Dominio público

Verónica Forqué, Superwoman y la salud emocional

Itziar Castro

Actriz

La actriz Verónica Forqué, en la alfombra roja de la última edición de los Premios Goya ,en el Teatro del Soho CaixaBank de Málaga. E.P./Álex Zea
La actriz Verónica Forqué, en la alfombra roja de la última edición de los Premios Goya ,en el Teatro del Soho CaixaBank de Málaga. E.P./Álex Zea

Aún en shock por la muerte de la gran Verónica Forqué, no dejo de pensar en unas palabras que dijo hace poco públicamente: "Estoy cansada", y no puedo dejar de empatizar con ella.

Así llevo yo todo el año, pero no físicamente, agotada emocionalmente, y por desgracia, es algo que he comentado hace poco con varias compañeras en los Premios Forqué, que se celebraron hace unos días y en los que inevitablemente me acordé de Verónica. Muchas estamos cansadas, agotadas, y es algo que se repite, es una constante en esta bella y dura profesión nuestra.

Hace unos años, al recoger el premio honorífico de la revista Fotogramas, Carmen Maura dijo: "Lo más complejo de esta profesión es estar cuerda. Un día eres la más deseada y al día siguiente no te llama nadie". Esas palabras retumbaron tanto en mi interior que hoy, al escuchar lo de la muerte de Verónica, me vuelven a doler.

Y duelen, no solo por la inestabilidad económica o porque tengamos que hacer malabares, o porque Murphy existe y de golpe tienes varios proyectos a la vez y no puedes hacerlos todos, o pasa el tiempo y te tiras meses o incluso años sin trabajar, y sin ingresar.

No es solo eso, es la INESTABILIDAD EMOCIONAL, eso es lo peor de esta profesión que adoramos y que nos engancha como una droga.

Esa inestabilidad emocional no te la cuenta nadie, ni cuando estudias interpretación, ni cuando te dan premios, ni cuando te ven en alfombras rojas. Nadie repara en ello, nadie habla de ello, como de la SALUD MENTAL. Y ahí creo que es donde tenemos que trabajar más para tener una vida y una carrera largas y sanas.

Y si encima eres alguien risueño como era Verónica, o fuerte como yo, todo el mundo piensa que te va genial, que no paras, que has conseguido sueños, que tienes una carrera con proyectos por los que más de una mataría. Y sí, todo eso es cierto, incluso yo mataría por proyectos en los que he participado. Pero detrás hay mucho esfuerzo, mucha lucha, mucho sufrimiento a veces, y no siempre estás fuerte, no siempre puedes con todo, y te sientes "cansada", como decía ella, o como el genial Robin Williams; personas que hacían reír al espectador y que a muchos les ayudaban a no pensar en sus malos momentos, pero con una carga de agotamiento emocional detrás de cámara terrible.

Por eso mi reflexión es la siguiente: cuidémonos, no solo físicamente sino también emocionalmente; desestigmaticemos hablar de salud mental, pidamos ayuda y hablemos de ello en público, porque incluso Superwoman tenía debilidades y no pasa nada por mostrarlas.

Esta profesión nuestra es maravillosa, y nos llena muchísimo en tantos aspectos, pero también tiene unas contrapartidas muy complejas y peligrosas si no estás fuerte emocionalmente. Y se incrementan con la fama y con la exposición mediática y en redes.

Yo, para acabar este humilde artículo, me quedo con la grandeza de Verónica Forqué. Es historia de España, sus personajes son maravillosos como lo era ella, como dicen todos los compañeros que han compartido proyectos y momentos.

Así que: GRACIAS, en mayúsculas. Y descansa.