Opinion · Puntadas sin hilo

Podemos necesita 8.000.000 de votos

La perspicaz comentarista Petru Culianu, tal vez con buen tino, afirma que Podemos necesitará 8.000.000 de votos. Se ve que entiende que estará condenado a la soledad y no contará con el apoyo del PSOE, que se inclinaría por lavarse las manos y abstenerse o asociarse con el PP bajo cualquier fórmula. ¿Es posible, probable, que Podemos alcance ese número de votos? Posible, sí; probable ya es más problemático. Y sin embargo no tendría por qué serlo. Teórica y lógicamente los cinco millones de parados deberían votarle. El desempleo, con su carga de desesperación, es un potente revulsivo que lleva a buscar nuevas, aunque ignoradas, salidas. Sería como echar el currículo en la empresa Podemos. De los nueve millones de pensionistas tampoco resulta descabellado pensar que la mitad al menos, aquellos de pensión insuficiente e indigna, se inclinaría por meterle la papeleta al Coletas. Con lo que ya cuadrarían los números. Añadamos enfermos dependientes desatendidos, maestros y sanitarios quejosos con razón, jóvenes airados y sin perspectivas, abstencionistas crónicos bajados momentáneamente de sus olimpos, excluidos sociales descatalogados, burgueses concienciados e intelectuales responsables y el cupo se sobrepasa amplísimamente. Y sin embargo suena no a quimera pero sí a imaginación engañosa. ¿Por qué, qué falla? Lo malo conocido como mejor, que dice el refrán. Pero en cualquier caso están en carrera. Larga, pero jalonada. Con la extraordinaria dificultad que supone el nacimiento y su asentamiento organizativo y, por cierto, económico, pues la política es cara y de principio no cuenta con ayudas estatales.

Para no desengancharse del carro, quizás Podemos debería presentarse en 100 de los 8.117 ayuntamientos existentes en España. Los que ellos decidan, aquellos en que vean mayores posibilidades de éxito y menos de traiciones. Ni ausencia completa ni integraciones en otras propuestas. Cien candidaturas deberían ser asumibles por desorganizados que aún estén. Cien alcaldías de Podemos, además de un lema, sería un triunfo prometedor. Y si ya fuera con dos o tres presidencias de Comunidades Autónomas, batalla también factible, sería el delirio. No les pidamos de más, pero tampoco de menos. Hace un año Podemos no existía, ahora representa la sensatez, la decencia y la fiesta ansiada por al menos ocho millones de apellidos españoles. Con doscientos o trescientos imputados más de los otros partidos, lo conseguirán. O sea que está chupado.