el pingue

Cerdas de plástico.

La olla express en la que dice haber hecho una y otra vez el rabo de toro es alemana, un regalo por domiciliar la pensión. A él se la había dado su suegra, harta de cacharros acumulados en los armarios de cocina. "En media hora el rabo está hecho", decía ufano. Manuela miraba por el hueco que dejaban sus gafas progresivas y a las que aún no se había acostumbrado. Así fue como descubrió, una vez más, que el segundo matrimonio de su hija no iba a durar.

"Sí que es buena la alemana", dijo en el preciso instante en el que él aparecía con la cazuela.

 

"Otro que no ha echado un ojo al cuaderno de la familia. ¡Lo pone bien claro!: macerar la carne con vino de cosecha, zanahorias, cebollas, canela y cáscara de naranja al gusto. Dejarlo así una noche. A la mañana, de temprano, freír la carne pasada por harina y bien salpimentada, estofarla con la verdura, cubrir con el vino, un poco de agua, laurel y media pastilleja de avecrem. Dejar tapado en la de hierro 3 horas, mínimo, a borbotón. En menos tiempo la carne hay que arrancarla del hueso. El abuelo no lo podrá comer si no está bien hecho".

-"Qué te parece, suegra"....

-"Qué me va a parecer. Que no sé cómo se me ha olvidado el cepillo de dientes..... "

"Pobre Prudencio si viviera", pensó, "con lo mal que lo pasó cuando el Dioni le hizo la postiza".

 

Letrasjuntas nº2

****

Queridos y queridas: comienza el verano. Durante estos meses el blog se va a llenar de algunas "letrasjuntas", no llegan a eso "tan" como son los micro relatos. A ver qué tal. Sin pretensiones. Va a ser mi "Vacaciones Santillana" con el que espero recuperar tono blogger.