Opinion · Posos de anarquía

Susana Díaz, la Rivera del PSOE

Susana Díaz lo tiene claro: su enemigo es Pedro Sánchez. Si algo ha demostrado la dirigente socialista es su deslealtad a su secretario general -al que ella puso, no olvidemos- y a su propio partido. Las ansias por llegar a La Moncloa le llevan a dar más palos de ciego de los que pueden pasar inadvertidos. La última prueba de ello su oposición a que Sánchez intente gobernar en minoría antes que ir a unas terceras elecciones.

Con 85 disputados, Díaz es ahora partidaria de realizar una oposición fuerte o, lo que es lo mismo, haber dejado gobernar a PSOE. Curiosamente, cuando Felipe González propuso esto hace un par de meses, la presidenta andaluza se opuso frontalmente. En lo único en lo que ha sido regular ha sido en, por un lado, hacer la puñeta a Sánchez, convertido en un cadáver político desde hace meses y, por otro, en su incoherencia. En eso se parece a Albert Rivera, capaz de cambiar radicalmente de postura en cuestión de horas con tal de acercarse al sol que más calienta. Quizás por eso, PSOE y Ciudadanos van tan de la mano en Andalucía.

Díaz no quería dejar gobernar a Rajoy, tampoco un pactar con Unidos Podemos -imprescindible para que hubiera un Gobierno de izquierdas alternativo- y nunca quiso terceras elecciones. ¿Solución? No la piensen, sencillamente no la había y en esa incógnita irresoluble ha estado sumergida Díaz, incluso, cuando se ha ido de vacaciones dejando a Andalucía sumida en un caos sanitario por falta de personal cuando prácticamente se triplica la población en zonas costeras.

Por otro lado, el motín interno del PSOE o, por ser más precisos, esta nueva edición de la sublevación y guerra intestina socialista, hasta le viene bien a Díaz, que ahora ve cómo sus mentores (Chaves y Griñán) y, en último extremo, quien le puso a dedo al frente de Andalucía inicialmente, se enfrentan a penas de cárcel e inhabilitación. Los socialistas siguen reclamando la inocencia de sus varones con la justificación de que no se enriquecieron personalmente, como si las acciones de las que Anticorrupción les acusan no hubieran perjudicado a la ciudadanía.

Tampoco ahí busquen una lógica al rasero de Díaz, que al tiempo que carga contra imputados por corrupción de otras altos cargos de partidos rivales, exculpa a los suyos propios. Es parte de la incoherencia que siempre ha acompañado a la presidenta andaluza, que tras 80 días de negociaciones para formar su propio Gobierno regional ni siquiera tenía preparado el equipo con el que gobernaría en San Telmo. ¿De veras merecen los socialistas a dirigentes de esta talla?