Puntadas sin hilo

Media España contra Pablo Iglesias

O Iglesias contra media España. Bien es cierto que quienes renegaban de los líderes ahora ensalzan a Iglesias, líder indiscutible de Podemos. Pero la derecha eterna y casposa no lo va a perdonar ni admitir en el juego político. Menos de un día ha tardado, en boca del también eurodiputado Esteban González Pons en afirmar que Iglesias defiende a ETA, quiere disolver España y responde con cinismo a un padre (camorrista) que está sufriendo por su hija en Venezuela. También, a capa y pluma venenosa, se han lanzado contra él los medios de comunicación más falsificadores de la realidad social.

La guerra ha estallado. Media España contra Iglesias y su Podemos, que es de todos. Hasta liquidarlo. Patria o muerte, civil y política. En los próximos y largos meses no habrá contienda pareja, no habrá acontecimiento político más relevante. Veamos hasta dónde llega el apoyo a Iglesias de la España humillada o las sirenas de peligro de la otra media. No caben soluciones intermedias. Como en toda guerra, la irracionalidad llegará al desvarío colectivo. España queda reducida a quienes quieren mantenerla en sus oxidadas esencias frente a quienes desean que tanta ventura se mejor repartida.

¿Aguantará Pablo, se le subirán los humos a la cabeza, mantendrá la calma, el empuje, será viable su proyecto, se asustarán los españoles? Es la última revolución posible. Un inmenso campo de batalla, dos ejércitos de millones de ciudadanos sin armas frente a frente, quién engullirá a quién. No hay más victoria que los votos. Adiós a las armas. El poder del dinero frente al poder indestructible de las redes sociales, como ya ocurrió en las elecciones europeas y ahora se presagian en todo suceso. No hay fuerza que detenga a la mitad de un pueblo enfurecido, asqueado, irritado, desesperado, angustiado, deseos de justicias mínimas. Los poderosos han caído en la trampa de las urnas. A partir de ahora o estás en un bando o en el otro. Ortodoxos envejecidos contra heterodoxos advenidos y reanimados. Es la hora de definirse. Las campanas están sonando por todos nosotros. Pero no doblan a muerte, doblan a vida política vigorosa. La caza del líder ha comenzado. Pero su mensaje se ha extendido. Los votos, como la verdad, nos harán libres. La Espala reaccionaria contra le España despertada. Hagan sus apuestas, ustedes son los croupiers.

____________________________

Gota de la MÁXIMA INDIGNIDAD POLÍTICA: La inversión en la infancia cae un 14 % pese al alza de la pobreza en España. El 27,3 % de los niños (2.306.000) viven bajo el umbral de la pobreza. Claro, como no lo vemos... Es absolutamente incomprensible e indignante que al partido que sustenta al Gobierno le vote alguien.