Tierra de nadie

El pasado encadena a Rajoy

Hay quienes utilizan el pasado como trampolín y quienes se limitan a usarlo como sofá. Entre éstos últimos está Rajoy, al que siempre le pudo la pereza a la hora de cambiar los muebles. No es extraño, por tanto, que el del PP sufra ahora las incomodidades de haber mantenido a ese viejo sillón de orejeras llamado Jaime Mayor, un hombre que en el desierto del Gobi sería capaz de detectar una negociación con ETA aunque se hablara bajito, y de haber intimado más de la cuenta con Jaume Matas, que de ser un mueble lo sería de diseño y pagado en negro.

Dicen que Mayor Oreja sufre de paranoia, y que basta que vea a dos tipos tomando café en un bar para que crea que son Eguiguren y Josu Ternera pactando la autodeterminación del País Vasco. Rajoy lo destinó a Estrasburgo, quizás con la esperanza de que viajando y conociendo gente se le pasara la obsesión, pero el enfermo no mejora. Lo peor es que si, en medio de una implacable persecución a ETA y con una batería de medidas en cartera para impedir a la izquierda abertzale colarse en las instituciones, Mayor Oreja deduce que Zapatero es un aliado de los terroristas, lo siguiente será llamar traidor a Rajoy por ignorar su advertencia y mantener el apoyo al Gobierno. Todo se andará.

Siendo lo de Oreja incurable, la afección de Matas es de las contagiosas. Rajoy entiende que le apartó a tiempo de su lado, como comprobó el día que se quedó a solas con la hucha de sus hijos y no trató de destripar al cerdito. Ahora que lo ve entregando el pasaporte y rebuscando en los bolsillos algo de calderilla para pagar una fianza con la que evitar la cárcel, borraría si pudiera sus travesías juntos, las carantoñas mutuas y, sobre todo, esa frase que le perseguirá mientras viva: "vamos a intentar hacer en España lo que Jaume y todos vosotros hicisteis en Baleares".

Maldito pasado. Encadenarse a él es lo que tiene. Uno se imagina a Rajoy leyendo el periódico. En una página está Aznar, cada día más joven, poniendo a caldo al PSOE; en otra Arenas que, como siempre, se presenta en Andalucía; más allá se habla de Cascos, que tiene ganas de política; en otra Trillo, a vueltas con el Código Penal; y en las de economía Rato, opinando sabiamente sobre la crisis. Rajoy mira la fecha. ¿Qué día es hoy? ¿Estamos en 2010 o seguimos en 1990?