La tramoya

No es el gobierno, es Casado y el PP quienes apoyan a dictaduras

El líder del PP, Pablo Casado, durante su intervención en el 16 Congreso Autonómico de la formación, en el que el presidente de la Junta de Andalucía y del PP-A, Juanma Moreno, fue reelegido para los próximos cuatro años, este domingo en el Palacio de Congresos de Granada.- EFE/ Pepe Torres

El secretario general del PP, Pablo Casado, recibió hace unos días al dirigente de la oposición cubana, Yunior García, y aprovechó la ocasión, como es habitual en él, para arremeter contra Pedro Sánchez y su gobierno.

Después de la entrevista que mantuvieron, Casado se dirigió al presidente diciéndole que "debe liderar la posición de la Unión Europea para exigir democracia en Cuba", afirmando que en la isla hay "una dictadura terrible con miles de asesinatos y presos políticos".

La existencia de una dictadura en Cuba es una evidencia que no admite discusión, si se considera que lo es cualquier régimen político en el que no haya elecciones libres ni plenas libertades reconocidas a toda la ciudadanía sin distinción. Sin embargo, es mentira que allí se cometan miles de asesinatos y que haya miles de presos políticos.

No hace falta ser un lince para saber que si fuese verdad que allí hay miles de asesinatos, lo estarían denunciando y relatando sin cesar todos los medios de comunicación del mundo "libre". Si basta con que se reprima una sola manifestación en cualquier lugar de Cuba para que se informe de ello en los informativos, ¿cómo se puede creer que haya habido miles de asesinatos sin que se haya dicho nada de ellos durante años?

También es mentira que en Cuba haya "miles de presos políticos". Ya estaría mal que hubiera uno solo pero lo cierto es que no hay miles.

Es muy difícil saber cuál es la lamentable realidad de los presos políticos en todo el mundo. En el caso cubano, tomaré como buenos, sin riesgo de que puedan proceder de una fuente que los oculte, los datos que proporciona la organización Prisioners Defenders. Es una organización no gubernamental anticastrista dedicada a defender los derechos humanos, aunque en realidad centrada en la situación cubana y cuya información suelen asumir como buena el Parlamento Europeo, Naciones Unidas, Amnistía Internacional o el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Pues bien, según esta organización, en noviembre del año pasado había en la isla 137 condenados y presos políticos y en la actualidad esa cifra habría subido a 683, como consecuencia de las detenciones por las movilizaciones que se han llevado a cabo en los últimos meses (el listado completo aquí).

Miente, por tanto, Pablo Casado cuando dice que son miles.

He dicho que un solo preso político me parece mucho, así que no estoy tratando de justificar los que haya en Cuba. Deberían estar en libertad. Lo que quiero señalar -porque me parece que es lo importante- es que el líder de la derecha española exagera la situación de Cuba mientras que silencia constantemente la vulneración mucho más grave de los derechos humanos que se lleva a cabo en otros países.

Casado y su partido se envalentonan cuando se trata de condenar la falta de democracia en Cuba y se callan ante la represión y falta de libertades mucho más flagrante que se sufre en otros países de los que, por el contrario, se manifiestan como fieles aliados o con los que defienden que se estrechen todo tipo de relaciones.

¿Por qué critica Casado a Cuba y no condena que nada más y nada menos que el Rey Juan Carlos se haya ido a Emiratos Árabes, donde también hay presos políticos y se tortura a quienes defienden las libertades y los derechos humanos? ¿Por qué Casado y su partido no solo no han condenado, sino incluso aplaudido golpes de Estado que han acabado con la democracia y las libertades en otros países?

¿No es extraño que se ponga tanto énfasis en la falta de libertades de Cuba y se mienta sobre el número de presos políticos cuando, al mismo tiempo, se calla que en otros países hay cien veces más presos y mucha menos libertad?

Si Pablo Casado y su partido están verdaderamente preocupados por defender la democracia y la libertad en el mundo, ¿por qué no denuncian todos los casos en las que faltan o se violan, en lugar de mencionar siempre los mismos? Si realmente quisieran defenderlas tienen bastante fácil descubrir cuál es su enemigo principal.

La organización independiente Freedom House, tampoco sospechosa de ser proclive a ideas progresistas, elabora un listado de países "no libres", en los que se carece de democracia y no se respetan los derechos humano. Son los que deberían merecer la condena de cualquier persona que honestamente se proponga luchar a favor de la democracia y los derechos humanos.

En su último informe, aparecen en esa lista 50 países y diversos analistas se han dedicado a compararla con la de las naciones que reciben de Estados Unidos armas, entrenamiento militar o financiación para el ejército o las fuerzas de seguridad. El resultado es meridiano: 41 de esos 50 países no libres del mundo, es decir, el 82% recibe financiación de Estados Unidos para adquirir armamento; 44 (88%) reciben entrenamiento militar; 32 (64%) reciben financiación para actividades militares de Estados Unidos; y, en total, 48 países no libres (el 96%) reciben alguna de esas tres ayudas (aquí).

Es más o menos la misma realidad que mostró un informe de Security Assistence Monitor de 2019 al señalar que 24 de los 36 países que recibían ayuda antiterrorista de Estados Unidos tenían graves problemas de corrupción.

Si Pablo Casado y su partido quisieran luchar por la libertad y la democracia no tendrían como punto de mira lo que pasa en una pequeña isla del Caribe, sino a Estados Unidos, que es el soporte efectivo e indispensable para que existan la inmensa mayoría de las dictaduras que hay en el planeta. Apoyando a Estados Unidos y guardando silencio ante el sostén que esta potencia les presta, Pablo Casado y su partido solo muestran su falsedad y doble moral.