Opinion · Posos de anarquía

Vox acaba con la política cercana

La política municipal es, sin lugar a dudas, la más bonita y vocacional de todas cuantas existen. No sólo se trata de la más cercana, sino a través de la cual los cambios sociales se producen de manera más rápida en inmediata. No hay punto administrativo de contacto más próximo que éste… hasta que llega Vox y utiliza el mismo programa electoral para todos los municipios.

La Administración Pública que más impacta en nuestro día a día es nuestro Ayuntamiento. El agua, el alumbrado público, el acerado que pisamos al salir de casa, nuestras infraestructuras más básicas… todo depende de nuestro Consistorio. Especialmente cuando los municipios son más pequeños, las entidades locales se convierten en su espina dorsal, con representantes políticos con verdadera vocación de servicio público, puesto que buene parte de ell@s no obtienen remuneración alguna.

Por este motivo, sorprende que en muchos municipios Vox haya apostado por el café para todos. Aunque es cierto que Ciudadanos ya puso en práctica este método en 2015 -con relativo éxito-, detrás de este planteamiento lo que se oculta es un amplio desconocimiento de las necesidades reales del municipio.

Los partidos políticos aprovechan muchas veces el hecho de que no haya tantas personas que revisen los diferentes programas electorales. Si ustedes no son de esas y leen el programa de Vox en su pueblo, comprobarán estupefactos cómo incluye medidas que, en realidad, ya están en marcha en su localidad o, por el contrario, que son imposibles llevar a término por no darse el marco adecuado para ello.

Utilizar el mismo programa electoral para un pueblo gallego de 12.000 habitantes que para uno malagueño de 50.000 no tiene sentido alguno, más allá de que ambos se levanten sobre unos principios comunes. Cuando se actúa así, se hace un flaco favor a la ciudadanía, que ve cómo las necesidades específicas del municipio se quedan fuera del programa.

En estas elecciones municipales, el partido de extremaderecha se apoya en su marca para captar votos pero, ¿de qué sirve una marca si se ignora la idiosincrasia de la localidad? ¿Confiarían la economía doméstica de su hogar a quien gestiona la suya del mismo modo que la de Cristiano Ronaldo? Piénsenlo, porque si lo hacen, para cuando quieran dar marcha atrás ya será 2023.