Dominio público

Podemos, en la Asamblea de Madrid también

Agustín Baeza

Jefe de Gabinete del Grupo Parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid

Agustín Baeza
Jefe de Gabinete del Grupo Parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid

Dicen los clásicos que aunque el poder desgasta, lo que más desgasta es la oposición. Sin embargo algo está cambiando en la cartografía política española y madrileña para que este viejo axioma engendrado en los albores de la Transición esté pasando a mejor vida.

Hacer política regional en la Comunidad de Madrid no ha sido tradicionalmente sencillo. Los que algo saben de estas cuestiones tienen claro que la existencia de las instituciones estatales por un lado, y un profundo sentimiento municipalista por otro, hacen que el espacio para hacer política a nivel regional sea estrecho, y durante mucho tiempo hasta parecía infecundo.

Esto explica en parte que el PP se haya mantenido en el poder regional durante cuatro legislaturas, aunque es cierto que el pasado año perdió la mayoría absoluta y de repente estemos redescubriendo que existen instituciones regionales, como la Asamblea de Madrid, ocultadas hábilmente por el PP madrileño, mientras que las fuerzas tradicionales de la oposición no supieron romper este cerco que ha dejado huérfanas muchas reivindicaciones y demandas políticas y sociales en Madrid.

Soy de los que piensan que hacer oposición no tiene por objeto oponerse al Gobierno por que sí. No se trata de teatralizar un toma y daca con el único propósito de pensar en la próxima contienda electoral. Hacer oposición es otra forma de gobernar, con menos recursos, sin los resortes del poder y siendo conscientes de las limitaciones de dicho ejercicio.

A veces se escuchan y se leen voces que critican el trabajo del Grupo Parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid. Aquellas que tienen intención de mejorar lo que seguramente es una labor incompleta y mejorable, son siempre bienvenidas. Otras sin embargo no resisten la tozudez de los hechos.

Esta semana nos hemos encontrado ante dos noticias que confirman que con todos nuestros defectos el Grupo de Podemos en la Asamblea ejerce un liderazgo político innegable en la región. Ayer mismo la Presidenta Cristina Cifuentes reconocía en Radio Nacional que quien lleva la iniciativa política y quien marca el ritmo político al PP en la Asamblea de Madrid es el Grupo Parlamentario de Podemos. Y no parecía que le hiciese mucha gracia dicho reconocimiento a tenor del tono con el que lo decía.

Hace un año en las elecciones autonómicas Podemos fue la tercera fuerza política en la región. El pasado 20 de diciembre en las generales fue la segunda fuerza. Y ahora queremos pelear por desbancar al Partido Popular de su larga hegemonía en la comunidad.

En la tarde de ayer el Consejero de Sanidad nos remitió una carta para pedirnos disculpas por las instrucciones que había enviado la Consejería a los centros de sanidad en relación al tratamiento que estaban recibiendo en los centros madrileños de salud las mujeres menores de edad que acudían a los mismos para ejercer su derecho a la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Podemos lleva trabajando y presentando iniciativas para resolver esta situación inaceptable desde hace semanas. Al final hemos conseguido que el gobierno del PP rectifique. Nos alegramos. No es un éxito político de Podemos en la Asamblea, es un éxito para tantas mujeres que se han visto en situaciones muy difíciles, y para evitar que esto le ocurra a muchas más en el futuro.

Pongo un caso concreto, el más cercano en el tiempo, pero durante este año hemos abierto las puertas de la institución a muchas personas y asociaciones, hemos conseguido desde la humildad y el trabajo diario sacar adelante numerosas iniciativas, hemos estado en la calle, en los barrios, con la gente, hablando pero sobre todo escuchando. Sin escuchar el clamor social no es posible servir como herramienta de cambio político.

Hay días en que uno se siente orgulloso de lo que hace, y de quién le rodea, y estos son especialmente agradecidos. Todo ello no sería posible sin el liderazgo del portavoz José Manuel López, del trabajo de todos las compañeras y compañeros diputadas y diputados, y sin un excelente equipo de asesores y técnicos. Tampoco sería posible sin el trabajo encomiable de tantas personas en los Círculos, en las asociaciones y entidades sociales, en las calles, o simplemente por el compromiso diario de todas aquellas que defienden principios y valores que forman parte del ADN de las fuerzas del cambio.

El orgullo y la esperanza deben ser carburantes para el cambio definitivo en nuestro país que todos queremos que sea una realidad el próximo día 26 de junio. Desde la Asamblea ponemos a diario nuestro granito de arena en pos de ese gran objetivo. Sumamos fuerzas a un gran movimiento que ya está transformando numerosas ciudades y municipios, y que pronto alcanzará al conjunto del país.