Guerra de trincheras y estrategia electoral

03 May 2015
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

En los párrafos más legendarios de sus Quaderni del carcere, Antonio Gramsci reflexionaba sobre las estrategias de guerra de la I Guerra Mundial, posición y maniobra, para entender la política en Occidente. En la política occidental la guerra de maniobra (el asalto) perdería relevancia frente a una compleja guerra de posición en la que el Estado no sería más que la trinchera avanzada del conjunto de fortificaciones de la sociedad civil. La política de la guerra de trincheras es la lucha por la hegemonía. A diferencia de lo que muchos piensan, Gramsci no ideó el concepto de hegemonía, que ya estaba presente en las reflexiones de socialistas rusos que Gramsci conoció, e incluso en algunos textos de la Komintern. Sin embargo, Gramsci fue el primero en entender la hegemonía no como la necesidad de las organizaciones socialistas de liderar a sectores subalternos distintos a la clase obrera o de aliarse con sectores de la burguesía, sino como el conjunto de mecanismos supraestructurales, sobretodo en un sentido cultural, sobre los que descansa el orden político en las sociedades avanzadas. Gramsci volvió a Maquiavelo, el padre de la política como ciencia del poder, para entender la importancia del consentimiento. Y es que el poder en las sociedades avanzadas no sólo se expresa a través de mecanismos coercitivos, sino predominantemente a través del consentimiento y el consenso.

Si por algo las reflexiones de Gramsci han envejecido tan bien, convirtiéndose en referencia de todas las izquierdas e incluso de ciertas derechas cultivadas, es porque la política occidental, una vez se consolidaron y desarrollaron los sistemas democráticos y sus Estados, es básicamente la política hegemónica. La hegemonía es la capacidad orgánica de los sectores dominantes para convencer a las mayorías sociales de los relatos que justifican y explican el orden político. Los dispositivos de convencimiento son básicamente culturales (la escuela y la Iglesia son los ejemplos clásicos y los medios de comunicación el ejemplo de nuestro tiempo) y sirven para asentar las claves de los relatos hegemónicos. Ganar en la política hegemónica es básicamente convencer del propio relato.

En los periodos de estabilidad política (generalmente asociados a la estabilidad económica) los relatos hegemónicos son casi inexpugnables, pero cuando se producen crisis orgánicas, se abre la oportunidad de cuestionar, mediante la guerra de trincheras o de maniobra, los relatos dominantes y de que se produzcan cambios políticos. El 15M señaló la existencia de una crisis orgánica en España, cuestionando los relatos políticos oficiales y representando la mejor expresión social de la crisis. Podemos ha sido hasta ahora la mejor expresión política de esa crisis, logrando imponer nuevas interpretaciones de la situación y nuevas posibilidades de transformación mediante el protagonismo de los sectores subalternos (el pueblo). La imposición en el lenguaje político español de la palabra casta para señalar a las élites políticas y económicas es un buen ejemplo de la política hegemónica de Podemos; la política por un nuevo relato de la crisis y por la forma de superarla. La lucha por ocupar la centralidad del tablero es, precisamente, la lucha por determinar donde se halla la centralidad del tablero. Como decíamos en un artículo anterior, si logramos situar la centralidad en la necesidad de democratizar la economía Podemos podrá ganar. Por el contrario, si la centralidad se sitúa en otros parámetros (la mera regeneración o el recambio de élites) los sectores dominantes habrán demostrado su capacidad de resistencia.

En los momentos de crisis orgánica, las campañas electorales son una guerra de trincheras simplificada. Las campañas representan el momento de la gloria o del fracaso de los estrategas políticos que pelean por imponer su relato sobre la base de consensos cambiantes, en el dificilísimo entorno de los medios de comunicación que son en sí mismos operadores políticos no neutrales.

Esta campaña que comienza ahora es una guerra de trincheras por la imposición de un relato político; de cómo se imponga uno u otro dependerán en buena medida los resultados finales, toda vez que casi la mitad de los electores aún no han decidido su voto. ¿Qué debemos hacer nosotros? La primera tarea, antes de correr tras el adversario, es observar sus movimientos. ¿Qué relato tratarán de imponer ellos? Dirán que Podemos se desinfla en las encuestas, que ya hay básicamente cuatro aspirantes a la Moncloa, que el problema fundamental de estos comicios son los pactos postelectorales en un escenario multipartidista inestable, que España es un país de clases medias y que las mayorías sociales son moderadas. Basta echar la vista atrás para comprobar que el éxito político y social del régimen del 78 descansó en un relato muy parecido que se tradujo en el estrepitoso fracaso del posibilismo eurocomunista y en la moderación de un Partido Socialista que, una vez a los mandos del Estado, pudo haber llegado mucho más lejos.

Hoy el relato de nuestros adversarios dirá que Podemos fue el protagonista de la ruptura pero que no será el protagonista del cambio. Algunos humoristas gráficos lo han expresado con la lucidez propia de los cazadores y creadores de relatos.

¿Qué debemos decir en esta campaña entonces? En primer lugar que Podemos nació para ganar las elecciones generales y que ninguna batalla previa, por importante que sea, nos va a distraer de la principal. Debemos decir que no habrá cambio sin ruptura y que, por tanto, quien quiera pactar con nosotros, deberá romper con las políticas que nos llevaron al desastre. En estas elecciones no hay cuatro opciones, hay dos: cambiar o seguir con lo de siempre. Podemos no está sólo en el cambio; en la ciudad de Madrid el cambio se llama Manuela Carmena, en Barcelona Ada Colau y nuestra mano está tendida a todos los que estén por el cambio, que significa defender lo público y los derechos sociales. Por eso Podemos defiende la unidad popular y es un instrumento para la unidad popular. Hay que decir que hoy 13 millones de españoles están en riesgo de pobreza, que un tercio de los asalariados apenas cobra 645 euros al mes, que casi la mitad de los parados no recibe ninguna prestación. Las mayorías sociales no aspiran a una segunda vivienda o a tener tres coches en el garaje, aspiran a disfrutar de escuelas públicas y hospitales públicos, aspiran a una vivienda digna, a no hipotecarse de por vida y a un salario decente. En España no hay una mayoría social moderada, hay un pueblo al que se ha querido humillar y que tiene muy claro quienes son sus enemigos; las élites políticas y económicas que les han robado y se han enriquecido a su costa. Debemos explicar que nuestro programa es el programa del cambio, precisamente porque se centra en rescatar a los ciudadanos, en transformar el modelo productivo, en favorecer el empleo de calidad y con derechos, en promover la innovación tecnológica y en crear instituciones que protejan la democracia de la corrupción y del saqueo de lo público.

Empieza la guerra de trincheras y el adversario nos quiere siguiendo sus movimientos. Debemos obligarles a que sigan los nuestros haciendo lo que mejor sabemos hacer; decir sin ambages las verdades que otros no se atreven a decir, por incómodas que resulten para las élites. No ganaremos pareciéndonos al adversario, sino siendo nosotros mismos.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus