Carla no se va de compras

No me invento nada. Lo leo. En el ¡HOLA! de esta semana:

En lugar de irse de compras a la Quinta Avenida, Carla Bruni siguió atentamente la intervención de su marido en la ONU. Impresionante ¿No es Madame Sarkozy alguien increíble?

La Infanta Cristina viajó a Nueva York para respaldar a la soberana jordana y a otros líderes del mundo en su lucha contra la pobreza. ¡No! ¿En serio? En lugar de irse de compras por la Quinta Avenida, la infanta prefirió intervenir en un foro impulsado por Rania de Jordania, luchar contra la pobreza de la mejor manera posible: viajando en avión privado hasta Nueva York. Heroico.

La hija de los príncipes Michael de Kent se desprendió de algunas prendas de ropa para donarlas a una ONG. Vestidos de Vivienne Westwood y Ralph Lauren en la sucursal de Oxfam de Notting Hill, la misma donde también han donado sus trajes Victoria Beckham o Keira Knightley. Y donde Carla Bruni tampoco fue de compras durante su visita oficial a Londres; prefirió quedarse en Buckingham.

ADRIEN BRODY: Este verano, durante una fiesta en Cannes, una señora se nos acercó y nos dijo: “Gracias por haber hecho que vuelva a creer en el amor” ¡Qué gracia! Precisamente lo mismo que les dije yo hace unos días a Raphael y a Natalia Figueroa, cuando coincidimos de compras por la Quinta Avenida, que parece tan vacía ahora que Carla Bruni y la infanta Cristina se dedican a enmendar el mundo y no andan por ahí.