Luna Miguel

Per Pub Cal Int

Se ha hablado mucho de la situación de Público, este en el que ahora escribo y este en el que desde agosto de 2009 he venido trabajando como "columnista loca" (me gusta llamarlo así, puesto que aquí siempre –o casi siempre– he podido decir lo que me ha dado la gana de la manera más sucia e infantil posible o incluso de la manera más poética y cursi).

Explicar a estas alturas que Público es importante sería una tontería. Como he dicho en los últimos meses el mundo del papel está muerto, y más aún el mundo de un periódico como este, que se presupone joven y radical, y que precisamente por esto debería haber comenzado su adaptación al mundo digital muchísimo antes. No estoy echando culpas. Sólo estoy sugiriendo otras vías. Periodismo, Publicidad, Calidad e Internet pueden ser conceptos posibles. Ojalá Público se lanzara a investigar en este terreno. Con todos los grandes colaboradores que ha tenido, con la cantidad de profesionales que han pasado por su redacción.

No quiero ser pesimista. No quiero decir: esto es culpa del lector (qué cínico sería eso), esto es culpa de los altos cargos o esto es culpa de las nuevas tecnologías QUE HAN ACABADO CON EL PERIODISMO, porque eso sería catastrofista y mentiroso. El periodismo no ha muerto. Sólo es su vieja capa casposa la que desaparece. Abrámonos a nuevas formas, nosotros, que podemos.

Compré Público por primera vez una mañana de 2007. Tenía 17 años y quería leer algo distinto. Hoy tengo 21 años y sigo queriendo encontrar esa calidad en la pantalla de mi ordenador. Pagar por ella. Disfrutarla. Aprender como aprendí aquella mañana (han pasado casi cinco años)… pero de un modo distinto.