Diario de un altermundista

Gana el negocio, pierde el planeta

Allanó el camino el informe del Consejo de Seguridad Nuclear que apoyaba una prórroga de 10 años más para la Central de Garoña. Después las manifestaciones de los empleados de la central y de los habitantes de Garoña. Y más tarde la noticia del Gobierno de que estaba estudiando ampliar en 2, 4 o 6 años el permiso para el funcionamiento de la central. Mientras, ecologistas y buena parte de la población exigía al Presidente que cumpliera con su compromiso electoral, a pesar del lobby de las eléctricas y de la población que se benefician del funcionamiento normal de Garoña. Todo ello, en un contexto de crisis económica ha llevado al Gobierno a aprobar una ampliación limitada de la licencia de apertura de la central nuclear, de cuatro años. Una decisión que no satisface a nadie, pero que deja en manos del próximo Gobierno, que puede que sea del PP, el camino a nuevas prórrogas. Si durante este tiempo no hay ningún accidente en esta peligrosa central nuclear y en 2013 se cierra, no habrá pasado mucho. Pero si, desgraciadamente, ocurre algún incidente nuclear en Garoña, la miopía del Gobierno, de empresarios y de empleados, que lógicamente miran por sus intereses a corto plazo, se puede convertir en tragedia sin posibilidad de marcha atrás. De lo que no nos librará nadie es de más residuos radioactivos, que ponen en peligro el futuro del planeta. Finalmente, mencionar que lo que no considera adecuadamente Zapatero es que en las próximas elecciones quienes le pedían lo que ha concedido, votarán a la derecha, que ya ha avanzado que concederá la prorroga de 10 años, o más, me temo; y quienes se han visto defraudados por su incumplimiento programático, se pensarán mucho volver a votarle.