Puntadas sin hilo

Oda a la amistad

Lo más importante de esta vida, con diferencia, es que te quieran. La amistad, en su sentido amplio y aprehendedor de toda clase de amores, constituye el supremo patrimonio del ser. Porque como dijo alguien, que no sé quién fue, los amigos son la familia que elegimos. No hay Catalunyas ni crisis políticas o económicas que la igualen.

Que a alguien le quieran tanto en un blog, como le ocurre al retornado participante Croniamental tras una gravísima enfermedad, es motivo de envidia y admiración. Sus amigos somos todos los que nos ocultamos detrás de un nick o seudónimo. ¡Y encima no nos pide dinero! ¡Hasta los trolls infiltrados le respetan. El talento, la cordura, la templanza, la bondad, la buena educación son sus bienes. Los demás somos pobres a su lado. Tal vez todos hemos fracasado en la vida hasta que Croniamental sacudió nuestros egoísmos y destemplanzas. Un blog de amigos no tiene por qué ser político en su peor sentido.

Croni dignifica el blog y nos redime a todos. Con su vejiga de plástico y su cáncer desaparecido. Todos meamos con él y por él. Que espere Montoro, que espere Fátima, que espere Wert y sus asesinatos culturales, que espere Mato y su sanidad enferma. Croniamental es más sobresaliente que nuestra deuda externa, ésa que cambiaron en un atraco a la Constitución. Es nuestro embajador en la sensatez y la esperanza. Es nuestro poeta, nuestro músico de cabecera. Nuestro cantautor que nos representa en nuestra revolución pendiente. Nuestro aniquilador de traiciones y deserciones, nuestro destructor de vanidades y rencores, nuestro juglar de la concordia. Nuestro amigo, nuestro hermano retornado aunque nunca ido. Levantemos nuestra copa, de vino, por él. Que los problemas políticos y sus miserias se detengan. Emborrachémonos de amistad por la mañana.