Opinión · Diario de un altermundista

Los militares en el Centro Internacional de Paz de Barcelona

Ayer se ha empezó a dar forma al futuro consorcio que permitirá hacer de una parte del castillo de Montjuic, en Barcelona, un equipamiento público de fomento de la paz, con los votos a favor de socialistas y populares y los votos en contra de CIU, ERC y ICV-EUiA. El Ayuntamiento gestionará el centro y el alcalde de la ciudad, Jordi Hereu, será el presidente, pero la vice-presidencia primera recaerá en la Ministra de Defensa, Carme Chacon y la vice-presidencia segunda en el presidente de la Generalitat, José Montilla.

Las dificultades para la constitución del Consorcio del Centro Internacional de la Paz eran manifiestas, puesto que CIU, ERC y ICV se han mostrado siempre reticentes a que el Ministerio de Defensa forme parte, tal y como se acordó en la cesión del castillo al Ayuntamiento, dos años atrás. Aun así, los socialistas han defendido la presencia del Ministerio porque es uno de los “actores de preservación de la paz”. Según la versión del equipo encabezado por el alcalde socialista, no se puede defender y promover la paz sin tener en cuenta la guerra.

¿Irán los militares del Centro Internacional de Paz de Barcelona armados a las reuniones de coordinación, o dejarán el arma en la puerta? ¿Cómo resolverán los conflictos, como hacen en Irak o en Afganistán?

Es curioso, pero esta es otra de las muchas cosas en que últimamente se están poniendo de acuerdo socialistas y populares.