Luna Miguel

EL BARTO

EL BARTO

Curro Aguilar
20 años

Curro

¿Qué tiene brasil que a Curro Aguilar le gusta tanto? "Desde que empecé a estudiar el Grado de Turismo estoy obsesionado con los países de Sudamérica, me encantaría trabajar allí, viajar por todos ellos. Sobre todo me obsesiona Brasil, no sé por qué, me atrae mucho su cultura y me atrae mucho la imagen que pretenden dar cuando en realidad hay tanta pobreza. Es un problema general. Un problema con difícil solución." Para descubrir lo que dice Curro Aguilar sólo hay que comparar telediarios con telenovelas. Cuanto más pobre es un país, cuanta más violencia hay en sus ciudades, más ricos, blancos y pijos son los personajes de sus series o sus películas. "Sólo gracias al cine alternativo y a algunos reportajes podemos ver la verdadera realidad".

Curro ha crecido viendo en casa las telenovelas de sobremesa que ponía su madre. "Es posible que sea únicamente una coincidencia, pero en aquella época ya me llamaban la atención los escenarios y el acento de aquellos personajes." ¿Quién no ha visto de pequeño un trocito de aquellas emisiones y ha imitado luego la voz, los nombres larguérrimos o incluso aquellas tumultuosas historias a la hora de jugar con los Playmobil? "De mi infancia no sólo recuerdo las telenovelas, que por otro lado yo no veía. Lo que más he visto son los dibujos animados, si tuviera que elegir diría que Chicho Terremoto era mi favorito, ¡posiblemente hasta mi inspiración a la hora de jugar al baloncesto!" Porque antes, muchísimo antes de Bob Esponja y todo este boom amarillo ya bailaban en nuestras pantallas algunos clásicos como Oliver y Benji (desafiando a la física), Digimon y Pokemon (desafiando a la audiencia), La Banda del Patio (desafiando nuestras ganas de ir al colegio) y los siempre maravillosos Goku y Sailor Moon (clasificando nuestra sociedad, nuestra infancia: niños por un lado y niñas por otro; nuestras ganas de aventuras y de comprar coleccionables en un álbum con cromos). Todas esas series y muchas más significaron tanto para nuestras mañanas que es imposible no recordarlas con cariño. "De todas sólo una ha sobrevivido a los 90, a la primera década del siglo XXI, y seguro que a la eternidad." ¿Qué tienen los Simpson que a medio planeta le gusta tanto? El verdadero universo amarillo. El verdadero símbolo: BART.