Posos de anarquía

Bruselas dice defender DDHH en Venezuela mientras los pisotea en Europa

Después del modo en que la Unión Europea (UE) ha abordado la crisis de refugiados que, en gran medida, ella misma generó, ha perdido toda legitimidad para reclamar la defensa de los Derechos Humanos (DDHH). Otorgarle alguna credibilidad cuando lo hace, sería como pensar que es buena idea que un yonki sea el encargado de gestionar la farmacia de un hospital.

Este 'club selecto' ya había demostrado su nula compasión con los colectivos más desfavorecidos cuando desplegó sus políticas de austeridad, cuando sus hombres de negro miraron a otro lado mientras el pueblo buscaba comida en los contenedores y ellos seguían con sus hojas de cálculo.

Por este motivo, que ahora lleve al Parlamento Europeo una resolución para la liberación de los presos políticos, un referéndum revocatorio y reformas económicas urgentes en Venezuela huele a chamusquina. El hedor que desprende a estrategia política se extiende por los cuatro costados de Europa. Y no sorprende, porque el bipartidismo (PP y PSOE) y la nueva derecha española (C's) no son los únicos acongojados con el ascenso de la coalición de izquierdas (Unidos Podemos).

Bruselas y todos los que protagonizaron el golpe de Estado neoliberal en la UE aprovechando los efectos de la crisis estafa temen que España de un giro político como nunca se ha producido desde que somos una Democracia descafeinada. Que nuestro país realmente sea una Democracia, que la ciudadanía por fin tenga la soberanía que jamás ha tenido desde que Franco crió malvas y de veras pueda ejercerla más allá de una vez cada cuatro años es algo que Merkel y los suyos no están dispuestos a consentir.

De otro modo no se entiende que mientras se están produciendo negociaciones para encauzar una situacion política que realmente es necesario desbloquear se produzca esta injerencia, que no hace más que añadir tensión al proceso. Europa y los partidos neoliberales y pseudosocialistas, en representación de los poderes fácticos que realmente representan en las instituciones (el TTIP es otra prueba de ello), quieren que Venezuela tenga un impacto real en la campaña electoral española del 26-J.

Eso sí, nada dicen de cómo el Gobierno de Rajoy vendió al Gobierno de Maduro casi 11 millones de euros en equipos y vehículos blindados, buques de guerra y armas de calibre igual o superior a 20 milímetros en 2014 o, sólo en el primer trimestre de 2015, aumentaron esas ventas un 21% superando ls 13 millones de euros.

Resulta paradójico que desde Bruselas no quieran que entren en campaña, por ejemplo, las negociaciones del Tratado de Libre Comercio Transatlático (TTIP) al que siempre se han opuesto las formaciones coaligadas en Unidos Podemos frente a PP, PSOE y Ciudadanos que sí están dispuestos a entregar a España a los intereses de las multinacionales.

Es chocante que PP, PSOE y Ciudadanos también votaran recientemente en Europa que se castigue a los delatores que, por ejemplo, han permitido que tengamos conocimiento de los Papales de Panamá y no quieran que eso entre en campaña. Piensen por qué.

No se dejen engañar, no permitan ser manipulados precisamente por los mismos partidos que, o bien les han privado históricamente de la soberanía que les otorga la Democracia o les quieren privar porque es la élite económica la que les lleva en volandas.

¿Hay que mejorar la situación que vive hoy en día Venezuela? Por supuesto, pero injerencias extranjeras meramente electoralistas no van a ayudar a ello, más bien al contrario. Dejemos que las negociaciones y la mediación que está teniendo lugar dé sus frutos, tal y como ya expresaron quienes están desarrollándolas cuando Super Rivera, el héroe selectivo, fue allí a hacer campaña, él que tiene mano con quienes aquí en España han incrementado la miseria (banca, eléctricas, resto de energéticas...).