Posibilidad de un nido

¿Qué coño les pasa con "lo trans", señoras del PSOE?

La diputada socialista Susana Ros durante el debate del martes sobre la llamada 'ley trans'.- SEÑAL DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Venga, señoras socialistas, respóndame a una pregunta muy simple: ¿Carla Antonelli es un hombre? Atrévanse a mirar a la cara a su compañera y respondan. ¿Es un hombre? ¿Carla Antonelli no es una mujer?

La abstención del grupo del PSOE impidió este 18 de mayo de 2021 que el Congreso de España tramite la "Ley Trans". Hasta el último momento estuve esperando que alguna de las mujeres socialistas, sobre todo ellas, rompiera la disciplina de voto, esa basura por la cual un partido político impone el voto de todas y cada una de sus diputadas en cualquier decisión.

Recuerdo bien aquel 27 de febrero de 2014, cuando la entonces diputada del Partido Popular Celia Villalobos rompió la disciplina de voto y se sumó al PSOE que proponía retirar la aberrante reforma de la Ley del Aborto de los conservadores. No es mujer que me despierte ninguna simpatía, y sin embargo conservo de aquel gesto la sensación de que existen cuestiones en las que la conciencia y la humanidad están muy por encima del partido. Y son lo que llaman "transversales".

Admito mi desasosegante decepción tras la abstención en bloque del PSOE sobre la Ley Trans. ¿De verdad nadie, NADIE, entre las filas socialistas apoya que las mujeres trans son mujeres, de la misma manera que los hombres trans lo son? ¿De verdad ni una sola de las diputadas que se han partido la jeta defendiendo derechos y dignidades de las mujeres que nos han costado décadas tenía una opinión contraria a la de Carmen Calvo y su séquito, que llevan tiempo bloqueando la propuesta del Ministerio de Igualdad?

Hace algunos meses, una mujer que me mereció tiempo atrás algún respeto, me argumentó que si consideramos mujeres a las mujeres trans, se meterán en nuestros baños y nos violarán. Lo juro. Una mujer en teoría culta, formada, con opinión pública. Tal tesis me pareció y me parece de una ignorancia y una brutalidad insoportables. Luego disertaron, ella y tantas otras, sobre niños deformados, asuntos deportivos, cuotas políticas…

¿Qué coño pasa con "lo trans"? A bocados y en cárceles hemos defendido y conseguido nuestros derechos, señoras feministas. Y nos hemos llenado la boca con las siglas LGTBI como quien saborea una victoria que acabará llegando, porque sobre los derechos de las personas se construye nuestra sociedad, sin exclusión, su dignidad, la aceptación de las diferencias y su cuidado por encima de odios y castigos.

Pero no es esta la cuestión central a la que me quiero referir. Quiero dirigirme a las feministas del PSOE, referentes sobre los que yo construí aquello que defiendo sin fisuras. ¿Por qué ninguna de ustedes levantó ayer la voz, rompió la cretina disciplina de voto y dijo lo que piensa? Me niego a creer que todas las mujeres que desde las filas socialistas llevan años luchando por los derechos de los colectivos LGTBI dejaran ayer caer la T, esa T de Trans, como quien tira una colilla molesta, como quien lo hace para que la mastiquen sus contrincantes, ¿contrincantes en qué?

Meritxell, Adriana, Olga, Carmen, Pilar, Zaida, Rafaela y tantas otras. A vosotras pregunto, y lo hago con una desolación franca: ¿Por qué? ¿Por qué acatasteis una disciplina sobre una decisión en la que muchas de vosotras no creéis? No se trata de urbanismo ni de la Corona, que ya sería, sino de los derechos humanos. Se trata de una lucha que hemos compartido. Se trata de que a partir de ahora no representaréis los derechos del movimiento LGTB sino LGB. ¿Vale la pena? ¿En serio os merece la pena?

¿Qué coño os pasa?