Del consejo editorial

Modelos de ciudad

CARME MIRALLES-GUASCH

Apoco tiempo de las elecciones municipales, tendríamos que estar hablando de los modelos de ciudad y de las opciones que ofrecen las distintas alternativas políticas, pero estamos especulando sobre la supuesta sustitución del candidato del PSOE a la Presidencia.
En las elecciones municipales, más que en cualquier otra, no sólo se revalida o se sustituye a un equipo de Gobierno, sino que también se escoge a las personas que van a tener el poder y la capacidad de diseñar nuestro espacio cotidiano. Aquellos lugares públicos por donde discurren nuestras actividades diarias, donde vivimos. Y estos diseños no son neutros ni emanan de una tecnocracia homogénea y aplicable a cualquier parte. Al contrario, obedecen a unas ideologías y a una escala de valores que, desde la derecha y desde la izquierda, son distintas. Barcelona, en su concepto y modelo de ciudad, no puede ser igual a Madrid, ni Sevilla a Valencia.
La política no es sólo sectorial, sino que está arraigada en un lugar, es una función del espacio: votamos donde vivimos, dice Judt. Y donde esta ecuación es más patente es a nivel municipal.

Las semanas que faltan para las elecciones tendríamos que hartarnos de debates, propuestas e iniciativas que reflejaran cuán distintas son las ciudades gobernadas por alternativas políticas dispares. ¿Qué forma tiene el Estado del bienestar cuando se tiene que entender desde un barrio? ¿Qué políticas urbanísticas diferencian a la derecha de la izquierda? ¿Qué significa calidad de vida urbana para unos y para otros?
A nivel internacional hay un gran debate sobre la ciudad del futuro desde las nuevas tecnologías, desde la sostenibilidad, desde el urbanismo, etcétera, pues es en el mundo urbano donde vive la mayor parte de la población. Y es desde donde emanan las nuevas ideas, la creatividad, la economía del conocimiento. Incluso se llega a decir que la crisis es también una crisis urbana, un desequilibrio causado por modelos de ciudad
suburbanos, despilfarradores, que tienen que ser rápidamente sustituidos porque no son sostenibles.
Si la política es territorio y estamos delante de unas elecciones municipales, ¿qué nos proponen las distintas opciones políticas sobre la ciudad?

Carme Miralles-Guasch es profesora de Geografía Urbana