Fuera de foco

El blog de fotografía de Público.es

Jeff Widener: “Cuando le vi ante los tanques pensé: ¡Va a estropearme la composición!”

20 Nov 2014
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

widener

Más de 25 años han pasado desde que un hombre anónimo se cruzara ante una columna de tanques delante de su cámara, cambiando el resto de su vida. Jeff Widener, el autor de la foto del ‘Hombre del Tanque’ (‘Tank Man’, o también conocida como ‘El Rebelde Desconocido’ ) en la plaza de Tiananmén, confiesa que en un primer momento no se dio cuenta de la magnitud de la imagen que veía en el visor de su Nikon FE2.

La instantánea, tomada durante la revuelta de la Plaza de Tiananmén en junio de 1989 -una serie de manifestaciones por la democracia lideradas por estudiantes en la República Popular China que terminaron con cientos de muertos- dio la vuelta al mundo simbolizando la determinación de los manifestantes ante el poderío militar de Pekín. El hecho de que continúe sin conocerse la identidad del héroe anónimo no ha hecho sino acrecentar el mito de una de las instantáneas más icónicas de la historia.

Una imagen que puso a su autor en el mapa, pero que también ha eclipsado el resto del trabajo de un fotoperiodista que ha cubierto con su cámara todo tipo de historias, conflictos y guerras en más del 100 países durante más de 30 años de carrera.

Widener recaló recientemente en Madrid, en el congreso Mentes Brillantes 2014, donde compartió con Fuera de Foco algunos recuerdos, conocimientos y consejos.

¿Cómo empezó en la fotografía? ¿Tuvo siempre claro que quería ser fotógrafo?

Un día, cuando tenía unos seis años y vivía en Arizona (EEUU), mi padre llegó a casa con un amigo, fotógrafo de la revista Time, para que nos hiciese unos retratos navideños. Le recuerdo abriendo una gran caja de metal con todo su equipo de fotografía. Ver todas esas esas cámaras, objetivos, flashes… con los ojos de un niño de seis años, fue fascinante y fue algo que se metió en mi mente. Desde ese momento quise ser fotógrafo. Con diez años mis padres me compraron mi primera cámara. La primera fotografía que hice fue un retrato de mi abuelo que, por cierto, aún conservo.

widener2¿Qué ha supuesto en su vida y en su carrera la fotografía del hombre ante la columna de tanques?

Sin duda, ha tenido un impacto muy profundo. Me dio la oportunidad de viajar por todo el mundo, las universidades me piden todo el rato dar conferencias… incluso conocí a mi mujer por esa fotografía… La BBC me llevó de nuevo a China en el 20 aniversario de la foto para hacer un documental y, andando por la calle, vi a una joven alemana de la que me acabé enamorando y que con el tiempo se convirtió en mi mujer. Así que ahora vivo en Hamburgo, Alemania, de algún modo también por esa fotografía. Es simplemente increíble el efecto que ha tenido esa toma en mi vida. Me gustaría agradecérselo al protagonista de la foto, si es que alguna vez se sabe quién es…

Sin embargo, estuvo a punto de perder la foto por un error…

Sí. Cometí un error con la película, porque sólo me quedaba un carrete. El problema es que normalmente usaba película de sensibilidad 800 ASA y éste era de 100 ASA y yo no me di cuenta. De modo que la velocidad que usé en la foto era demasiado lenta y además estaba usando un objetivo de 300 milímetros… Cuando me di cuenta que había tomado la foto a 1/30 de segundo pensé que la había perdido… Así que es un milagro que la foto saliera. Un auténtico milagro.

¿Recuerda más errores a lo largo de su carrera?

Sí, claro. He cometido muchos errores. Fotos que he perdido y otras cosas. Incluso una vez estuve a punto de matar al Papa Juan Pablo II. Haciendo fotos con un gran teleobjetivo éste se salió del trípode cuando estaba en lo alto de una catedral mientras el Papa pasaba por debajo. Por suerte en el último momento logre agarrarlo y no cayó en la cabeza del Papa… Ese es un error de los grandes que he cometido.

¿Sabe algo del protagonista de la foto, el hombre del tanque?

No. No sé nada del hombre. Lo curioso es que la primera vez que lo vi, cuando estaba preparado enfocando con mi cámara hacia la fila de tanques, con la composición perfecta y el apareció en medio, lo primero que pensé de él fue ¿Qué hace ese tío ahí? ¡Va a arruinarme la composición de la imagen! Evidentemente no estaba pensando de forma clara. Además tenía una fuerte contusión, porque la noche anterior fotografiando los enfrentamientos una piedra me había golpeado en la cabeza. Además, cuando tomé esa foto nada parecía inusual. Después de lo que había visto esos días, un hombre con una bolsa parando unos tanques no parecía raro… Así que lo primero que me vino a la cabeza es que el hombre me iba a arruinar la foto… No pensaba que iba a ser una de las fotos más icónicas en la historia de la fotografía…

Dice que ha regresado a China ¿Cree que ha cambiado algo?

Pues ahora me cuesta más tiempo irme. Cuando un turista sale de China le lleva como 30 segundos. A mi me lleva entre 10 y 12 minutos. El tipo de inmigración mira en la pantalla… Vuelve a escribir… Sonríe… Vuelve a mirar… Muchas emociones salen de la cara del tipo de inmigración, así que supongo que está viendo algo en mi fichero.

Una imagen así puede dar a conocer a un fotógrafo, pero imagino que también eclipsa el resto de su carrera. ¿En qué está trabajando en la actualidad?

Sí. Tengo una relación de amor odio con esta fotografía. Me ha traído muchas cosas buenas en la vida, pero el problema es que efectivamente ha eclipsado el resto de mi trabajo. Y eso es algo que estoy tratando de cambiar. Uno no quiere ser recordado sólo por una fotografía, quiere ser recordado por todo un trabajo.  Así que ahora estoy yendo en una nueva dirección con mi fotografía. Me estoy concentrando en la fotografía en el blanco y negro y la película tradicional. Estoy trabajando en mi primer libro de fotografía en blanco y negro. Está casi terminado y estoy recibiendo comentarios muy positivos así que estoy muy emocionado con ello. Me estoy volcando con la vertiente artística de la fotografía. Sin embargo, aún me considero un fotoperiodista, que es lo que siempre he sido.

widenerA lo largo de su carrera viajando como fotoperiodista por todo el mundo habrá vivido momentos increíbles. ¿Con cuáles se queda?

He vivido muchas experiencias fascinantes que han dejado muchas emociones en mí. Por ejemplo, en un viaje a Papúa Nueva Guinea para cubrir una visita del Papa. Recuerdo una escena concreta del Papa llegando en su Papamovil con los brazos estirados en lo alto, con todos los nativos cantando y tocando tambores… Era una escena increíble…  A lo largo de mi vida he cumplido muchos de mis sueños. Quise volar en un jet militar y lo hice en 1987, lo que fue para mi una experiencia fantástica. Quise ir a la Antártida y el 1995 estuve en el Polo Sur… Siempre tuve como ambición ganar un premio Pulitzer, y estuve nominado en 1989. No lo gané, pero estuve cerca. Y, siempre quise hablar en Harvard. Porque de niño era como Charlie Brown. Era el niño al que se le cae la pelota en la escuela, de los perseguidos por los malos de la clase. Era un niño problemático y siempre estaba aburrido. Pensaba en las cosas que haría si fuese realmente inteligente y una de ellas era hablar en la Universidad de Harvard. Y a principios de este año hablé en la Universidad de Harvard. He viajado hace poco a Hong Kong y me he sentido como Elvis Presley, con entrevistas en los medios por el 25 aniversario de la foto. Ahora estoy aquí en Madrid… He tenido una vida fascinante y he cumplido mis sueños y aún sigo pasándolo bien.

¿Qué opina del futuro del fotoperiodismo, con los teléfonos móviles y las nuevas tecnologías?

Debemos aceptar el hecho de que es lo que es. Todo el mundo tiene su teléfono. Siempre que haya una noticia, habrá alguien cerca con un móvil. Y no hay modo de que un fotoperiodista esté en todos los sitios siempre. Cuando un fotoperiodista marca la diferencia es cuando está documentando una historia concreta. El periodista ha de verificar la historia, comprobar que es cierta. Cuando eso no se hace puede ser catastrófico. La verificación es crítica y eso lo hacen los profesionales del periodismo o el fotoperiodismo.

¿Qué consejo daría a un fotoperiodista que esté comenzando?

Recibirá consejos de padres, de amigos…  Mucha gente le dirá que no se gana dinero en esta profesión, que es un oficio que está muriendo… Le recomendarán que sea abogado o algo más seguro. Pero lo más importante es lo que tu sientas y quieras. No escuches a otra gente, sigue tu corazón porque es lo más importante. Otro consejo importante es que piensen seriamente en su economía para el futuro.  Yo tengo 58 años y el tiempo pasa muy rápido. Deberían pensar quizá en hacer inversiones simples en el mercado de valores. Busca un buen valor e invierte algo de dinero y olvidare del riesgo. Olvida las subidas y bajadas del mercado y mantenlo. Cuando tengas 58 años quizá seas millonario. Es un consejo que recibí hace años y no lo seguí. Si lo hubiera hecho ahora sería millonario. Así que es un consejo que ahora yo doy a los jóvenes, aunque probablemente no me escucharán como yo no lo hice. Tienes que buscar los medios para financiarte, para luego poder seguir tu pasión. Hay que ser inteligente. No puedes sólo pensar en tu pasión, en la fotografía y en nada más porque un día puedes mirar al banco y ver que no tienes nada.

Más información: Web de Jeff Widener


comments powered by Disqus