El grito en el suelo

Diverticulitis aguda

Pensé que era apendicitis
porque el espasmo, aunque fuerte,
disimula.
Puta diverticulitis
que me aqueja y no divierte
pero encula.

El caso es que ando postrado
con dieta blanda en el lecho
del dolor.
Lo sufrido por gozado,
peor es volar maltrecho
a Nueva York.

Los galenos me han prohibido
rock and roll, drogas y pajas,
copa y puro
pisar el freno ha servido
para cortar la baraja
del futuro.
En la camilla de urgencias
con olor a crisantemos
suena un blues,
farmacéutica licencia,
otro domingo hablaremos
del Perú.

Duquelas y sinsabores
sobresaltan los pomelos
de mi canto.
Perdónenme los lectores
que haga ripios con mis duelos
y quebrantos.

No hay barranco que no tenga
su homo ludens, su homo fáber,
su torero.
Ni mal que por bien no venga,
dijo Franco ante el cadáver
de Carrero.