Posos de anarquía

Rajoy por necesidad

Uno podría dejarse llevar por el título de este post y pensar que son los españoles quienes necesitan a Rajoy. No es el caso. Es Merkel quien parece que se lo arrimará -ni siquiera será ella la que se arrime al líder del PP-, más por necesidad que por gusto. Que Merkel no se fía un pelo de Rajoy es un hecho y la mejor prueba de ello son los constantes bandazos e incumplimientos de promesas electorales que nuestro presidente se está viendo obligado a ejecutar para pelar la pava a la alemana. Nada parece ser suficiente, no obstante.

Mientras, Merkel ve peligrar su dictadura de austeridad con la presumible caída de Sarkozy y el ascenso de Hollande en Francia, dispuesto a liderar la revuelta pro-estímulo en Europa. Una revuelta,  por otro lado, cada vez más apoyada por los diferentes organismos, instituciones y Premios Nobel de Economía. Caído el apoyo de Sarkozy, ¿qué le queda a Merkel? Cameron hace tiempo que está fuera de juego con su euroescepticismo y ni siquiera Monti le sigue ya el juego, reclamando más medidas de estímulo... y, así las cosas, Rajoy es el premio de consolación.

Rajoy, mientras, oposita con todas sus fuerzas al reemplazo del pequeño Napoleón, convencido de que Merkel y sus postulados son la salida de la crisis o, al menos, el manteniento del euro. Pero, ¿realmente es así? Probablemente ni lo uno ni lo otro. Las políticas seguidas hasta la fecha no han dado sus frutos e, incluso, han acentuado aún más la crisis. En cuanto al euro y a sabiendas del enorme sacrificio que nos supondría la salida, ¿nos está ayudando a escapar de la recesión? Quizás los sacrificios necesarios para mantener el euro sean mayores que los afrontados para dejarlo atrás... y me refiero a los que ha de afrontar el ciudadano medio, no las grandes fortunas y poderosos, a los que el mantinimiento del sistema beneficia en sumo grado.

Además, de volver a la peseta, Montoro estaría encantado con la cantidad nuevas regularizaciones de dinero negro que se realizarían...