Puntadas sin hilo

El holandés errante

Para quienes creemos que el socialismo significa progreso, por corto e impuro que sea, la victoria de François Hollande para presidir la República Francesa es una buena noticia. Sobre todo si no tiene descalificaciones por corrupción, como le ocurre al Partido Socialista Obrero Español.
Las enciclopedias definen al holandés errante como un barco sentenciado a permanecer eternamente navegando entre brumas sin poder tocar tierra. Ésa podría ser la constante del socialismo, que ahora con Hollande intenta arribar a la política de la regeneración europea.
Por de pronto afirma que la austeridad no puede ser una condena, humanizando y dando perspectiva a lo que la madrastra Alemania ha decidido para Europa, y que España ha acogido con fruición y crueldad.
Y reivindica el valor de la política frente al dominio de la clase financiera. Su ex mujer y anterior candidata, Ségolene Royal, lo confirmó ayer en La Bastilla, y el programa de Hollande también lo recoge. Ésa es una de las más, sino la más, importantes batallas a librar. Solo por eso merecería Hollande todo el apoyo. Al contrario que aquí el señor Rajoy que ha afirmado que está dispuesto a inyectar a los bancos los miles de millones de dinero público, público, que haga falta para salvarlos, pero no habla de nacionalizarlos. Y es que las diferencias entre unos políticos y otros son tan abismales y en todo que cualquiera que haya visto en la televisión francesa el debate entre Hollande y Sarkozy comprenderá la pequeñez e inconsistencia de nuestros representantes, Rubalcaba incluido.
El nihilismo lleva al caos, y Grecia lo demostró anoche, dando paso al nazismo y a la extrema izquierda menos práctica. Un cierto orden hace falta, cuando además ni aun así existe la posibilidad de una revolución, y, por el contrario, los golpes militares todavía resuenan.
Los políticos no son puros, pero los ciudadanos tampoco. Porque si estamos de acuerdo en que salirse del euro es una catástrofe, ¿o no lo estamos?, si estamos de acuerdo en que el proyecto de terminar la construcción de Europa es necesario, ¿o no lo estamos?, si estamos de acuerdo en que es mejor algo que nada, ¿o no lo estamos?, si no somos optimistas ahora que el barco del holandés errante se acerca a tierra, ¿cuándo lo seremos?
Rajoy que haga lo que quiera, pero Rubalcaba y su PSOE, con Congreso de por medio o sin él, debería dejarse de tanta farfolla política y confeccionar y presentar YA el programa con el que presentarse a las elecciones, él o quien le sustituya, que no creo, para que los ciudadanos puedan ir decidiendo si le votarán a o no.
El programa de Hollande es claro, preciso y posible. Ignacio Escolar lo transcribe en su blog, y yo me tomo la licencia de transcribirlo para ustedes:
1. Subida de impuestos para los millonarios: el tipo máximo del IRPF será del 75% para las rentas por encima del millón de euros al año.
2. Rebajar la edad de jubilación desde los 62 a los 60 años (para los trabajadores con 41,5 años cotizados).
3. Subir el salario mínimo por encima de la inflación. Ahora es de 1.200 euros al mes.
4. Derogar la subida del IVA que preparaba Sarkozy.
5. Que las rentas del capital paguen lo mismo que las rentas del trabajo.
6. Legalizar el derecho al matrimonio y la adopción de los homosexuales.
7. Que las empresas que se lleven sus fábricas fuera de Francia tengan que devolver las ayudas públicas recibidas.
8. Pedir a la UE una reforma de los estatutos del BCE para que el crecimiento y el empleo sean también un mandato prioritario en la política monetaria y que el banco central pueda prestar directamente a los estados. Poner en marcha los eurobonos. Apoyar la creación de una tasa a las transacciones financieras.
9. Crear un banco público de inversión para el desarrollo de las pequeñas empresas.
10. Reducir la producción de electricidad a través de energía nuclear del 75% al 50% para el año 2025, cerrando las centrales más anticuadas, y potenciar las energías renovables.
11. Cambiar la ley Hadopi contra las descargas en Internet. Buscar un modelo que concilie los derechos de los creadores y el acceso a Internet fácil y seguro.
12. Reformar la Constitución para incluir en ella los principios de laicidad y la separación entre Iglesia y Estado.
13. Rebajar un 30% el sueldo al presidente de la República y a sus ministros.
14. Que los responsables de la televisión y la radio públicas dependan de una autoridad independiente del Gobierno.
15. Subir el sueldo a los médicos de la sanidad pública.
16. Construir 2,5 millones de viviendas de protección oficial para estudiantes y rentas bajas durante los próximos cinco años.
17. Rebajar los sueldos de los directivos de las empresas públicas.
18. Limitar la acumulación de cargos públicos.
19. Derecho a voto en las municipales para los extranjeros que vivan en Francia desde hace más de cinco años.
20. Contratar a 60.000 nuevos profesores.
21. Regular la eutanasia.
22. Subida del 15% en el impuesto a la banca.
23. Prohibir las stock-options, excepto para empresas recién nacidas.
24 Prohibir a los bancos tener sucursales en paraísos fiscales.
25. Obligar a que la banca de inversión –la especulativa– y la de ahorro –la de las libretas y créditos– estén separadas.
26. Multas para los partidos políticos que no respeten la paridad entre mujeres y hombres.
27. Los políticos condenados por corrupción quedarán inhabilitados por diez años.
28. Aumentar las ayudas para las familias con hijos en edad escolar.
29. Subir el impuesto de sucesión y el de patrimonio.
30. Retirada de las tropas en Afganistán.

¿Por qué no lo copia Rubalcaba y se deja de pamplinas? Suena mucho más joven que el socialismo del PSOE.