Merienda de medios

Leña al mono, que es ministro

Como lo de conceder cien días de gracia a un nuevo Gobierno está en desuso, a los nuevos mimbres de Zapatero han empezado a darles hasta en el DNI mientras juraban el cargo. Aunque prevista, la remodelación ha fastidiado mucho, por ejemplo, a Cristina López Schlichting, que reconocía en La Razón que pensaba dedicar la Semana Santa a pintarse la uñas de los pies "y soñar con ser mujer objeto", y esto le ha trastocado los planes. Dejemos pues a Cristina que siga soñando.

Además de contra Salgado, cuyo nombramiento, según Antonio Lucas en El Mundo, "no es cambiar de naipe sino intentar resolver un póquer con una sota de bastos", ha habido leña para el resto de los monos, fueran o no de goma. En la tertulia nocturna del martes en la Cope, un tal Belloso, ex director de Expansión, explicaba el nombramiento de Ángeles González-Sinde "porque el padre de la señora esta es muy amigo de Rubalcaba (...). Es de una frivolidad y de una falta de consistencia abrumadora". Estupendo análisis de no ser porque "el padre de la señora esta" murió en 1992. Tu inconsistencia, Belloso, sí que abruma bastante.

En ABC, Ignacio Camacho la emprendía con Chaves, "el eslabón perdido del felipismo" y "el paradigma de la indolencia y la desgana". Se ve que al andaluz le cae tan bien su paisano como Trinidad Jiménez a Santiago González: "No es médica, pero tiene experiencias internacionales, lo cual nos vendrá muy bien por si hay que combatir el beriberi o el dengue", certificaba el columnista de Ramírez.

Para encontrar florilegios semejantes del nuevo ministro de Educación, rector y catedrático de Metafísica, había que leer en Libertad Digital a José García Domínguez, del que se sabe que es de Lugo y que dejó de ser de izquierdas: "¿A qué extrañarse de que don Ángel Gabilondo de Santillana y Prisa, Conde de los Okupas, el mismo genio precoz que terminó la carrerita de Filosofía y Letras a la muy respetable edad de 31 años, esté llamado a poner coto al fracaso escolar?".

El morbo de Blanco

Faltaba Blanco, "el que tiene más morbo" para Carlos Alsina. "Aspira a ser Indalecio Prieto, pero construir infraestructuras es más complejo que fabricar consignas", escribía en el tebeo de Marhuenda. Decía Chesterton que el periodismo consiste en explicar que Lord Jones ha muerto a gente que ignoraba que estuviera vivo. Pero no vale matar a Lord Jones a quemarropa; hay que dejarle que se muera él solito.