Posibilidad de un nido

¿Para cuándo a la huelga?

Manifestación convocada por el Sindicato de Estudiantes con motivo de la huelga general en la enseñanza pública, en una imagen de archivo / EFE - Sergio Barrenechea

Cuando vives oyendo hablar de cómo las familias no llegan a finde mes, los y las jóvenes no pueden pagarse un techo, los alimentos son inasequibles, y los beneficios de las grandes entidades financieras y económicas se disparan, cabría imaginar una sociedad hirviendo de indignación, en las calles, luchando por su economía y el pan de sus hijos. Pocas cosas movilizan más que el bolsillo, y sin embargo aquí nadie se mueve.

Los mismos programas televisivos que han inventado el "horror okupa" son los que ahora parecen estar llamando a la huelga a base de difundir datos y testimonios de hogares con dificultades para alimentar a sus hijos. Las pantallas se llenan de cestas de la compra, mujeres cocinando arroz, y la amenaza de que llega el invierno, llegará el frío y la mitad de la población no va a poder pagarse el modo de calentar la casa.

Según las voces conservadoras, no existe movilización social "porque gobierna la izquierda". Son de la opinión de que los sindicatos solo convocan huelgas generales y similares con el PP en el Gobierno. Si no fuera por su mala memoria, recordarían las huelgas en época de José Luis Rodríguez Zapatero. No se trata de eso. ¿De qué, pues?

Estamos viviendo una crisis de primer orden, según todos los indicadores, las previsiones de futuro no son mucho mejores, y sin embargo tenemos que remontarnos a la huelga feminista de 2018 para recordar a la población saliendo en masa a la calle. ¿Qué sucede? ¿Por qué los millones de ciudadanos y ciudadanas que no tienen un salario suficiente no convocan manifestaciones, huelgas? ¿Debemos suponer que, si no las convocan los sindicatos mayoritarios, no funcionan? Y en tal caso, ¿qué hacen UGT y CCOO con los brazos parados?

No estoy de acuerdo con quienes afirman que las redes sociales, las protestas ahí, llamémoslas "digitales", desmovilizan a la población. Es más, considero que son un buen lugar de difusión e información. Así que algún dato se me escapa para entender por qué las trabajadoras y trabajadores no estamos saliendo ya a la calle. Pero ya.