Las carga el diablo

Carta a los concejales de Carmena sobre la dichosa web municipal

equipo carmena dos

-¿Qué le pasa a tu pulgar? ¿No ibas a obligar a Carmena a cerrar la web?

Desafiante y punto insolente, condición y figura, Esperanza Aguirre se dirigía hace pocos días con estas palabras a Antonio Miguel Carmona cuando se cruzaba con él en presencia de un buen enjambre de cámaras y micrófonos. Luz y taquígrafos para un intercambio de comentarios que dejaron ver a un Carmona intimidado y apocado, como avergonzado ante la sexagenaria lideresa por estar apoyando al gobierno municipal de Manuela Carmena.

- Ya te conté que estuve hablando con la alcaldesa y que me dijo que iban a rectificar, contestaba un tímido y acomplejado Carmona con una actitud que recordaba a la del alumno a quien el profe pilla en un renuncio, éste le pide explicaciones y él no sabe qué contestar.

- Tú sabrás lo que estás haciendo, tú sabrás, replicó una Aguirre altiva y perdonavidas mientras continuaba su camino y dejaba al portavoz socialista prácticamente con la palabra en la boca.

La dichosa web municipal. El tema del mes, manda narices.

Suma y sigue en la estrategia de acoso y derribo, de marcar la agenda, de no dejar respirar a un gobierno novato cuyos integrantes se están dejando comer el terreno y la moral como verdaderos pardillos.

Vamos a ver, estimados miembros y miembras del gobierno municipal madrileño: ya está bien de dejarse intimidar, ¿no os parece? No os podéis dejar marcar la agenda ni un minuto más; no podéis actuar, a la hora de tomar decisiones, con miedo a lo que la caverna vaya a opinar sobre ellas ni dejaros arrastrar por los falsos debates y polémicas que se inventan a diario. Cada mañana sale de sus casas toda una escuadrilla de incondicionales propagandistas bien pagados que se desparrama por teles y radios para vender consignas contra cualquier cosa que hagáis con tal de distraer la atención, generar comidilla, alejar al ciudadano de lo sustancial, tenerlo entretenido e impedir que trabajéis mínimamente en paz.

No podéis continuar dedicando la mayor parte de vuestro tiempo a responder tonterías. Ya está bien. No podéis dedicaros a servir cabezas en bandeja cada vez que enfilan a cualquiera del equipo de gobierno; no podéis tolerar que no os dejen trabajar: no podéis caer una y otra vez, día sí y el otro también, en esas infantiles trampas que acaban robándoos el tiempo, la serenidad y la posibilidad de centraros y concentraros en vuestro trabajo de gestión.

Haberle quitado el ayuntamiento de Madrid a la derecha es una agravio muy gordo que los prebostes peperos y sus adláteres ni han digerido ni parecen dispuestos a perdonar, los muy demócratas. Estáis sobreexpuestos porque Madrid tiene un plus añadido de repercusión. Madrid es un altavoz que todo lo magnifica. El ABC y La Razón se leen en Cuenca, en Orense o en Fregenal de la Sierra provincia de Badajoz. En toda la geografía nacional tienen a Carmena hasta en la sopa, mientras que lo que los periódicos de A Coruña, Cádiz o Zaragoza, por ejemplo, hablan de sus respectivos alcaldes, apenas rebasa los límites provinciales.

Sois la punta de lanza, la joya de la corona, y perdón por recurrir al tópico de siempre. La derecha no os va dejar respirar. Ni os han dado ni os van a dar ni un minuto de tregua. Esperanza Aguirre es la amoralidad misma y no soltará ni un solo cacho de carne, por diminuto que sea, si cree que hincándole el diente puede hacer sangre. Metéoslo bien en la cabeza.

Miembros y miembras todos y todas del equipo de gobierno del ayuntamiento de Madrid, no os dejéis avasallar, por favor. Sois el escaparate de lo que pasó el 24M en España. El foco de muchas esperanzas y a su vez el objetivo de buen número de cañones. A Ada Colau y a su equipo también los tienen enfilados, sobre todo La Vanguardia, y más desde que parece que puede peligrar la millonaria subvención que este periódico recibía de Trías. Pero la pérdida de Madrid es demasiada herida para este PP pendenciero y altanero que ladra a diario, sin pudor alguno, su peligroso rencor por las esquinas.

Amigos y amigas del gobierno municipal madrileño: de cómo decoréis vuestro privilegiado y expuesto escaparate dependen bastantes cosas. Por eso, a los desaprensivos que se levantan cada mañana con la intención de buscaros la ruina, no se les puede dejar pasar ni una. Hay que pegar contundentes puñetazos encima de la mesa. Y hacerse respetar, que ya va siendo hora.

La jauría que ha destrozado Madrid durante tantos años, que lo ha dejado todo hecho unos zorros, no puede pensar que va a destruir una vez más los sueños y las esperanzas de quienes os han puesto donde estáis. Gobernáis para acabar de una puñetera vez con todas esas miserias y desenmascarar a tanto miserable suelto.

Están consiguiendo que pasen los días y no pongáis sus desmanes al descubierto. En Valencia y en A Coruña ya han empezado a hacerlo ¿Cuándo conoceremos con detalle, y con números, alguna de las muchas tropelías presuntamente perpetradas por el PP durante sus más de veinte años al frente del ayuntamiento de Madrid? Si os están quitando tiempo para hacer ese trabajo, no debéis tolerarlo. Plantad cara ya, por favor, que la única manera de bajarle los humos al chulo del recreo, desde que el mundo es mundo, es hacerle ver que no le tienes miedo y que estás dispuesto a demostrárselo si se empeña en continuar poniéndose pesao.

La iniciativa tiene que ser vuestra. Que no os marquen la agenda. Espabilad. Gestionad y contádnoslo. Contadnos también lo que vayáis encontrando debajo de las alfombras. Que sean ellos los que tengan que responder a la información que vosotros generáis y no al revés. Ya está bien de perder el tiempo respondiendo a sandeces como la del artificial revuelo montado en torno a la web municipal. Señuelos para distraer al personal. Se os quieren comer en pepitoria, pero ni un golpe de pecho más. Se acabó.

J.T.