transforma en mesías, les hace perder el contacto con la realidad y les provoca tales delirios de grandeza que les impide rendir cuentas de sus actos a los simples mortales porque sólo Dios o la historia pueden juzgarlos. Puede remitir cuando el afectado cesa en el cargo o perpetuarse en su conducta. Aquí, de natural modestos, venimos definiendo el fenómeno como el síndrome de la Moncloa y hemos tenido ejemplos de ambos comportamientos. Ninguno se ha librado, desde Suárez a Rajoy, aunque éste último ha conseguido disimularlo con un atuendo para sus caminatas escasamente narcisista.

No hace falta ser un especialista para detectar que los más afectados por el virus han sido González y Aznar, que siguen instalados en sus respectivos olimpos y hasta disponen de sacerdotes consagrados a su culto. En el caso del estadista con bigote se ha llegado a detectar un complejo de inferioridad mal resuelto, que le provoca intensos sudores de arrogancia más allá de las axilas. El síndrome es tan contagioso que no es preciso alcanzar la presidencia. Basta con añorar que en algún momento las alfombras de Moncloa se extiendan a sus pies para notar sus efectos. Tal vez sea cosa de los ácaros del polvo.

Que Trump no sea el único demente que nos gobierna no sirve de mucho consuelo. Poe decía que sólo cuando un loco parece completamente sensato es el momento de ponerle la camisa de fuerza. Aún no se ha dado el caso. Su enajenación no tiene nada de transitoria. No hay esperanzas de que recupere la cordura porque carece de su recuerdo.