¡Eureka!

El futuro del césped artificial para el fútbol crece en Murcia

cesped1

Por Christian González

El futuro del césped artificial crece en Murcia y no se nutre de agua, sino del ingenio de dos emprendedores empeñados en lograr que este material sea cada vez menos artificial y más atractivo para sus usuarios más exigentes: los futbolistas. Han desarrollado dos productos, uno a base de coco y otro con corcho como materia prima para tratar de mejorar la experiencia de jugar al deporte rey en este tipo de instalaciones.

Manuel Ángel Sánchez y José Luis Rubio, socios de la empresa Greenpoint Natura y acostumbrados durante años a instalar césped artificial para usos muy diversos, conocen muy bien sus virtudes y defectos. Después de escuchar continuamente los problemas que conlleva se decidieron a innovar por su cuenta.

"Los campos de césped artificial llevan un relleno para imitar las propiedades que tiene la tierra en uno real. La primera capa es de sílice y encima se echa caucho, debido principalmente a la elasticidad de este material. ¿Las desventajas del caucho? Muchas. Es abrasivo, mancha y hace subir muchísimo la temperatura. Puede llegar a ponerse a 80 o 90 grados en verano. Una barbaridad. Pero sobre todo es muy tóxico", explican.

Coco y corcho

Llegados a este punto, se pusieron manos a la obra en busca de un material óptimo. "Primero probamos con una arenilla volcánica molida, pero no conseguíamos la elasticidad que queríamos. Y por encima de todo nuestro objetivo es que fueran productos naturales, para evitar la toxicidad".

Al final dieron con dos materiles ideales. El coco y el corcho. "El primero se llama Coco-green y el segundo Cork-green. Lo que cambiamos es la última capa y sustituimos el caucho por el coco tratado de forma especial, en el primer producto. En concreto usamos las fibras del mesocarpio, el recubrimiento intermedio del fruto del cocotero".

El aspecto del producto es muy bueno, para lo que se quiere: un color parecido a la tierra y olor a madera… da una sensación de olor y tacto muy parecida a la tierra.

cesped2

Sin embargo su producto estrella es el basado en corcho. "Es más caro, pero también mucho mejor. Estamos introduciéndolo en los campos de última generación. Hemos realizado pruebas en campos de 'fútbol once' fuera de España y ya hemos vendido también nuestro producto fuera del país. En Marsella se ha hecho un campo y están encantados. Tiene las mismas propiedades elásticas que el caucho pero es natural. No es tan oscuro como el coco, pero da un aspecto visual también muy bueno. Le hacemos un tratamiento para que conserve las propiedades que nos interesa el mayor tiempo posible y el resultado es muy bueno".

¿Las ventajas de las que presume su producto? No es abrasivo y evita lesiones en los deportistas por este motivo. Tampoco tiene flotabilidad (efecto barco) y, lo más importante, consigue un mayor realismo en el juego, ya que evita el efecto "bote" del balón. Además es biodegradable y no es tóxico. También alcanza una temperatura mucho menor que con otros rellenos.

Homologación de la FIFA

Manuel Ángel y José Luis explican que en estos momentos están inmersos en las pruebas para lograr la homologación de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA). "Hay que cumplir, por ejemplo, con ciertos 'giros de bota', lograr la granulometría y la elasticidad adecuadas, que no se pase ni se quede corto... etc." Por el momento ya han creado dos campos de 'fútbol cinco' en España con este material.

Su reto inmediato, controlar día a día las complicaciones económicas propias de una empresa pequeña y sin ayudas de las administraciones. "Al principio nos ayudó algo el Instituto de Fomento de Murcia, en 2010, pero desde la crisis nada", confiesan.

Su apuesta ahora pasa por conseguir un certificado ISO 9.000 para ampliar su mercado. "En Europa es muy importante este tipo de certificados en las empresas".

Además tienen otros proyectos en mente para el futuro. "Hemos desarrollado y patentado un producto para los cristales de las pistas de padel, evita la formación de condensación por la diferencia de temperatura".

¿Cómo podrían ayudar las administraciones a pequeños empresarios innovadores como ellos? Manuel Ángel y José Luis lo tienen claro: "Sobre todo en el aspecto técnico. Muchas veces un pequeño innovador se ve sobrepasado con estas cosas. Fichas técnicas, pruebas de laboratorio… Al final uno se pierde y tiene que resolver todo a base de poner dinero".

cesped3