Puntadas sin hilo

¿Va a tener Catalunya menos apoyo que un banco?

Ha comenzado la feria: Catalunya ha pedido un rescate de 5.000 millones de euros, dos mil millones menos que la reconocida deuda de la ciudad de Madrid. Rajoy, asustado, se apresuró a informar de su intención de ayudarla, como a las demás autonomías que lo soliciten. O sea que habrá café para todos. ¿O Catalunya tiene más importancia que cualquiera otra autonomía?

El inconveniente es que Catalunya ha anunciado que, por causa del rescate, no permitirá condicionamientos políticos, entendiendo por tales los que marca la Ley de Estabilidad Presupuestaria, apoyada por CIU, en el Gobierno de la Generalitat, esto es: delegación permanente del Ministerio de Hacienda para controlar las cuentas de la autonomía rescatada, información exhaustiva por parte de la Comunidad, cesión al Estado de la gestión del pago de los vencimientos de deuda de la Comunidad, y duras condiciones presupuestarias con nuevos recortes de gastos y más impuestos.

Es decir, que o el Gobierno central cede o entramos en una situación peligrosa. Catalunya alega que el dinero solicitado es el que pagan los propios catalanes y que gestiona el Gobierno español. Necesidades reales aparte, podría interpretarse como una forma unilateral de arrogarse el ansiado pacto fiscal equivalente al vasco. Y hasta como un ardid o pequeña coacción si Rajoy desea el apoyo de Catalunya ante Europa.

Esto coincide con el movimiento sísmico que está afectando a la organización de España desde las posiciones duras de la derecha: el cuestionamiento de las autonomías, bajo la fórmula de recuperación de competencias, y la intervención política de sus economías. En lugar de perfeccionarlas y corregir errores de mutuo acuerdo, se aboga por recortarlas y volver a un centralismo arcaico e insuficiente y a un autoritarismo que se pretende sutil.

Ya todos nos consideramos enemigos. España puede desaparecer como unidad. Somos solidarios a la fuerza. Esto nos llevará sin duda a un estado de inestabilidad permanente. Y sin embargo, sin las autonomías España no habría progresado como lo ha hecho en estos 30 años. Estamos llegando a un punto en que nadie lo lamentaría. Todos estamos hartos del otro y de la situación. Como siempre, la economía será el detonante. Estamos también ante el fracaso de la democracia. Por un puñado de euros no somos capaces de entendernos. Pero no es justo que el beneficio de la tregua de déficit y tiempo concedido por Europa a España se lo quede íntegro el Gobierno central y no lo reparta con las autonomías, que se quejan con razón. Porque Catalunya es un país serio y no la podemos acorralar. ¿O va a tener Catalunya menos apoyo que un banco?

------------------------

Gota PREGUNTA AL GOBIERNO: ¿Qué cantidad considera el Gobierno que es necesario ganar mensualmente para no pasarlas canutas?