Opinion · La verdad es siempre revolucionaria

El 8 de Marzo no basta, ¿ahora qué?

El éxito de las manifestaciones del 8 de marzo ha ratificado que el Movimiento Feminista es el más numeroso, organizado y combativo de los movimientos sociales. Y todas nos congratulamos. Hoy, 10 de marzo, la pregunta sin duda es, ¿Y ahora qué?

Después del 8 de marzo de 2018 el Partido Feminista organizó unos debates que grabó e introdujo en You Tube -en el canal del Partido Feminista se pueden encontrar-  el primero de los cuales tiene como tema “Después del 8 de marzo, ¿qué? “.  La pregunta es la misma un año más tarde.

En 2018 comprobamos, satisfechas y emocionadas que el trabajo realizado durante cuatro décadas había fructificado. Estamos en 2019 y volvemos a felicitarnos por nuestro éxito. Pero ahora, ¿qué?

La evidencia de que millones de mujeres, y muchos hombres, estamos en la calle reclamando la deseada igualdad, el fin de la violencia machista, acabar con las diferencias salariales, participar en todos los aspectos de la vida social, y las demás demandas que contienen los manifiestos de las ciudades que se manifestaron, ha llevado a los partidos políticos parlamentarios a unirse de una manera u otra a la estela del feminismo.

Sobre todo porque hoy tienen el recelo de que esa fuerza de cientos de miles de mujeres pueda convertirse en apoyo del Partido Feminista, al que hasta ahora no habían valorado. Y saben que si  así fuera nos convertiríamos en una potente organización política. Durante años, tanto el MF como los partidos dominantes nos han ignorado, ninguneado y hasta despreciado, a pesar de que desde 1979 hemos estado en primera línea de fuego en todas las batallas que ha librado el feminismo, y ganado.

El Movimiento Feminista se declara apolítico y apartidista, considerando que así demuestra su virtud. Considerando que la política es perversa y que los políticos son corruptos, reivindican constantemente su alejamiento de los comportamientos partidistas y de las batallas electorales. Aseguran que su papel de agitación y reivindicación  se realiza en las asociaciones cívicas no relacionadas con partidos.

Pero lo cierto es que estos principios están falseados de raíz, ya que casi todas las asociaciones de mujeres están aliadas de una forma o de otra con un partido político; que las dirigentes más veteranas y conocedoras de la lucha son militantes y hasta dirigentes de alguno, y que lo que pretenden, y tantas veces consiguen, es derivar la ideología y la  acción de las asociaciones hacia los planteamientos y objetivos perseguidos por su partido. Y cuando este gobierna, como es el caso del PSOE, durante casi 24 años en la nación, 37 en Andalucía y 33 en Extremadura y Castilla La Mancha,  las asociaciones que reciben las mayores subvenciones económicas son las que están ligadas, o directamente creadas por el partido. Estas organizaciones se convierten así en fieles aliadas de los gobiernos que las sustentan y constituyen los nichos de votos que necesita el partido a base de prestar diversas ayudas a las mujeres.

Con esto no descubro ningún secreto, ya que esta actuación  se ha convertido en tradicional, aunque en las Comisiones del 8 de marzo y del 25 de noviembre como en las de otros muchos temas, las dirigentes finjan que no pertenecen a ningún partido, por más que todas nos conozcamos.

Con esta misma estrategia, se le niega la legitimidad al Partido Feminista, porque nunca nos hemos prestado a semejantes supercherías. Y siempre participamos como tal, aunque nos acosen, en las comisiones, reuniones y asambleas que se organizan en el seno del MF. Pero siguiendo esa perversa táctica de no reconocer más autoridad que la de los partidos parlamentarios, en el día de hoy El País dedica tres inmensas páginas a deslegitimar la existencia del Partido Feminista -y me descalifican a mí haciendo hincapié en mi edad-, que según dicen las entrevistadas, todas miembras y hasta importantes cargos del PSOE, no tiene razón de existir. Defienden, como desde hace cuarenta años, que la única política feminista eficaz es la que se realiza en los partidos que gobiernan, por lo que las feministas deben afiliarse en ese partido para cambiar las cosas dentro. Mantra ya conocido desde los tiempos de la Transición.  

Resulta oprobioso que se oculte que el Partido Feminista ha tenido y tiene una real influencia social que  todas conocen. A la vez que se niegan a reconocer que el PSOE no ha llevado a cabo las necesarias reformas que tenían que beneficiar a las mujeres.

Desde la batalla por legalizar el aborto, en una ley de supuestos que constituía un verdadero calvario para las mujeres,  el PSOE ha tardado veinte años en aprobar la ley de Violencia de Género y veinticinco la de Igualdad. Y ambas son incompletas e ineficaces. Y ocultan que la Ley de Violencia la impulsó el Partido Feminista desde el año 1982, en que cuando regresé de EEUU traje la legislación del Estado de Nueva York, que ni se conocía aquí. Con muchas otras organizaciones feministas y la colaboración del Partido Feminista del País Vasco, propusimos al PSOE un proyecto mucho más protector de las víctimas que el que al final presentaron ¡doce años después!

El resultado es que desde 2004 en que se aprobó esa tan alabada Ley de Violencia, han sido asesinadas 1.200 mujeres –la última hoy, 10 de marzo-, 2.500.000 son maltratadas sistemáticamente, se denuncia una violación cada 8 horas, 500 niños han quedado huérfanos porque el padre ha matado a la madre, decenas de menores sufren por aplicarse sistemática y judicialmente la custodia compartida para ahorrase el padre la pensión alimenticia y hacerse con la propiedad de la vivienda, la brecha salarial se encuentra en el 30%, la explotación laboral de las que trabajan en varios sectores productivos es decimonónica,  y la participación de las mujeres en los espacios de poder económicos, sociales, culturales y políticos, sigue siendo tan raquítica como siempre.

Lean los manifiestos del 8 de marzo.

Por tanto, la estrategia que defienden las entrevistadas por El País -que con evidente mala intención es capaz de resucitar una realizada en el año 1981- no parece dar tan buen resultado. Ni la participación de muchas feministas en el PSOE, ni el número de ministras que han tenido capacidad de gobierno, ni los millones de votos que ha recibido, han cambiado sustancialmente las condiciones de explotación, de marginación, de opresión, de humillación, que las mujeres como clase social y económica seguimos sufriendo. Más se ha conseguido por la presión del MF en la calle que por la acción de gobierno del PSOE.

Hoy que nos encontramos en el día después del exitoso 8 de marzo, la pregunta vuelve a ser la misma que la del año pasado: ¿Y ahora qué? El MF, cuando haya descansado unos días, volverá a reunirse para organizar la manifestación del 25 de noviembre y los partidos que ganen las elecciones y puedan gobernar volverán a repetir sus mismas políticas, cuando no peores. Y ni las manifestaciones en las calles ni la mayor presencia femenina en los Consejos de Ministros lograrán modificar sustancialmente la penosa situación que sufren las mujeres en nuestro país.

Descalificar tan descarnada y agresivamente al Partido Feminista como hace hoy El País demuestra por un lado la hostilidad que desde hace dos décadas nos ha mostrado ese diario, vocero y cómplice del Capital, y por otro un cierto escalofrío de miedo que recorre, como un fantasma, a los partidos parlamentarios ante la posibilidad de que el Partido Feminista alcance la fuerza que se merece. Y como no pueden acusarnos de corrupción ni de derechismo ni de ser enemigas del progreso y la igualdad, recurren al desprecio y la descalificación, armas ya conocidas en ese pantano de cocodrilos en que las grandes formaciones han convertido la política en nuestro país.

Por eso la participación política del Partido Feminista  se hace más necesaria que nunca, para que  el  feminismo transformador alcance a gobernar y pueda realizar los cambios imprescindibles que beneficien a las mujeres.