Posos de anarquía

El negocio oculto de la migración

Captura del programa 'Salvados'.

El programa de Salvados de ayer en La Sexta abordó la cuestión de la migración, tomando Senegal como punto de partida. A diferencia de lo que ha sucedido en otras ocasiones, el reflejo en prensa no ha tenido tanta repercusión. Sorprende, porque lo contando ayer durante este espacio es infinitamente más importante que el pinchazo de las derechas en la Plaza de Colón en Madrid (pese al patinazo de Ayuso con el rey). Cada vez que se analiza en profundidad el fenómeno de la migración el silencio mayoritario se impone en el espectro mediático. Preocupante.

Gonzo viajó hasta Senegal, uno de los orígenes de los flujos migratorios que recibe España. Las imágenes no son tan dramáticas como las de manos y pies desollados por concertinas en Ceuta y Melilla, las de personas migrantes hacinadas en CIEs o de pateras aborrotadas a punto de hundirse. Sin embargo, nos llevan al origen del problema, a cómo las potencias desarrolladas están acabando con el modo de vida de esos países -como la pesca-, condenando a su pueblo a la miseria, sembrando en ellos la semilla del deseo de una vida mejor en Europa.

A través de diversas entrevistas con personas senegalesas, periodistas y expertos Gonzo mostró una radiografía de cómo en el mismo Senegal las ONG locales tratan de ofrecer información a los más jóvenes desmitificando el 'sueño europeo', abriendo vías de formación para construir Senegal, para prosperar en su país porque incluso la mayor parte de quienes emigran con éxito tienen en su horizonte regresar.

El programa de Salvados que no ha gozado en esta ocasión del favor de los medios ayuda a comprender mucho mejor el porqué miles de personas se juegan la vida cada año para llegar a España; profundiza en cómo hay demasiados intereses institucionalizados en el control fronterizo, en hacerse con un buen bocado de los presupuestos de las desastrosas políticas en materia de migración, la barra libre de puertas migratorias en estas empresas desde un ministro de Defensa como Pedro Morenés (PP) hacia abajo...

Hablar de mafias cuando se aborda la migración no se circunscribe únicamente a las bandas que se aprovechan de las personas más vulnerables para hacerlas llegar a la frontera con España, sino a quienes desde las instituciones y empresas legales mercantilizan y se enriquecen con los flujos migratorios, a quienes se resisten a arrojar luz a esta desvergüenza.

Tal y como se expuso en el programa de anoche, mientras las políticas migratorias continúen invariables, como de hecho ha sucedido en las últimas décadas más centradas en la represión que en la planificación e integración, estaremos fracasando. Desde un punto de vista pragmático, la migración es necesaria en un país envejecido como España. ¿Por qué no formar en origen? ¿Por qué no crear las situaciones que propicien flujos migratorios legales y ordenados? Sencillo, demasiados intereses cruzados en perpetuar este problema, demasiados bolsillos que dejarían de llenarse.