Dominio público

Corrupción y estupidez

Augusto Klappenbach

Escritor y filósofo

Augusto Klappenbach
Escritor y filósofo

"Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano", dijo Schiller. Y pretendo mostrar que entre los frecuentes casos de corrupción que estamos presenciando en nuestra vida pública existe no solo deslealtad, avaricia, cinismo, prevaricación, arrogancia y tantos otros vicios sino también una gran proporción de estupidez. No en todos los casos: la estupidez no está presente en la corrupción motivada por razones estrictamente económicas.  El fontanero que cobra una factura sin IVA o el parado que trabaja en negro para aumentar su exigua prestación quizás merezcan técnicamente el calificativo de corruptos, pero no el de estúpidos. Como así tampoco aquel que se ha endeudado más de lo que debía y se corrompe para financiar sus lujos. En todos estos casos, la ilegalidad que cometen tiene un objetivo que puede ser justificable, inmoral o delictivo, pero en cualquier caso es concreto: conseguir algo más de dinero para afrontar necesidades o caprichos que pueden ir desde mantener a su familia a pagar unas vacaciones en las Bahamas. Pese a sus evidentes diferencias, estas corrupciones están relacionadas con la búsqueda de un beneficio real para quienes las cometen, que a su juicio les compensa correr algunos riesgos. Por el contrario, la estupidez se convierte en protagonista cuando el corrupto no persigue un beneficio real sino el aumento de un poder abstracto, que no repercute en su calidad de vida sino que, por el contrario, la pone en peligro. Y estos casos abundan.

Muchos de nuestros más ilustres corruptos gozaban de unos ingresos legales que les permitían satisfacer todos los deseos que pueden pagarse con dinero. Pese a ello inventaron tramas delictivas que les permitieron acumular millones  sin sacar de ellos otro provecho que la posibilidad –a veces nunca ejercida- de disponer de ellos. ¿Cuál era el objetivo de esta acumulación ilegal? ¿Necesitaban utilizar una tarjeta destinada a gastos de representación para hacer la compra en el supermercado, en el caso de personas que ganan más de un millón al año? ¿Los impuestos que se ahorraban eran necesarios para mantener su estilo de vida? ¿Deseaban comprar una casa más grande, aumentar el refinamiento de sus comidas, permitirse algún viaje costoso? Todo ello lo podían conseguir sin problemas con su fortuna legal. Sin embargo, corrieron un riesgo que a varios de ellos –a muy pocos, lamentablemente- les ha estallado entre las manos hasta el punto de que los ha puesto en riesgo de pagarlo con la cárcel o al menos con un desprestigio social que a este tipo de gente le resulta muy costoso.

Y en esos casos también es la estupidez la que les lleva a pensar que sus manejos podrán permanecer siempre ocultos. Se acaban identificando con un personaje omnipotente e invulnerable que no debe dar cuentas a nadie y que solo existe en su imaginación. Pese a que no suele faltarles habilidad política, la olvidan cuando no tienen en cuenta que sus aliados de una época pueden volverse enemigos al poco tiempo y sacar a la luz sus trapicheos. Tener dinero oculto en paraísos fiscales, por ejemplo, implica correr el riesgo de que cualquier empleado de esos bancos sacrifique el secreto bancario por una jugosa recompensa.

Esta corrupción basada en la estupidez demuestra que la motivación del poder es mucho más fuerte que la económica. O, mejor dicho, que la corrupción económica proviene de la búsqueda del poder. Pero en estos casos, un poder abstracto. Es decir, que no se lo busca para realizar con ese poder acciones concretas, como puede ser el poder que busca un gobernante o el que quiere conseguir un puesto directivo. Se trata de un poder que se justifica solo en la imagen de sí mismo que se fabrica el que lo posee. Más de un personajillo mediocre, al verse investido de privilegios que le permiten corromperse con facilidad, comienza a creer que ese poder refleja su valía personal, que lo pone a salvo de las normas y convenciones que regulan la vida de personas de rango inferior. Desde este punto de vista, utilizar su tarjeta opaca para pagar un regalo a su amante es, antes que una trampa económica, una manera de afirmar que su conducta está por encima de las pequeñas convenciones que rigen la vida del pueblo llano.

Y ese ascenso imaginativo a una categoría social superior crea un sentimiento de solidaridad entre los corruptos que asegura una ley del silencio entre ellos extremadamente frágil. Porque los conflictos que surgen cuando las relaciones y las amistades están basadas en este poder abstracto no necesitan de causas objetivas para romperse, sino que su difícil equilibrio depende de alianzas y fidelidades tan efímeras como las razones que las fundamentan. De ahí las sorpresas que recibimos en estos tiempos cuando algunas de estas corrupciones se hacen públicas. Pero así y todo, la corrupción no cede. Lo dicho: contra la estupidez los propios dioses luchan en vano.