David Torres

Acabo de publicar CARTAS A LAS NOVIAS PERDIDAS, una novela en la que una familia se reencuentra entre la memoria y el alzhéimer a través de los tenebrosos recuerdos de las mazmorras de la Dirección General de Seguridad y los claroscuros de su propia historia.

Siempre he pensado que una novela es como un matrimonio más o menos largo mientras que una columna es un lío de una noche. Fui finalista del premio Nadal en 2003 con El gran silencio y he ganado también e Ateneo de Valladolid por Cartas a las novias perdidas, el Hammett de la Semana Negra de Gijón y el Tigre Juan por Niños de tiza, así como el premio Logroño por Punto de fisión, de donde toma su título esta trinchera.

Como se ve, con mis novelas he hecho lectores y amigos, y con mis columnas más bien al contrario. Pero está bien así, porque siempre he pensado que un escritor ha de luchar contra el poder, sea del signo que sea, aunque la señal de su triunfo resulte tan minúscula como una picadura de mosquito en el culo de un elefante.

El Estado palestino

Cualquier día de estos, en cuanto nos descuidemos, Pedro Sánchez va a reconocer el Estado palestino. Podía haberlo reconocido hace unos cuantos años, incluso...

Érase una vez John Barth

"Buenas noches. Las historias duran más tiempo que los hombres, las piedras más que las historias, las estrellas más que las piedras. Pero aun...

La boda de José Luis

Por una vez yo quería escribir de algo serio, de John Barth, uno de los mayores novelistas contemporáneos, que se me murió el pasado...

Rubiales: todo por un beso

Un amigo escritor me dijo un día, mientras tomábamos una copa, que tenía que marcharse a toda prisa porque empezaba un partido del Madrid....

Puigdemont de quita y pon

Con su extraordinario sentido dramático, Carles Puigdemont anunció su regreso a España el Viernes de Dolores, quizá para preparar un Domingo de Ramos en...

La metamorfosis de Girauta

Cuando Juan Carlos Girauta despertó aquella mañana, después de un sueño agitado, se encontró en su cama convertido en candidato de Vox a las...

La 'G' de los Hombres G

  Un día que me dio por la hermenéutica, me puse a investigar de dónde vendría la G de Hombres G y, con no poca sorpresa,...

Ayuso y la frutoesfera

En España siempre que uno de los dos grandes partidos acusa al otro de corrupción corre el riesgo de estar mirándose al espejo; por...

Aznar en sus once

Veinte años después del 11M, el peor atentado de la historia de Europa, Jose Mari Aznar no se ha movido un milímetro de la...

Magic Bolaños

Cuando el joven Onetti escribió su primera novela, El pozo, Italo Konstantini, alias Kostia, le hizo llegar el manuscrito a Roberto Arlt, el genial novelista que...

Horario de madrugada

Desde los tiempos del landismo, uno de los puntos fuertes del folklore español es cenar a las doce de la noche, particularidad gastronómica que...

Ábalos, sé fuerte

Entre las particularidades folklóricas de las que los españoles podemos enorgullecernos están los toros, la paella, el tercer apartado del artículo 56 de la...

Koldo para todo

Puede que sea influencia de la Iglesia, puede que la cosa se remonte a Atapuerca, pero lo cierto es que España es un país...

Mascletà madrilé

En las reacciones contra la mascletà de Almeida en el Manzanares hay dos tipos de reproches bastante contradictorios. El primero asegura que la mascletà iba a cargarse todas...

Tenis femenino en La Meca

"Errar es humano, perdonar es divino, rectificar es de sabios". La frase de Alexander Pope, un poeta inglés del XVIII, hizo fortuna sobre todo...

Feijóo por los pelos

Feijóo está pasando por una especie de adolescencia retardada, una de esas épocas de la vida en la que no sabes muy bien a...

Terrorismo de andar por casa

El concepto de terrorismo se ha devaluado mucho en los últimos tiempos. Antes, para conseguir el carné de terrorista, tenías que currártelo un montón:...