Desenredando

La instrumentalización en el candelero

l presidente de Vox, Santiago Abascal, interviene en un acto de campaña junto a la candidata a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio. EFE/Fernando Villarl presidente de Vox, Santiago Abascal, interviene en un acto de campaña junto a la candidata a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio. EFE/Fernando Villar
l presidente de Vox, Santiago Abascal, interviene en un acto de campaña junto a la candidata a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio. EFE/Fernando Villar

A estas alturas no creo que haya nadie que no sepa qué ha pasado con la publicidad racista del partido político Vox. De nuevo la formación ha llenado de populismo rancio el espacio público de la ciudad de Madrid.

Justo a las puertas del debate electoral en Telemadrid, Vox empapela la estación de Sol dando a entender que los menores migrantes no acompañados —popularmente conocidos como MENA— reciben una mensualidad de más de cuatro mil euros mensuales, mientras que las abuelas de este país apenas cobran más de cuatro cientos euros al mes. Ya han conseguido lo que querían: estar en el candelero.

Vox está haciendo lo que se le da bien: crear polémica y conseguir atención mediática hablando de medidas antidemocráticas en muchas ocasiones.

De todos modos, que no se nos olvide lo importante. En todo este circo mediático en el que Vox quiere conseguir atención caiga quien caiga, quienes salen perdiendo son menores de edad —que no se nos olvide— que, de nuevo son víctimas de la criminalización en esta campaña que pretende aumentar el odio hacia un colectivo que ya está bastante estigmatizado.

En el artículo de hoy quiero hacer una breve lista de cosas que sí me han parecido pertinentes y cosas que no con relación a lo que ha destapado el anuncio en cuestión.

Lo que sí

  • La reacción de rechazo del resto de los partidos —incluso de Díaz Ayuso—.
  • Esta vez, la izquierda española no se ha andado con rodeos. Le han puesto todas las letras a lo que ha hecho Vox: incitación al racismo y al odio.
  • Que la Fiscalía de Madrid vaya a abrir una investigación.
  • Antumi Toasijé, presidente del Consejo para la Eliminación de la Discriminación Racial y Étnica, presentando un escrito ante la Junta Electoral Provincial de Madrid instando la retirada urgente de la propaganda de Vox.

Lo que no

  • Que todos los partidos jueguen la baza de utilizar a un colectivo muy vulnerable para conseguir votos para las elecciones. Estamos hablando de menores de edad.
  • Las tertulias de personas blancas —principalmente señores— hablando sobre la infancia migrante con una ligereza que da pavor y de un modo deshumanizante.
  • RENFE, propietaria del espacio publicitario, tirando balones fuera. La empresa comunicó que la publicidad está gestionada por una empresa externa y privada. Como si fuera motivo suficiente para permitir que se difundan mensajes que incitan al racismo y al odio en sus instalaciones.

Estamos viviendo en días extraños en los que el racismo sigue amenazando las vidas de las personas de origen étnico diverso (menores no acompañados, afrodescendientes, población asiática...). Aún así, se consiguen pequeñas victorias, como la de la semana pasada, cuando Derek Chauvin fue declarado culpable por el asesinato de George Floyd.

Hay que ser antirracista

Sería un paso importante que la Fiscalía de Madrid y la Junta Electoral Provincial sentenciasen que efectivamente la propaganda de Vox es racista e instiga al odio. Sería bueno que, por una vez, no sean simples suposiciones de posibles delitos, sino delitos declarados y penados como corresponde.

Tanto si esto sucede como si no, hay que actuar. No esperemos a que la justicia condene los mensajes racistas, porque ya hemos visto que en muchas ocasiones esa condena no llega. Es importante que la sociedad se una a los movimientos antirracistas de base.  Son los que trabajan en favor de la justicia para las personas migrantes y de origen étnico diverso y desmantelan los discursos racistas legitimados por estructuras e instituciones. También es importante que esa misma sociedad ejerza su espíritu crítico. Hay que contrastar fuentes y no caer en los bulos creados para mantener el status quo y seguir fragmentando la sociedad generando odio a golpe de mensajes racistas. Debemos unirnos por una sociedad libre de racismo.