Punto de Fisión

Ayuso en Nueva York

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, firma el libro de visitas del museo Heritage Society, durante su visita a la sede de la Hispanic Society, a 27 de septiembre de 2021, en Nueva York (EEUU).- EUROPA PRESS

Seguramente habría que remontarse al concierto que dio Lola Flores en 1979 en el Madison Square Garden para encontrar titulares semejantes a los de la visita de Díaz Ayuso a Nueva York, al menos en la prensa española. A Ayuso podían haberle endilgado una crítica similar a la que supuestamente dedicaron a la Faraona en The New York Times ("No sabe hablar, no sabe gobernar: no se la pierdan"), si no fuese porque, al igual que la mayoría de las frases de y sobre la presidenta, aquella crítica era falsa de cabo a rabo y no se publicó en The New York Times ni en ningún sitio. Antes de que los demás lo repitieran como loros, el primer periodista que inventó aquello de "No sabe cantar, no sabe bailar: no se la pierdan" era el Miguel Ángel Rodríguez de Lola Flores, un demiurgo que prefirió mantenerse en la sombra, como el doctor Frankenstein con su invento.

Entre las exageraciones, patrañas y paparruchas con que algunos medios españoles han adornado el aterrizaje de la presidenta en la ciudad de los rascacielos está su desenvoltura con el inglés, un idioma del que ella mismo confesó, en una entrevista a la bayeta calada con Bertín Osborne, que no pasa del "How are you?" Con un desnivel idiomático parecido al de Anne Bottle, Ayuso se limitó a tomar a relaxing cup of café con leche, a sonreír mucho, a atender a los subtítulos y a posar durante sus reuniones con los redactores del Financial Times, el patronato de la Hispanic Society y Michael Bloomberg. Otra cosa no, pero Ayuso posa de lujo.

Uno de los vistosos titulares que dejó, sin que nadie tuviera el detalle de recogerlo y depositarlo luego en una papelera, fue su ataque al presidente mexicano -"El indigenismo es el nuevo comunismo"-, un concepto que, aparte de la ida de olla resumida en seis palabras, supondrá una gran ayuda para las empresas y los trabajadores españoles residentes en México, ya que López Obrador se habrá quedado encantado con esta salida de pata de banco. No importa, porque los inversores que perdamos en México los vamos a recuperar con creces en Estados Unidos, eso seguro.

A cada minuto que pasaba, Ayuso en Nueva York se parecía más y más a Paco Martínez Soria en La ciudad no es para mí, un aldeano con una cesta en un brazo y un lienzo en el otro -si se fijan bien, el lienzo bien podría ser un retrato de Díaz Ayuso. Por lo demás, ir a Nueva York a vender Madrid resulta un verdadero alarde de nacionalismo paleto: sólo le faltó explicarles a los neoyorquinos lo que es realmente la libertad debajo de la estatua homónima, en la desembocadura del Hudson, y promocionar el cocido al estilo de Joan Puig, que en su diario de viaje por Nueva York no dejaba de quejarse de lo mal que hacían allí la escalivada.

Uno de los momentos más incómodos de su visita fue cuando un periodista sin domesticar le preguntó, ante su encendida defensa de la hispanidad, qué pensaba hacer con sus socios de Vox en Madrid, un partido que criminaliza a los inmigrantes en general, hispanos y de donde sean. Ayuso puso una de esas caras suyas de estar pensando algo y dijo que cada uno debe defender sus políticas. La verdad es que pocos partidos han hecho más por la integración en España que el PP, que ha integrado a Vox entre sus filas (el mismo lugar, por otra parte, del que salieron) cuando en cualquier país civilizado vete a saber dónde lo tendrían.