Opinion · La preguntadora

LA BOMBILLA DESINVENTADA

Un documental, emitido por TVE y todavía accesible en su web (“Comprar, tirar, comprar”), descubre la bombilla encendida más longeva del mundo. En un parque de bomberos yanqui la tienen enfocada con una webcam, día y noche, para probar su récord, para no perderse el momento en el que se funda y, también, para que ningún fabricante de bombillas atente contra ella impunemente. Y es que su luz simboliza mucho más que una idea que aparece. Su brillo perenne y este buen trabajo periodístico demuestran que las primeras bombillas duraban más de un siglo y que sus fabricantes se encargaron de sustituirlas por otras que no llegaran al lustro. Y hay quien defiende que así es el mercado… Pues bien, yo creo que esta bombilla vintage demuestra que lo que vale para el ciudadano de a pie no vale para los grandes empresarios. La gente normal sabe que la ley más básica de convivencia es no hacer daño a propósito al prójimo para poder exigir lo mismo y para no acabar castigado. Y si el mercado necesita crecer constantemente, los seres humanos también. Sólo que los segundos se ven obligados a no dañar al resto para buscarse la vida, mientras el mercado puede hacer lo que le de la gana. El mal común debería ser un límite infranqueable y, sin embargo, parece el coño de la Bernarda. Esta bombilla encendida para mí simboliza todos los inventos desinventados para desdicha del planeta y para provecho de unos pocos. Esta bombilla, las gripes con letra o las invasiones rentables sin consecuencias para los culpables demuestran que al sistema no va. Nada de esto es nuevo pero cada vez lo sabemos más.