El grito en el suelo

Urgencias

Urge cambiarle al corazón las pilas
cuando el viento
irredento
rompe banderas.
No le prestes a Dalila
tus tijeras.
¿Dónde carajo está la nueva izquierda
sin complejos
contra el viejo
caimán de la burrez?
Que se sacudan la mierda
de una vez.
Huérfana del ladrillo neobarroco,
la hueste rojigualda
antiMafalda
grita que viene el coco.
Duran poco las faldas
a lo loco.
Hasta los pajarillos desafinan
con su tosco pío pío
sombrío
entre cañones.
El futuro es una esquina
sin balcones.
Flota en el aire una melancolía
de hojas de un calendario
mercenario,
qué dolor.
Mañana será otro día
mucho peor.
Por no pedir disculpas ni permiso,
levanté una balada
hipotecada
con sangre de otra herida,
sin otro compromiso
que la vida.
No es buen domingo para la tarea
de dejar de fumar.
Aunque la bolsa no sona,
hoy pasea
de luces por Barcelona
José Tomás.