Opinion · Dominio público

El neofascismo capitalista y la derrota de la democracia (segunda parte)

María José Fariñas Dulce

Catedrática de Filosofía y Sociología del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid. Integrante Honoraria del IPEATRA (Instituto de Pesquisas e Estudos Avançados da Magistratura e do Ministério Público do Trabalho, de Brasil)

RESUMEN: El artículo describe la apropiación de las democracias por el llamado neofascismo capitalista, el capitalismo de las grandes corporaciones que todo lo compra, produciendo un nuevo modelo de Estado totalitario, fundamentalista y religioso para el control del pueblo y su obediencia al poder económico.

La doctrina del choque y la implantación del neofascismo

Como describe RIBAUDO[1], il liberalismo è la teoria política ed economica che sancisce che il MERCATO sia um meccanismo perfetto in grado di autoregolarsi e, quindi prescrive di adottare leggi dello stato che garantiscano alle aziende private il completo dominio su qualsiasi diritto sociale (e l’eliminazione di ogni diritti sindacale), di generare il massimo profitto dallo sfruttamento del lavoro umano e dell’ambiente naturale[2]. Y prosigue aseverando que no vemos eso porque el mercado propicia un soplo de libertad de expresión, pero totalmente inútil cuando los derechos políticos son anulados por leyes electorales mayoritarias no representativas y por unos medios de comunicación completamente servil al modelo económico, social y político fundado en el continuo choque de las poblaciones a través de noticias relativas al terrorismo, a homicidios privados, epidemias inventadas y el miedo a una imaginaria invasión de inmigrantes. De esta manera se desvía la atención de las masas hacia la competencia del individuo contra el individuo y al darwinismo social, concentrando esta atención sobre patologías sociales e individuales que el propio modelo crea: la criminalidad, la corrupción y la guerra entre los pobres. El autor llama a esto de ORDOLIBERISMO que es mucho más perverso porque demanda que el modelo sea administrado por el Estado, como coartada de las corporaciones privadas, junto a los bancos y compañías privadas de seguros, para someter a la población en la esclavitud mediante la deuda.

Y sobre el choque referido por RIBAUDO, escribe Klein[3] que se trata de una estrategia desarrollada por Milton Friedman[4], discípulo de Friedrich Von Hayek, por la cual “articuló el núcleo de la panacea táctica del capitalismo contemporáneo»: la doctrina del shock, en el sentido de que sólo una crisis, real o percibida, daría lugar a un «cambio verdadero», normalmente aprovechado para vender al mejor postor los pedazos de la red estatal a los agentes privados, mientras los ciudadanos aún se recuperan del trauma, y ??rápidamente lograr que las reformas neoliberales, aparentemente coyunturales con la crisis (privatización, austeridad económica, recortes de gasto público y social, autoritarismo político) se vuelvan permanentes.

De nuevo, nada es fortuito, sino que responde a un cambio estructural llevado a cabo por la contrarrevolución neoconservadora que aprovecha las consecuencias de los cambios tecnológicos y, sobre todo, la incomprensión que genera en muchas personas. Incomprensión, que lleva a una falta de seguridad y certezas, una vulnerabilidad fácilmente manipulable. El efecto del choque de las crisis en las personas trae inseguridad económica que es traducida en una llamada a la radicalización como esperanza de último recurso. No es difícil, a partir de esto, entender cómo el Brasil, país de tradiciones pacifistas, se sumerge, en el post-golpe de 2016, en un discurso de odio, xenofobia, homofobia, machismo, racismo etc., pues como sostiene Klein[5], el racismo y “el miedo del otro” son potentes herramientas del neoliberalismo.

Por otro lado, sobre esa perversión de la alteridad, escribe Achille Mbembe[6] que la percepción de la existencia del otro como un atentado contra mi vida, como una amenaza mortal o un peligro absoluto, cuya eliminación física reforzaría mi potencial de vida y seguridad, es uno de los muchos imaginarios de la soberanía, característico tanto de la primera como de la última modernidad. Así como Deleuze menciona el fascismo como una perversión del gregario, Mbembe lo describe como necropolítica[7], recordando la definición de soberanía de Carl Schmitt como el poder del soberano de decidir sobre el estado de excepción, una perversión de la soberanía como «la capacidad de definir quién importa y quién no importa, quién es ‘desechable’ y quién no lo es»[8]. En este punto, es innegable la comparación con el Derecho Penal nazi, expresado en la obra «La licencia para la aniquilación de la vida sin valor de vida”, de Karl Binding e Alfred Hoche[9], según el cual la «vida indigna de ser vivida» podía ser así definida por el soberano y, en esta condición, podía ser exterminada[10], como aplicación de la biopolítica moderna: decisión sobre el valor o desvalor de la vida, o, en la definición de MBEMBE, la necropolítica.

De forma más directa, explica Yayo Herrero[11]:

En medio de estas turbulencias se produce un repunte significativo de opciones políticas de ultraderecha. Trump, Bolsonaro o Abascal enarbolan un discurso xenófobo, misógino, histriónico y agresivo que evoca un pasado glorioso que nunca existió. Buscan desviar la mirada del proceso de desposesión y expulsión que estamos viviendo. Solo en un clima de tensión, violencia e histeria es posible esconder dicho proceso.

La economía globalizada asienta el fascismo territorial a partir de la ingeniería social y la racionalidad económica que considera que las vidas y los territorios importan solo en función del “valor añadido” que produzcan. La extrema derecha es el cómplice necesario que criminaliza, estigmatiza, deshumaniza y legitima el abandono y expulsión de las personas “sobrantes”. La ultraderecha pretende mantener el orden del fascismo territorial mediante el miedo, la desconfianza y el ejercicio del poder contra el último.

Rosana Pinheiro-Machado y Lucia Mury Scalco, en el artículo “Da esperança ao ódio: a juventude periférica bolsonarista”[12] describen contundente el relato de su investigación realizada en 2009 con jóvenes en el Morro da Cruz, en Porto Alegre, sobre consumo y política, que muestra, en la práctica, como sucede la adhesión al radicalismo de derecha:

La figura militar de Bolsonaro también despertaba profunda admiración. Ningún adolescente entrevistado defendió la vuelta a la dictadura, pero consideró importante los valores de ‘pulso’, ‘orden’, ‘disciplina’, ‘mano fuerte’ y ‘autoridad’ en este momento de crisis nacional. Mientras todos los niños se colocaron contra la tortura y la censura, siendo incluso críticos con la acción policial en las comunidades, veían en la imagen del militar una forma de ‘último recurso’, es decir, figurativamente, una petición de socorro de jóvenes que ya fueron tomados por el desaliento. Este es el caso de Rique (21 años), integrante de la llamada generación ni-ni: ni estudia ni trabaja. Él pasa el día entre la casa y la iglesia universal que frecuenta. Dios y Bolsonaro, para él, son dos formas de salvación de una vida indigna.

O sea, las personas son llevadas al borde de una vida indigna y el sistema las coopta[13], como también coopta a las que ya están viviendo bajo condiciones indignas en los márgenes de la miseria precisamente producidos por el sistema, incitándoles a creer en las figuras míticas de «salvadores de la patria», especialmente si están vinculadas a la religión (el «mito» se identifica, en el plano terrestre, con la divinidad salvadora). Lo que no se dice es que la implementación de las políticas de choque neoliberales acentuará las condiciones de vida indignas y multiplicará el número de personas que son rebajadas a ellas, aumentando la desigualdad social.

Es evidente que los «mitos» neoliberales no nacen de la nada: Flávio Henrique Calheiros Casimiro[14] y Camila Rocha[15] desvelan la red de financiamiento y fomento de la radicalización, explicando las conexiones desde la Sociedad Mont Pèlerin y de Atlas Network, Foundation for Economic Freedom[16] (entidades de difusión del neoliberalismo en el mundo y de los neoconservadores anti-derechos), al servicio de las grandes corporaciones, con los aparatos desarrollados para la propagación de esta doctrina en Brasil presentes desde 1983, a través de la creación del Instituto Liberal (en São Paulo) y, en 1984 , del Instituto de Estudios Económicos (en Porto Alegre), consolidando un eje sur-sureste, bajo el mando de grandes grupos empresariales y empresarios millonarios[17]. En la década de los 90, Casimiro cita la expansión con el Grupo de Institutos, Fundações e Empresas; el Instituto Ethos de Responsabilidade Social; el Instituto de Estudos para o Desenvolvimento Industrial y el Instituto Atlântico (Rio de Janeiro). Más recientemente surgen el Movimento Brasil Competitivo; Grupo de Líderes Empresariais; Instituto Millenium; Instituto Mises Brasil; Instituto Liberal do Rio de Janeiro; Instituto de Estudos Empresariais; Estudantes pela Liberdade; Ordem Livre; Fórum da Liberdade; Movimento Brasil Livre; Endireita Brasil; Cansei; Vem pra Rua; Movimento Renovação Liberal; Revoltados Online etc.

Hay una fuerte penetración entre los jóvenes, estimulada especialmente a partir del Students for Liberty y del Movimento Brasil Livre (que es el brazo de actuación política e ideológica del primero, según Casimiro)[18], con una diversificada red de diseminación de esas ideas radicales por todo el país, del Amazonas al Rio Grande do Sul[19]. Además, cada una de esas entidades estimulan y crean otras, promocionando congresos, cursos, premios, y seleccionando jóvenes en las Universidades. O sea, es un proyecto que apuesta, a largo plazo, en un futuro de anarco capitalismo patriarcal, meritocracia, etc., también de consecuencias peligrosas e imprevisibles para la humanidad.

Un escenario apocalíptico es descrito por Streeck en su sugestivo libro “¿Cómo terminará el capitalismo?[20]:

El mundo social del interregno poscapitalista, infra-gobernado e infra-gestionado después de que el capitalismo neoliberal haya arrasado Estados, gobiernos, fronteras, sindicatos y otras fuerzas moderadoras, puede verse golpeado en cualquier momento por el desastre; por ejemplo, por la implosión de burbujas o porque la violencia penetre hasta el centro desde una periferia colapsada. Con los individuos privados de defensas colectivas y abandonados a su suerte, lo que quede de orden social dependerá de la motivación de los individuos para cooperar con otros individuos sobre una base ad hoc, impulsados por el miedo y la codicia y por intereses elementales de supervivencia individual.

El papel de las grandes corporaciones

Nietzsche[21] alertaba sobre la nueva esclavitud mantenida en la sociedad capitalista industrial, del máximo rendimiento y la amenaza de ser esclavo del Estado, al servicio del capital:

206 Estado imposible – Pobre, alegre e independiente son tres condiciones que se encuentran reunidas en una persona por excepción; pobre, alegre y esclavo son condiciones que se encuentran también, y es lo mejor que puede decirse de los obreros de la esclavitud de las fábricas, suponiendo que no les parezca vergonzoso el ser utilizados como el tornillo de una máquina. ¡Vaya noramala la creencia de que con un salario más elevado se remediaría lo que hay de esencial en su miseria, es decir, su servidumbre impersonal; vaya noramala el dejarse persuadir de que, con un aumento de esa impersonalidad, por medio de las ruedas de la máquina de una nueva sociedad, la vergüenza de la esclavitud podría transformarse en virtud; vaya noramala el tener un precio mediante el cual se deja de ser persona para convertirse en tornillo! ¿Sois cómplices de la presente locura de las naciones que lo que quieren es producir mucho y enriquecerse todo lo posible?

En el libro “O que o dinheiro não compra”, Sanders[22] señala la necesidad de  reflexionar sobre el tipo de sociedad que deseamos, si queremos o no ser dominados por la lógica de la compra y venta de todas las cosas y situaciones de la vida. La desmedida acumulación de capital aliada a la globalización hizo proliferar, especialmente en el siglo XX, las grandes empresas transnacionales que tienden a monopolizar el mercado en relación a los productos o servicios que ofrecen. Estas empresas, con filiales en diversas partes del mundo, operan bajo los auspicios de la volatilidad del capital, llegando a tener una mayor expresión económica que muchos Estados, lo que viene acompañado de un peligroso poder mediático, especialmente en el caso de las GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft) que tienen el dominio global de las principales redes sociales, sistemas operativos y aplicaciones para ordenadores y dispositivos portátiles.

Las empresas transnacionales se convirtieron en un nuevo actor social con capacidad para incidir en la realidad social, económica y jurídica. La acción jurídica de las grandes corporaciones y de sus abogados globales está generando un nuevo tipo de pluralismo jurídico privado (lex mercatoria), que es difícil de gestionar y armonizar con las tradicionales esferas jurídicas estatales e internacionales[23]. Actúan como los «nuevos señores feudales» del capitalismo global, que imponen su poder absoluto sin legitimación democrática. Representan la concentración unilateral de poder político, empresarial y militar sin reglas de juego democrático, cuyo único fin es la estabilidad del capital financiero global.

Es evidente que la hegemonía del pensamiento neoliberal, con la prescripción del Estado mínimo en el público (pero corporativo en el privado), apalancó la maximización de acumulación de capital y la pérdida de límites del poder económico de las empresas transnacionales. La decadencia del Estado del bienestar social (welfare state) es, en realidad, consecuencia de la asunción del neoliberalismo y de sus prescripciones ideológicas.

La maximización de la acumulación de capital por el monopolio de las transnacionales junto con la ausencia de límites al poder económico son armas de esas empresas con aptitud para comprometer las democracias alrededor del mundo, gran parte de ellas ya fragilizadas por las constantes reformas constitucionales y legislativas predicadas en innumerables países al adoptar las políticas neoliberales del Estado mínimo, de privatizaciones, de recortes fiscales y de legislaciones laborales escasamente garantizadas, creando una especie de capitalismo predatorio, sin límites, de alto poder económico, oligopólico y sin escrúpulos para violaciones de derechos humanos, derechos civiles, políticos, sociales y culturales[24].

Si las grandes corporaciones tienen hoy presupuestos mayores que los de los Estados, es obvio que la ausencia de límites para sus actividades representa serios riesgos para los Derechos Humanos, para el medio ambiente y para las democracias liberales. El dinero puede comprar la política, puede comprar milicias armadas, puede controlar uno o más países o regiones del mundo, todo sin ninguna regla, porque ellas simplemente no existen. Esta es la consecuencia inmediata del proceso de desregulación neoliberal, puesto en marcha a nivel global desde hace cuatro décadas.

En este punto se podría objetar el compliance, es decir, el plan de cumplimiento de las multinacionales de los países integrantes de la OCDE – Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico- por el cual deben demostrar el compromiso con las leyes de los territorios donde operan, así como de los Principios Orientadores sobre Empresas y Derechos Humanos de la ONU y de las Líneas Directrices para las Empresas Multinacionales de la OCDE, entrando en el campo de la gobernanza corporativa, del soft-Law. No obstante, se trata más de apariencia que de efectividad, pues la OCDE, integrada por un selecto grupo de 36 países con renta alta, tiene sus líneas directrices impuestas en el ámbito de sus miembros (como una especie de acuerdo de caballeros para que no haya capitalismo predatorio entre potencias) y, sin embargo, sin impedir que reiteradamente ocurran escándalos de corrupción involucrando a multinacionales en la propia Europa[25], en los EUA[26], de donde provienen y, especialmente, en los países periféricos de economía más permeable y vulnerable a los ataques del capitalismo corporativo.

Conclusión

Como denunciaba Novack[27], ninguno de los países neocoloniales logró tener un control completo de sus propios destinos económicos, permaneciendo sujetos a los poderes de las metrópolis ricas. La burguesía neocolonial puede dirigir el Estado, pero el capital extranjero es el factor primordial en el molde del desarrollo de la economía.

Actualmente, se puede decir que los países cuyas economías no completaron la industrialización o no alcanzaron el nivel de grandes potencias, también permanecen sujetos a éstas, o sea, incluso democracias constituidas en países desarrollados están en riesgo por la nueva versión de fascismo capitalista y por el fin de la era del humanismo, como pronostica el multicitado filósofo camerunés Achille Mbembe[28]. La etapa post-capitalista ya no sigue la lógica de metrópolis-colonia, sino de grandes corporaciones empresariales supra estatales interesadas en explotar no sólo recursos naturales y mano de obra barata, sino también toda actividad que se pueda considerar rentable y apropiable (aunque a fórceps, por la aplicación de la doctrina y de las políticas de choque).

Hay varios síntomas de fascismo en el mundo, con matices cierto porque estamos en otra época – aunque las comparaciones históricas son inevitables -, pero con muchos elementos comunes a la Alemania e Italia de los años 20/30, especialmente en cuanto a la propaganda y el adoctrinamiento de personas. En Brasil, por ejemplo, la operación lava-jato abrió camino y creó las condiciones de revuelta de la población, fabricó una crisis económica[29] y preparó a las personas para recibir al “mito”[30] – a quién Adorno[31] llama muy propiamente  “agitadores de las masas”-, o sea, “salvadores de la patria” fabricados especialmente para surgir en el momento en que las personas entran en descrédito, insatisfacción y fatiga total de la política. Liderazgos “salvadores” que basan sus discursos en una crítica sistemática del statu quo. Sin embargo, este descontento no repercute en una mayor participación, ni en beneficios para la ciudadanía, sino en manipulación del descontento social en favor de intereses particulares.

El fascismo es siempre el último recurso de los capitalistas, vinculado a altas concentraciones de capital en manos de corporaciones codiciosas que no quieren perder centímetros de poder o ganancia. La opción aplicada a Brasil fue la alternativa para lo que se dibujaba como golpe militar puro, como advertimos en el artículo «Amenazas a la democracia brasileña y la crisis de la contemporaneidad”[32].

Esta modalidad neofascista contemporánea puede avanzar o retroceder, en la medida en que ocurra o no el esclarecimiento de las personas. También es importante entender que, por más que se estudie historia y fascismo, vivir eso es muy diferente y nadie puede decirse preparado, cuando más, es una práctica que actúa en la psique colectiva y produce efectos para todos (sean pro o contra). En realidad, el delirio o alucinación colectiva que lleva a las personas a no distinguir lo cierto de lo erróneo, verdadero de falso, justo de injusto, es un entumecimiento causado por la perversión del carácter gregario de la sociedad, perversión de la alteridad (como las personas pasan a ver al otro), perversión de la soberanía y perversión de la política y, con éstas, perversión del Estado (que deja de ser democrático para convertirse en totalitario). Con estos elementos se destruye la democracia, las instituciones son desacreditadas y la sociedad opera sobre una realidad distópica.

Como elementos de resistencia se puede enumerar:

  1. reconocer que estamos conviviendo con algún tipo de neofascismo;
  2. pensar que la gente no desea esto, ellas son cooptadas a esta forma de pensamiento;
  3. que la estrategia de dominación de las masas implica su imbecilización, y eso puede acentuarse de ahora en adelante, a través de las conocidas prácticas de deconstrucción de la historia, fake news, ataque a profesores, sindicatos, militarización de las escuelas, fundamentalismo religioso exacerbado, homofobia, xenofobia, racismo, machismo, etc. y , en fin, por todas las formas de incitación a la violencia, vigilancia social y disciplina imbecilizadora[33] para crear una idiocracia en la que el pueblo, mediocre, esté completamente subyugado e incapaz de pensar. Y en este punto, la democracia alcanzará el gobierno de la mayoría mediocre[34], representado por las tradicionales elites dominantes, títeres del capital financiero.

Foucault[35], en el prólogo titulado “Una introducción a la vida no fascista”, hecho para la edición norteamericana del libro Anti-Édipo, de Deleuze y Guattari, resume una guía para evitar el fascismo en la vida cotidiana:

  • Despoje la acción política de toda forma de paranoia unitaria y totalizante;
  • Desarrolle la acción, el pensamiento y los deseos por proliferación, yuxtaposición y disyunción, antes que por subdivisión y jerarquización piramidal;
  • Libérese de las viejas categorías de lo Negativo (la ley, el límite, la castración, la falta, la laguna) que el pensamiento occidental, desde hace tanto tiempo ha considerado sagradas en tanto formas de poder y modo de acceso a la realidad. Prefiera lo positivo y lo múltiple, la diferencia antes que la uniformidad, los flujos, antes que las unidades. Considere que lo productivo no es sedentario, sino nómada.
  • No imagine que es necesario ser triste para ser militante, incluso si la cosa que se combate es abominable. El lazo entre deseo y realidad es lo que posee fuerza revolucionaria (y no su huida hacia las formas de representación).
  • No utilice el pensamiento para dar a una práctica política un valor de Verdad, ni la acción política para desacreditar un pensamiento, como si este fuera mera especulación. Utilice la práctica política como un intensificador del pensamiento, y el análisis como un multiplicador de las formas y de los dominios de intervención de la acción política.
  • No exija de la política que restablezca los “derechos” del individuo tal como los ha definido la filosofía. El individuo es producto del poder. Es necesario “desindividualizar” por medio de la multiplicación y el desplazamiento. El grupo no debe ser el lazo orgánico que une los individuos jerarquizados, sino un generador constante de “desindividualización”.
  • No se enamore del poder.[36]

Que se mantenga la esperanza: ¡las perversiones neofascistas de la alteridad, del gregario, de la soberanía y de la política no serán capaces de corromper la verdad y la lucha por un mundo mejor!


NOTAS

[1] Ribaudo (2017).

[2] “El liberalismo es la teoría política y económica que afirma que el MERCADO conoce el mecanismo perfecto capaz de auto-regular y, por lo tanto, anticipa las leyes del Estado que garantizan a las empresas privadas dominio completo sobre cualquier derecho social (y la eliminación de todos los derechos sindicales), para generar beneficios máximos a partir de la explotación del trabajo humano y del medio ambiente natural” (la traducción es nuestra).

[3] Klein (2015, p. 27).

[4] Milton Friedman, 1912-2006, norte-americano, fue economista y profesor de la Universidad de Chicago, fundador, junto a Friedrich Von Hayek, economista y filósofo austriaco, y de Karl Popper y Georges Stigler, entre otros, de la Societé du Mont Pèlerin, organización internacional para la promoción del liberalismo (disponible en: https://www.montpelerin.org/. Acceso en 2019).

[5] Idem, p. 11-2.

[6] Mbembe (2018, p. 19-20).

[7] En sus palabras, “formas contemporáneas que subyugan la vida al poder de la muerte” (Idem, p. 71). Obs.: la traducción es nuestra.

[8] Ibidem, p. 41.

[9] Binding; Hoche (2009).

[10] Como destaca Agamben (2002), o homo sacer, de vida matável e insacrificável, em la formulación del Derecho Romano arcaico – homo sacer, parricidi non damnatur).

[11] Herrero (2019).

[12] In Gallego (2017, p. 59) – la traducción es nuestra.

[13] Trotsky (2018, p. 87) narra que “La hora del régimen fascista llega en el momento en que los medios militares-policiales ‘normales’ de la dictadura burguesa, con su capa parlamentaria, se vuelven insuficientes para mantener la sociedad en equilibrio. Por medio de la agencia fascista, la burguesía pone en movimiento las masas de la pequeña burguesía enfurecida, las bandas de ‘sin clase, los lumpen-proletarios’ desmoralizados, todas esas innumerables existencias humanas que el propio capital financiero llevó a la desesperación y furia”. (Obs.: la traducción es nuestra).

[14] Casimiro explica, en “As classes dominantes e a nova direita no Brasil contemporâneo”, el modus operandi de la acción político-ideológica de la derecha para consolidar la hegemonía de su doctrina (In: Gallego: 2017, p. 41-5).

[15] En el artículo “O boom das novas direitas brasileiras: financiamento ou militância”, Camila Rocha muestra el funcionamiento de las derechas en red en Brasil. (In: Gallego: 2017, p. 47-52)

[16] Conforme se indica en el sitio de la entidad, “Atlas Network cultivates a network of partners that share a vision of a free, prosperous and peaceful world where the rule of law, private property and free markets are defended by governments whose powers are limited. To accelerate the pace of achievement by its partners in their local communities, Atlas Network implements programs within its Coach, Compete, Celebrate strategic model.” (Fonte: https://www.atlasnetwork.org/about/our-story. Acesso em mar. 2019).

[17] Importante hacer hincapie en las conexiones que Casimiro señala entre esas entidades/movimientos y políticos, empresarios y periodistas: Grupo de Líderes Empresariais – LIDE (fundado por João Dória Júnior, empresario y actual gobernador del Estado de São Paulo); Instituto de Estudos Empresariais – IEE, Movimento Brasil Competitivo – MBC, Instituto Liberal – IL, Instituto de Estudos de Desenvolvimento Industrial – IEDI, Instituto Millenium – IMIL (Jorge Gerdau Johannpeter, que Casimiro clasifica como intelectual orgánico de la burguesía brasileña); Pedro Bial (TV Globo) es miembro del Instituto Millenium; Rodrigo Constantino (columnista de la Revista Veja, diario O Globo y Valor Econômico) también es miembro del IMIL y dirigente del IL a partir de 2012; Antônio Carlos Pereira (editor del diario O Estado de São Paulo) y Luiz Eduardo Vasconcelos (director de la Rede Globo) son miembros del IMIL. En verdad, una rápida visita al sitio del Instituto Millenium revela algunos de sus mantenedores: Armínio Fraga (Gávea Investimentos), João Roberto Marinho (Organizações Globo), Jorge Gerdau Joahannpeter (Grupo Gerdau). El notorio abogado tributarista Ives Gandra da Silva Martins figura como autor (entre especialistas e invitados). No por casualidad, Armínio Fraga se pone como “defensor de una reforma impactante”, en referencia a la reforma de la Seguridad Social. Fuente: http://www.institutomillenium.org.br. Acceso en mar. 2019.

[18] In Gallego (2017, p. 45).

[19] Baggio señala que la entidad denominada “Students for Liberty” (SFL) – Estudiantes por la Libertad (EPL o SFLB) – es un brazo de Atlas Network, teniendo el MBL por fundadores liderazgos formados en EPL. Acuerdo al sitio de “Students for Liberty”, la entidad “tiene como misión educar, desarrollar y capacitar la próxima generación de liderazgos de la libertad”, disponiendo de recursos, entrenamiento “y una increíble comunidad para defender el liberalismo en su universidad y comunidad”. Puede-se mirar, en el sitio, la premiación de entidades como Libertas (en el Estado de Minas Gerais), Clube Farroupilha (Rio Grande do Sul), por defensa del armamiento de la populación, prisión del ex-Presidente Lula, además del coincidente nombre del “Canal Ideias Radicais”, con debates sobre Ludwig von Mises, anatomía del Estado, libertarianismo etc. (fuente: https://www.studentsforliberty.org/melhoresdoano2018. Acceso en mar. 2019). En España no es diferente, con “capítulos” de la entidad (SFLE) diseminados por todo el país incluso en las Universidades (fuente: https://www.studentsforliberty.org/europe/spain. Acceso en mar. 2019).

[20] Streeck (2017, p. 29-30).

[21] Nietzsche (2017, p. 126-7).

[22] Sanders (2012, p. 11-2).

[23] Fariñas Dulce (2005, p. 145 e ss.).

[24] Como ejemplo, el caso Shell en la Nigeria en la década de los 90, acusada de financiar a la dictadura militar y complicidad en el asesinato de activistas nigerianos por la preservación del medio ambiente, por el tema del petróleo. La empresa hizo un acuerdo de 15,5 millones de dólares para la indemnización de familiares de las víctimas. (Fuente: noticia de la BBC. Disponible en: https://www.bbc.com/portuguese/lg/noticias/2009/06/090609_shellacordog.shtml. Acceso en feb. 2019). También el financiamiento del golpe que depuse Salvador Allende por la empresa ITT, que en 1970 adquirió 70% de la CTC – Compañía de Teléfonos de Chile (Füllgraf: 2013).

[25] En el reportaje de El País Brasil, titulada “Os fiascos ‘made in Germany’”, consta una série de datos sobre las multinacionales alemanas y sus operaciones en Europa y en el resto del mundo, violando reglas, pagando propinas y sobornando (Disponível em: https://brasil.elpais.com/brasil/2015/09/25/economia/1443197454_856174.html. Acesso en mar. /2019).

[26] Apple, por ejemplo, fue acusada de evadir impuestos en EUA y cambiar su sede a Irlanda; notícia publicada en CanalTech, en 20.05.2013. (Disponível en: https://canaltech.com.br/juridico/Apple-e-acusada-de-sonegar-bilhoes-de-dolares-nos-Estados-Unidos/. Acesso en mar. /2019).

[27] Novack (1999, p. 306-7).

[28] Achille Mbembe, señala que “la política se convertirá en lucha callejera y la razón no importará. Tampoco los hechos. La política volverá a ser un tema de supervivencia brutal en un ambiente ultracompetitivo”. (Mbembe, 2016) – como adverte el Instituto Humanitas Unisinos, “O artigo foi publicado, originalmente, em inglês, el  22-12-2016, en Mail & Guardian, da África do Sul, «The age of humanism is ending» y traducido al español y publicado en Contemporeafilosofia.blogspot.com, 31-12-2016. (Fuente: http://www.ihu.unisinos.br/186-noticias/noticias-2017/564255-achille-mbembe-a-era-do-humanismo-esta-terminando. Acceso en mar. 2019).

[29] Como se puede ver en el documental disponible en el sitio del diario Brasil de Fato (fuente: https://www.brasildefato.com.br/2016/11/14/documentario-explica-como-a-lava-jato-contribuiu-para-a-crise-economica-no-brasil/. Acceso en mar. 2019), y en el reportaje “Lava Jato deixa rastro de arbitrariedade e devastação econômica, también con video disponible (fuente: https://www.redebrasilatual.com.br/politica/2017/04/lava-jato-deixa-rastro-de-arbitrariedade-e-devastacao-economica. Acceso en mar. 2019). La prensa tradicional también admite los efectos económicos  de la lava-jato, aunque de forma indirecta, como se puede constatar, ad exemplum, de la noticia titulada “Efeito lava-jato reforçou crise das concessionárias” (fonte: https://exame.abril.com.br/economia/efeito-lava-jato-reforcou-crise-das-concessionarias/. Accesso en mar. 2019), y en el reportaje “Lava Jato e crise derrubam receita das grandes construtoras em 2016” (fuente: https://g1.globo.com/economia/negocios/noticia/lava-jato-e-crise-derrubam-receita-das-grandes-construtoras-em-2016.ghtml. Acceso en mar. 2019).

[30] En este sentido, Souza (2018, p. 20) aclara que, en las sociedades seculares, es la «ciencia» que hereda de la religión el privilegio de definir lo que es verdad y lo que es mentira y, en posesión de ese poder, de decir lo que es correcto y lo que es erróneo, los modernos mitos nacionales expresan esas necesidades y reflejan el nuevo prestigio de la ciencia, representando una especie de «cuento de hadas» para adultos.

[31] Adorno (2003, p. 23-4).

[32] Fariñas Dulce; D’Ambroso (2018).

[33] Márcia Tiburi y Rubens Casara, en provocador artículo titulado “Imbecilizadores profissionais”, describen la post imbecilidad: “Los imbecilizados, después de aparentemente indoloros procesos de imbecilización, comienzan a actuar en nombre del capital, de iconos en general, o en nombre de Dios. Muchos pasan a adorar a la gente o a ropa de marcas, algunos aprenden a adorarse a sí mismos. La imbecilización no funciona sin «dioses», sin algo, una persona o un producto que es puesto como objeto de un culto que predica el inmovilismo o el consumo acrítico.” (Tiburi; Casara: 2017)

[34] O lo que Deleuze y Guattari llaman “máquinas deseantes”: “Mismo las más represivas y mortíferas formas de la reproducción social son producidas por el deseo, en la organización que de él deriva bajo tal o cual condición que debemos analizar. Y ahí porque el problema fundamental de la filosofía política es todavía aquel que Espinosa supo identificar: «¿Por qué los hombres combaten por su servidumbre como si se tratase de su salvación?» ¿Cómo es posible que se llegue a gritar: más impuestos! ¡Menos pan! Como dice Reich, lo que sorprende no es que unos roben y otros hagan huelga, pero que los hambrientos no roben siempre … : ¿por qué los hombres soportan la explotación desde hace siglos, la humillación, la esclavitud, llegando al punto de quererlo no sólo para los demás, sino para sí mismos? Nunca Reich se muestra mayor pensador que cuando rechaza invocar el desconocimiento o la ilusión de las masas para explicar el fascismo, y exige una explicación por el deseo, en términos de deseo: no, las masas no fueron engañadas, ellas desearon el fascismo en un cierto momento, en determinadas circunstancias, y eso es lo que es necesario explicar, esa perversión del deseo gregario.” (Deleuze; Guattari: 2010, p. 46-7)

[35] Foucault (2014, p. 73-4).

[36] Obs.: la traducción es nuestra.


Referencias Bibliográficas

ADORNO, Theodor W. Ensayos sobre la propaganda fascista. Barcelona: Voces y Cultura, 2003.

AGAMBEN, Giorgio. Estado de exceção. São Paulo: Boitempo, 2004.

AGAMBEN, Giorgio. Homo Sacer: o poder soberano e a vida nua I. Belo Horizonte: UFMG, 2002.

AGAMBEN, Giorgio. Meios sem fim: notas sobre a política. Belo Horizonte: Autêntica Editora, 2015.

ARENDT, Hannah. As origens do totalitarismo. 7ª.ed., Alfragide: Dom Quixote Publicações, 2017.

ATWOOD, Margaret. A história da aia. Trad. Márcia Serra. São Paulo: Marco Zero, 1987.

BAGGIO, Kátia Gerab. Conexões ultraliberais nas Américas: o think tank norte-americano Atlas Network e suas vinculações com organizações latino-americanas. In: Anais do XII Encontro Internacional da ANPHLAC, Campo Grande, 2016. Disponible en: http://anphlac.fflch.usp.br/sites/anphlac.fflch.usp.br/files/Katia%20Gerab%20Baggio%20_Anais%20do%20XII%20Encontro%20Internacional%20da%20ANPHLAC.pdf. Acceso en mar. 2019. ISBN 978-85-66056-02-0.

BENJAMIN, Walter. Iluminaciones. Madrid: Taurus, 3 vol., 1980.

BINDING, Karl; HOCHE, Alfred. La licencia para la aniquilación de la vida sin valor de vida. Buenos Aires: Ediar, 2009.

CASARA, Rubens R.R. El estado post-democrático. Neoliberalismo y gestión de los indeseables. Valencia: Tirant lo Blanch Alternativa, 2018.

CASIMIRO, Flávio Henrique Calheiros. As classes dominantes e a nova direita no Brasil contemporâneo. In: GALLEGO, Esther Solano (Org.). O ódio como política: a reinvenção das direitas no Brasil. São Paulo: Boitempo, 2018, p. 41-5.

CASTORIADIS, Cornellius. La democracia como procedimiento y como régimen. Leviatán: Revista de hechos e ideas, España, n. 62, 1995, p. 65-84.

CHOMSKY, Noam. Mídia: propaganda política e manipulação. São Paulo: WMF/Martins Fontes, 2017.

CHOMSKY, Noam. Secrets, lies and democracy. Tucson: Odonian, 1995.

DELEUZE, Gilles; GUATTARI, Félix. O Anti-Édipo (capitalismo e esquizofrenia 1). São Paulo: Editora 34, 2010.

ECO, Umberto. Contra el fascismo. Barcelona: Penguin Random House Grupo Editorial, 2018.

FARIÑAS DULCE, Maria José. Constitución o Biblia. Domínio Público, jun. de 2018. Disponible en: https://blogs.publico.es/dominiopublico/25857/constitucion-o-biblia/. Acceso en jul. 2018.

FARIÑAS DULCE, María José. La lucha por los Derechos Humanos en el siglo XXI. In: PRONER, Carol; OLASOLO, Héctor; VILLÁN DURÁN, Carlos; RICOBOM, Gisele; BACK, Charlotth. 70º Aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. La protección de los Derechos Humanos en cuestión. Valencia: Tirant lo Blanch – Perspectivas Iberoamericanas sobre la Justicia, 2018, p. 481-491. ISBN: 978-84-9190-026-9.

FARIÑAS DULCE, María José. Mercado sin Ciudadanía: Las falacias de la Globalización Neoliberal. Madrid: Biblioteca Nueva, 2005.

FARIÑAS DULCE, Maria José; D’AMBROSO, Marcelo José Ferlin. Amenazas a la democracia brasileña y la crisis de la contemporaneidad. Diario Público, Madrid, 08 sept. 2018. Disponible en: https://blogs.publico.es/dominiopublico/26385/las-amenazas-a-la-democracia-brasilena-y-la-crisis-de-la-contemporaneidad/. Acceso en feb. 2019.

FERNÁNDEZ-GARCÍA, Nuria. Fake news: una oportunidad para la alfabetización mediática. Revista Brasileira de Ciências Sociais, São Paulo: ANPOCS, vol. 32 (n. 93), fev. 2017, p. 67-77. ISSN: 0251-3552.

FERREIRA, Yuri; RIBEIRO, Paulo Victor. Reportagem: Democracia dos views: a força dos youtubers e das redes sociais vai influenciar o voto do jovem brasileiro em 2018? Disponible en: https://tab.uol.com.br/politica-influencers?utm_source=chrome&utm_medium=webalert&utm_campaign=uol&cmpid=copiaecola. Acceso en jul. 2018.

FOUCAULT, Michel. Las redes del poder. Buenos Aires: Prometeo Libros, 2014.

FÜLLGRAF, Frederico. Um Jornal no Banco dos Réus. Observatório da Imprensa, São Paulo: PROJOR – Instituto para o Desenvolvimento do Jornalismo, ed. 769, 22 out. 2013. Disponible en: http://observatoriodaimprensa.com.br/imprensa-em-questao/_ed769_um_jornal_no_banco_dos_reus/. Acceso em feb. 2019.

GALLEGO, Esther Solano (Org.). O ódio como política: a reinvenção das direitas no Brasil. São Paulo: Boitempo, 2018.

HERRERO, Yayo. Límites, fascismo territorial y la derecha sin complejos. Revista Contexto, Madrid: Contexto, n. 206, 30 jan. 2019. Disponible en: https://ctxt.es/es/20190130/Firmas/24130/fascismo-extractivismo-cambio-climatico-boaventura-da-sousa-yayo-herrero.htm. Acceso en mar. 2019.

KLEIN, Naomi. La doctrina del shock: el auge del capitalismo del desastre. 2ª.ed., 3ª. reimp., Barcelona: Paidós, 2015.

MACHADO, Flávio Paulo Meirelles. Hegemonia, Internacionalização do Estado e Direito Internacional segundo a Teoria Neogramsciana. Revista Primas: Direito, Políticas Públicas, Mundialização, Brasília: UNICEUB, v. 7 (n. 1), 2010, p. 173-221. ISSN 1809-9602 (impresso) – ISSN 1808-7477 (on-line). DOI: http://dx.doi.org/10.5102/prismas.v7i1.912.

MBEMBE, Achille. A era do humanismo está acabando. Revista IHU Online, Porto Alegre: Instituto Humanitas Unisinos, 24 jan. 2017. Disponible en: http://www.ihu.unisinos.br/186-noticias/noticias-2017/564255-achille-mbembe-a-era-do-humanismo-esta-terminando. Acceso en mar. 2019.

MBEMBE, Achille. Necropolítica. Biopoder, soberanía, estado de exceção, política da norte. 3ª.ed., São Paulo: n-1 Edições, 2018.

MENA, José Candón; REDONDO, Diana. Redes digitales y su papel en la movilización. In: CRUELLS, Marta; IBARRA, Pedro (edits.). Participación democrática: la democracia del futuro del 15m a la emergencia de una sociedad civil viva. Barcelona: Icaria Editorial – Antrazyt.

NIETZSCHE, Friedrich. Aurora.  N. ed., Barcelona: Ediciones Brontes, 2017.

NIETZSCHE, Friedrich. Crepúsculo dos ídolos. 5ª.ed., Rio de Janeiro: Nova Fronteira, 2017.

NOVACK, George. Democracy and revolution. 5ª. reimp., Nova Iorque: Pathfinder, 1999.

PINHEIRO-MACHADO, Rosana; SCALCO, Lucia Mury. Da esperança ao ódio: a juventude periférica bolsonarista. In: GALLEGO, Esther Solano (Org.). O ódio como política: a reinvenção das direitas no Brasil. São Paulo: Boitempo, 2018, p. 53-9.

RAJAGOPAL, Balakrishnan. El Derecho Internacional desde Abajo: el desarrollo, los movimientos sociales y la resistencia del Tercer Mundo. Bogotá: ILSA, 2005. ISBN 958-9262-55-4.

RANCIÉRE, Jacques. O ódio à democracia. São Paulo: Boitempo, 2014.

RIBAUDO, Massimo. Liberismo e ordoliberismo, detti in breve. Reggio nell’Emilia: MovES, 01 jul. 2017. Disponível em: http://www.movimentoesseresinistra.it/blog-movimento/politica/2017/07/01/neoliberismo-ordoliberismo/. Acceso en feb. 2019.

ROCHA, Camila. O boom das novas direitas brasileiras: financiamento ou militância? In: GALLEGO, Esther Solano (Org.). O ódio como política: a reinvenção das direitas no Brasil. São Paulo: Boitempo, 2018, p. 46-52.

RONCAGLIO, Rafael. El nomic: comunicación y poder. Chasqui Revista Latinoamericana de Comunicación, Quito: CIESPAL, abr.-mai.-jun. 1982, pp. 32-40.

SANDERS, Michael J. O que o dinheiro não compra. São Paulo: Civilização Brasileira, 2012.

SCHMITT, Carl. A crise da democracia parlamentar. Trad. de Inês Lohbauer. São Paulo: Scritta, 1996.

SCHMITT, Carl. La dictadura (1921). Desde los comienzos del pensamiento moderno de la soberanía hasta la lucha de clases proletaria. Trad. José Díaz García. Alianza: Madrid, 1999.

SCHMITT, Carl. Teoría de la constitución. Trad. Francisco Ayala. Barcelona: Ariel, 2006.

SIERRA CABALLERO, Francisco. Guerra informacional y sociedad-red: la potencia inmaterial de los ejércitos. Revista Signo y Pensamiento, Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, v. XXI (n. 40), 2002, pp. 32-41. ISSN 0120-4823.

SOUZA, Jessé. A elite do atraso: da escravidão à Lava Jato. Rio de Janeiro: Leya, 2017.

SOUZA, Jessé. O engodo do combate à corrupção: ou como imbecilizar pessoas que nasceram inteligentes. In: SOUZA, Jessé; VALIM, Rafael (Coords.). Resgatar o Brasil. São Paulo: Contracorrente/Boitempo, 2018.

SOUZA, Jessé; VALIM, Rafael (Coords.). Resgatar o Brasil. São Paulo: Contracorrente/Boitempo, 2018.

STREECK, Wolfgang. ¿Cómo terminará el capitalismo? Madrid: Traficantes de Sueños, 2017.

TIBURI, Márcia; CASARA Rubens. Imbecilizadores profissionais. Revista Cult, São Paulo: Bregantini, pub. 04 out. 2017. Disponible en: https://revistacult.uol.com.br/home/marcia-tiburi-imbecilizadores-profissionais/. Acceso en feb. 2019.

TODOROV, Tzvetan. Los enemigos íntimos de la democracia. Buenos Aires: Del Nuevo Extremo/Galaxia Gutemberg, 2012.

TOURAINE, Alain. Crítica de la modernidad. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 1994.

TROTSKY, Leon. Como esmagar o fascismo. São Paulo: Autonomia Literária, 2018.

TROTTTA, Nicolás; GENTILI, Pablo. América Latina: la democracia en la encrucijada. Buenos Aires: La Página S.A., 2016.

ZAFFARONI, Eugenio Raúl. Doctrina penal nazi: La dogmática penal alemana entre 1933 y 1945. Buenos Aires: Ediar, 2017.


Filmografia:

BRAZIL (Brazil, o filme). Dirección de Terry Gilliam. Inglatierra: Embassy International Pictures, 1985. 1 DVD (132 min.), son., color.

STRANGELOVE. Dirección de Stanley Kubrick. EUA/Inglatierra: Hawk Films/Columbia Pictures, 1964. 1 DVD (93 min.), son., PB.

HANDMAID’S Tale (O conto da aia), (Temporadas 1, 2 e 3, ep. 1 a 24). Dirección: Bruce Miller. Producción: Margaret Atwood, Elizabeth Moss. 2017, Toronto: Hulu/Cinespace Studio Films, 2017. 1 ep. DVD (60 min.), son., color.

O DIA QUE DUROU 21 ANOS. Dirección de Camilo Galli Tavares. Brasil: Pequi Filmes, 2012. 1 DVD (77 min.), son., color.

THE PERVERT’S guide to ideology (O guia pervertido da ideologia). Dirección de Sophie Phiennes. Irlanda: P. Guide/Blinder Films, 2012. 1 DVD (134 min), son., color.

THEY live (Eles vivem). Dirección de John Carpenter. Los Angeles: Alive Films/Larry Franco Productions, 1988. 1 DVD (94 min.), son., color.


Enlaces de referencia:

1) https://esseresinistra.wordpress.com/2015/01/27/la-costruzione-del-consenso-il-fascismo-i-giovani-la-famiglia

2) https://www.lanacion.com.ar/2085098-margaret-atwood-antes-la-idea-de-un-estados-unidos-totalitario-parecia-inverosimil

3) https://brasil.elpais.com/brasil/2018/09/13/politica/1536853605_958656.html

4) https://www.youtube.com/watch?v=LHIzkTuoQGM

5) https://www.bbc.com/portuguese/brasil-47012091

6) https://www.gazetaonline.com.br/noticias/politica/2019/02/labre-projeto-para-proibir-diu-e-pilula-foi-registrado-por-engano-1014167119.html

7) https://encyclopedia.ushmm.org/content/pt-br/article/pogroms

8) https://www.montpelerin.org

9) http://estadodedireito.com.br/ameacas-democracia-brasileira-e-crise-da-contemporaneidade

10) https://blogs.publico.es/dominiopublico/26385/las-amenazas-a-la-democracia-brasilena-y-la-crisis-de-la-contemporaneidad/

11) https://www.bbc.com/portuguese/lg/noticias/2009/06/090609_shellacordog.shtml

12) http://observatoriodaimprensa.com.br/imprensa-em-questao/_ed769_um_jornal_no_banco_dos_reus/

13) https://brasil.elpais.com/brasil/2015/09/25/economia/1443197454_856174.html

14) https://canaltech.com.br/juridico/Apple-e-acusada-de-sonegar-bilhoes-de-dolares-nos-Estados-Unidos/

15) https://www.atlasnetwork.org/about/our-story

16) http://www.institutomillenium.org.br

17) https://www.studentsforliberty.org/melhoresdoano2018

18) https://www.studentsforliberty.org/europe/spain

19) https://www.brasildefato.com.br/2016/11/14/documentario-explica-como-a-lava-jato-contribuiu-para-a-crise-economica-no-brasil/

20) https://www.redebrasilatual.com.br/politica/2017/04/lava-jato-deixa-rastro-de-arbitrariedade-e-devastacao-economica

21) https://exame.abril.com.br/economia/efeito-lava-jato-reforcou-crise-das-concessionarias/

22) https://g1.globo.com/economia/negocios/noticia/lava-jato-e-crise-derrubam-receita-das-grandes-construtoras-em-2016.ghtml