Opinion · La preguntadora

Contra el protocolo de pago

Marta Nebot

Esta semana nos hemos enterado de que la Presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco Lorenzo, pagó con dinero público un tratamiento de belleza o un masaje. No podemos especificar más porque ni la susodicha, ni el establecimiento en el que pagó con la tarjeta de la institución, han querido aclararlo. 179 euritos a cuenta de los entre 3.500 y 3.800 euros que recibe al mes el PP de León en concepto de protocolo.

El protocolo, según el diccionario de la RAE y dejando al margen sus acepciones médicas y jurídicas, es : “Regla ceremonial diplomática o palatina establecida por decreto o por costumbre”.

Me parece muy bien que nuestros políticos sean diplomáticos y ceremoniosos pero también me parece fatal que eso nos cueste dinero y, mucho más, que lo tengamos que pagar por decreto o por costumbre mientras nos cae la del pulpo.

Que esta política, que tiene 13 cargos, que en 2010 se llevó 62.000 euros en dietas y a la que han denunciado con un informe que revela que cargó a las arcas del estado gasolina para asuntos propios y utilizó el coche oficial y el chófer para sus cositas, es una cutre está claro desde hace tiempo. Lo sorprendente para mí es que las partidas de protocolo no hayan sido recortadas hasta convertirlas en cero. Que fácil es recortar hacia fuera y que difícil recortar hacia dentro. Esta mujer lo mismo considera protocolario hacerse las uñas o quitarse el bigote; otros, considerarán que lo suyo es invitar a café o a comer a sus votantes.. Da igual, se lo gasten en lo que se lo gasten, está malgastado.