Dominio público

Volverán los recortes

Jorge Moruno

Sociólogo

Jorge Moruno
Sociólogo

Poco antes de las elecciones europeas del pasado 25 de mayo de 2014, la Comisión Europa publicaba un informe donde reclamaba a España esfuerzos discrecionales adicionales considerables, de cara al 2015 y 2016. Como sabemos, el panorama político se ha visto alterado desde las pasadas elecciones europeas, modificando los tiempos para ofrecer a la fidelidad de Rajoy un impulso desde las élites europeas. Año electoral complicado. La posibilidad de que una fuerza política capaz de alterar los equilibrios de poder gane las elecciones, les puede haber obligado a cambiar de táctica para persistir en la misma estrategia. El relajamiento temporal en los recortes, las políticas de expansión cuantitativa desde el BCE y el precio del crudo, han mejorado las cifras macro, pero esto no se traduce en una mejora de las condiciones de vida. Más allá de los ciclos que suben y bajan, tiene lugar un cambio radical en lo que significa bienestar, seguridad, empleo. Las palabras son las mismas, pero no los contenidos: aunque mejoren los datos macro el empleo se instala como sinónimo de inseguridad, incertidumbre y precariedad.

Nos encontramos ante un oxímoron, esto es, ante una contradicción entre dos supuestos donde se genera un tercero: casi la mitad de los ciudadanos y ciudadanas vivirá en riesgo de pobreza después de la crisis, tal y como expone un estudio  realizado por la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales. Salir de la crisis y grandes índices de pobreza o riesgo de pobreza, al mismo tiempo, debería negar dicha salida.

En cualquier caso, el objeto es generar percepción de mejora como promesa de futuro, algo que al gobierno le resulta insuficiente, tanto más, cuando la corrupción empieza a gangrenar en el PP. De lo que no cabe ninguna duda, es que Bruselas deja muy claro que España debe continuar por la vía de los ajustes. España debe seguir aplicando políticas económicas que no están diseñadas para mejorar la situación, sino para ahondar en un bucle  + ajustes- + recortes- + privatizaciones- + deuda, que se ha demostrado injusto e ineficaz para la mayoría y beneficioso para una minoría. No puede haber eficacia sin justicia, no puede haber reactivación económica aumentando la desigualdad. España tiene la segunda tasa de paro más alta de UE y arrastra el segundo déficit más abultado, solo en deuda vamos cerca de ser los primeros: su aumento es de casi 47.000 millones en los últimos 12 meses. 2014 fue también el año que los españoles, los que pagamos impuestos, más impuestos pagamos.

Con todo, Mario Draghi reclamaba a España hace escasos días, nuevas reformas adicionales en el mercado laboral alegando que se han creado cientos de miles de puestos de trabajo desde 2013. En la misma línea se manifiesta el actual presidente del Eurogrupo, el holandés Jeoren Dijsselbloem, reafirmando esa necesidad de seguir haciendo reformas en el mercado laboral para dicen, mitigar el paro. En los últimos años se han disparado los contratos por horas, las horas extra no remuneradas y el número de emprendeudores, mientras que se han hundido los costes de despido, los salarios y desciende el cómputo general de horas trabajadas y la cifra de población activa. Según la OCU,  en el 50% de los contratos firmados el salario no supera los 889 euros mensuales de media. Las 400.000 nuevas afiliaciones a la seguridad social en 2014, esconde que solo han conseguido aumenta la recaudación un 0,96%. En 2007 con una cifra similar de afiliados se recaudó más de un 8%: bajando salarios, precarizando el empleo y subvencionando la contratación, se pierden ingresos.

Frente al paro, la precariedad y la elevada deuda, exigen más medidas que vayan en la misma dirección y provocan más paro, más deuda, más precariedad e inseguridad, pero que refuerzan a los sectores privilegiados de la economía. Entre la concentración de riqueza de unos pocos y la pérdida de renta y derechos de la mayoría, hay una relación de causalidad, de vasos comunicantes. Lo que pierden unos lo ganan otros, no son realidades aisladas una de la otra. Dos opciones parecen abrirse, o se claudica al gobierno fanáticos de las finanzas y sus delegados locales, o se apuesta por defender la sociedad, los derechos y la dignidad como país y como europeos.