Diario de un altermundista

Cómo hacer ciudadanos conservadores

Los economistas intentan convencernos de que la economía es una ciencia neutra, que funciona sola, que así es y que nada podemos hacer desde las instancias políticas para ordenarla. Es cierto que cada vez podemos tomar menos decisiones políticas que afecten a la economía, pero no es así por azar, sino porque es lo que se ha querido desde estamentos superiores. Principalmente gracias al triunfo de una de las máximas de la ideología neoliberal, la liberación de mercados. Aún así, hay muchas otras formas de incidir sobre el comportamiento del "homo economicus", para hacerlo cada vez más conservador. Lo que construye una ideología conservadora mayoritaria, en función de si la economía favorece la creación de un tipo de personas u otras. Dicho esto, no es descabellado pensar que no fue casual la reducción de tipos de interés de hace unos años, que animó a la inmensa mayoría de los jóvenes a meterse en hipotecas y créditos que les obligó y obliga a pagar un elevado porcentaje de su renta mensual. La población española entre 25 y 49 años dedica más del 60% a pagar lo que le deben al banco. Tener tales gastos fijos cada mes durante 20, 30 o 40 años hace irremediablemente que tu comportamiento sea más conservador, por querer seguridad en el trabajo, por aceptar cualquier trabajo y por no enfrentarte a los abusos a que pueda llegar algún mal empresario demasiado codicioso. Todo ello sin mencionar las actitudes xenófobas que en tiempos de crisis pueden surgir frente al extranjero, que sí tenga trabajo, es decir, cómo pagar sus deudas. Un ministro de Franco dijo que querían hacer de España un lugar de propietarios en vez de proletarios. El círculo se cierra convirtiéndonos en ciudadanos endeudados. Propietarios y endeudados, conservadores del futuro.