¿Cuánto vale la vida de una mujer?

19 Nov 2014
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Ana Herranz Sainz-Esquerra. Secretaria Confederal de Mujer e Igualdad de CCOO

 

El 1 de agosto de 2014 entró en vigor en España el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica, más conocido como el Convenio de Estambul.

Según el Consejo de Europa, la violencia estructural contra las mujeres está basada en el género, en una posición desigual de subordinación de la mujer en relación al hombre, que conlleva a un desigual reparto en el acceso a los recursos económicos, a la participación política, acceso a la educación, sanidad… poniendo en relieve las barreras invisibles que aún imposibilitan una igualdad de “iure y de facto” como elemento clave de la prevención de la violencia.

El 25 de noviembre día internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres, se visualiza la cara más dramática de la discriminación de la mujer como son los asesinatos o los malos tratos que sufren las mujeres a cargo de sus parejas o exparejas, que en lo que va de año se ha cobrado la vida de 43 mujeres.

Son numerosas las voces, entre ellas las del Consejo de Europa que exigen la igualdad en los resultados, es decir de derecho y de hecho, la desaparición de la violencia estructural que diariamente sufren las mujeres como el único medio capaz de prevenir la violencia de género que cada año mutila, daña la salud de las mujeres y en el peor de los casos cuesta la vida de miles de mujeres en el mundo.

Mayores dificultades de acceso, permanencia y calidad en el empleo que históricamente han tenido las mujeres y que perviven en la actualidad, basta con ver los resultados de la EPA del 3T que no auguran precisamente que las mujeres puedan disfrutar de una autonomía y el acceso a los recursos económicos en igualdad de condiciones que los hombres. Junto con este hecho el no reconocimiento del trabajo no remunerado de cuidados de personas dependientes y de criaturas y el menor valor que se le atribuye al trabajo de las mujeres sólo hace que perviva la brecha de género en el empleo y por lo tanto por lo tanto el acceso a los recursos y a su empoderamiento.

CCOO reclamamos políticas activas de empleo a favor de las mujeres, mayor inversión en este campo tal y como aconseja el Convenio de Estambul ya que de lo contrario miles de mujeres se verán obligadas a convivir con sus maltratadores ante la falta de expectativas.

Exigimos políticas públicas que garanticen unos servicios de atención y cuidado de las criaturas y personas dependientes con la finalidad de que sea el Estado quien atienda las tareas de atención y cuidado, permitiendo a las mujeres una salida del hogar y no el camino inverso como está pasando en la actualidad.

CCOO exigimos la reversión de la reforma laboral y la supresión de la actual política de recortes en recursos sociales que junto con la ausencia de políticas eficaces de igualdad inciden en el agravamiento de los factores de la violencia estructural.

Desde CCOO denunciamos el fracaso de las políticas en la lucha contra la prevención de la violencia de género mermadas año tras año, así como los recortes destinados a políticas dirigidas a promocionar la Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres, justamente todo lo contrario que establece el Convenio de Estambul en su art- 12 relativo a la prevención y en su art. 8 relativo a los recursos financieros que los estados deben dotar.

Sin embargo, el anteproyecto de PGE contraviene al reciente suscrito Convenio, dando la espalda a las políticas de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres, ya que el programa 232.B destinado a tal fin está dotado con 20,8 millones € lo que supone una reducción del 38% en cuatro años si tomamos la referencia del año 2010.

Igual tratamiento recibe el capitulo 232C de actuaciones para la prevención integral de la violencia de género, y aunque para este año se ha producido un incremento de 1,87 millones aún es un 25% inferior al del año 2010, no es si admisible que los recortes y las políticas de austeridad afecten a las actuaciones contra la violencia de género, si verdaderamente existe voluntad política de erradicar cualquier forma de violencia contra las mujeres.

Así mismo el Convenio de Estambul, llama a los estados parte a poner a disposición de las mujeres que sufren violencia de género todos los recursos necesarios que garanticen su salida de la violencia de género. Y en este tema CCOO consideramos que hay un escasísimo desarrollo de las medidas referidas al fomento del empleo, tanto en contratación de mujeres víctimas de violencia de género como en contratos de sustitución de los mismos.

En este sentido CCOO demandamos la aplicación, desarrollo y evaluación periódica de las medidas y bonificaciones relativas al fomento del empleo y del programa socio-laboral de las mujeres víctimas de violencia de género, junto con información y evaluación periódica de la Estrategia Nacional para la erradicación de la violencia de género (2013-2016), haciendo efectiva la colaboración con los agentes sociales contemplada en distintas medidas del Plan Estratégico para el desarrollo efectivo de las mismas.

CCOO así mismo ha instado al gobierno a que defienda en la OIT una propuesta para erradicar la violencia contra las mujeres en el lugar del trabajo, ya que en estos momentos no hay ningún convenio OIT en esta dirección.

Está bien suscribir y ratificar cualquier iniciativa que tenga por objeto promover la Igualdad de Oportunidades de mujeres y hombres y combatir la discriminación, sobre todo cuando hablamos de la vida de las mujeres, pero CCOO exigimos que una vez que se han suscrito los compromisos se hace necesario cumplirlos, dotarlos económicamente y evaluar las actuaciones acometidas, porque cuando hablamos de la vida de las mujeres no todo vale, o ¿si?.

 

 


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus