Principia Marsupia

¿Cuánto más puede seguir mutando el coronavirus?

Sergio Pérez / REUTERS

Según pasan los meses, el virus sigue mutando y saltan noticias sobre las nuevas variantes. Pero, ¿cuánto puede mutar el virus? ¿Puede seguir cambiando siempre y escapar de cualquier vacuna? Estas son las preguntas que explora un grupo de investigadores estadounidenses en una investigación aún no publicada.

El genoma del coronavirus está compuesto por 30.000 nucleótidos. Un cambio de una de esas 30.000 'letras' por otra constituye una mutación. Si hacemos las cuentas de todas las combinaciones posibles que uno puede hacer con 30.000 letras, el resultado es casi infinito. Afortunadamente, la mayoría de esas mutaciones resultarían en un nuevo virus que no sería viable y no podría reproducirse.

Las mutaciones más importantes son las que ocurren en una pequeña parte del virus

De entre todas las mutaciones, las más peligrosas son aquellas que ocurren en una parte del virus llamada 'RBD' (las siglas en inglés de 'receptor binding domain'), la zona del virus que se 'engancha' a nuestras células. Esa parte del virus es también a la que se enganchan los anticuerpos para neutralizarlo.

Imaginemos que tenemos una variante del virus que tiene mutaciones en la RBD. Si consideramos la interacción del virus con el cuerpo humano, se podrían dar 4 casos:

  1. La nueva variante se engancha mejor a nuestras células, pero los anticuerpos también se enganchan mejor al virus.
  2. La nueva variante se engancha mejor a nuestras células y los anticuerpos se enganchan peor al virus. (El caso más peligroso)
  3. La nueva variante se engancha peor a nuestras células y los anticuerpos también se enganchan mejor al virus. (Esta variante no será viable porque ganará la variante original sin mutaciones).
  4. La nueva variante se engancha peor a nuestras células, pero los anticuerpos también se enganchan peor al virus. (Esta variante tampoco sería viable).

Esta cuatro opciones las podemos representar en un diagrama como el siguiente. En el eje X está representada la diferencia de energía en el enlace virus-receptor entre la nueva variante y la versión original del virus. En el eje Y, la diferencia de energía en el enlace virus-anticuerpo.

Lo importante ha recordar es que los puntos que estén arriba y a la izquierda representa las variantes más peligrosas. Y los puntos que estén abajo y a la derecha representa las variantes menos peligrosas.

Fuente: https://www.biorxiv.org/content/10.1101/2021.08.30.458225v1.full.pdf

Utilizando simulaciones de ordenador se puede calcular la posición de cada variante en el gráfico

Utilizando una serie de simulaciones de ordenador, se puede calcular dónde cae cada variante del coronavirus en el gráfico anterior.

https://www.biorxiv.org/content/10.1101/2021.08.30.458225v1.full.pdf

Del gráfico anterior, los autores infieren que hay seis posiciones en el genoma donde las mutaciones podrían ser peligrosas: 417, 477, 484, 491, 493 y 499.s

Varias de estas mutaciones se ven precisamente en las variantes que ahora circulan del virus: 452R|478K/Delta, 198 417T|484K|501Y/Gamma, 417N|484K|501Y/Beta).

¿Qué pasa si hay más de una mutación?

Imaginemos que nuestra nueva variante tiene dos mutaciones. En ese caso podría ocurrir que el efecto de las dos mutaciones juntas sea igual al efecto de las dos mutaciones por separado o que haya alguna interacción entre ellas.

Tanto en el caso de la variante delta como la gamma, el efecto de las mutaciones es casi aditivo con muy poca interacción. Aunque en el caso de la variante gamma, el repertorio de mutantes que escaparían a los anticuerpos es algo mayor.

 

Bueno, pero todo esto, ¿qué quiere decir?

Este estudio sugiere que la mayoría de las posibles mutaciones viables del virus ya las hemos visto. Y que probablemente, a partir de ahora, serán variaciones sobre un esquema conocido.