Merienda de medios

Mariano ya no vive aquí

10-30.jpgEl PP y UPN se habían separado a lo Marichalar, suspendiendo temporalmente la convivencia, pero ahora se plantean en serio el divorcio, con la buena pareja que hacían. A los de Rajoy les ha molestado la casquivanía de la Unión del Pueblo Navarro, cuyos acercamientos a los socialistas incluían tocamientos libidinosos; y los de Sanz no han podido soportar los celos ‘populares’ por un quítame allá un voto. Concluida la relación, al menos en apariencia, el PP busca casa en Navarra con la ayuda de ese galán de cine llamado Jaime Ignacio del Burgo, que es feo pero tiene mal tipo.

Antonio Martín Beaumont alerta de este asunto en El Semanal Digital. "El neo-PP navarro va a nacer con muchas taras. Va a ser visto, se quiera o no, como el partido de Jaime Ignacio del Burgo, una especie de venganza histórica. Y Del Burgo tiene razón hoy, pero no siempre la ha tenido" asegura este genovés ilustre, aunque no aclara si Del Burgo perdió la razón buscando a ETA en el 11-M o profetizando la entrega de Navarra, la rendición de Zapatero y la ruptura de España, todo ello bien mezclado con hielo frappé y unas gotas de angostura.

La primera de estas profecías está por llegar, según afirmaba en la tertulia matutina de Onda Cero Amando de Miguel, ayer sociólogo, hoy Nostradamus: "El PNV va a ser aliado de los socialistas, los socialistas van a ser aliados del PNV y entre todos van a hacer la gran Euskal Herria". Inapelable silogismo del estilo los hombres son mortales, Sócrates es hombre, luego todos los hombres son Sócrates. José María Calleja en el micrófono de al lado apeló a la metafísica para contradecirle: "Es imposible que Miguel Sanz se preste a eso. Es como si Laporta se hiciera del Madrid".

De igual hondura intelectual es la preocupación que manifiesta José Antonio Sentis en El Imparcial: "Unos señores navarros que habían acudido encantados a una boda, ahora tienen que optar entre el novio y la novia, porque no se habían percatado de que ambos se iban a hacer travestís". Quizás ésta sea la razón por la que El Mundo destaque a cuatro columnas en su portada una frase de Rajoy que se hará célebre: "Yo todavía me visto por los pies". El editorial de Ramírez, un hombre que tiene en casa un trozo de la Pasarela Cibeles, profundiza en esta idea: "Lo esencial no es vestirse por la cabeza o por los pies, sino vestirse bien. Y el problema es que los pantalones de la unidad nacional no combinan para nada con algunas de las chaquetas del PP se ha ido probando en unas cuantas autonomías". Victorio y Lucchino han de estar prestos a tomar las riendas del PP navarro.

Traje a medida

No será alta costura, pero el ex director de ABC José Antonio Zarzalejos le ha cortado un traje a Federico I y a Esperanza Aguirre en la revista del Colegio de Periodistas de Cataluña. Le han quedado muy ceñidos, la verdad. "Lo último que querría en mi vida es estar a la ínfima altura moral e intelectual de Jiménez Losantos", ha dicho del primero. A la presidenta de Madrid se conformado con llamarla "vanidosa", "ignorante" y "miserable".

Como es sabido, no hay cosa que más repugne a Losantos que los insultos. Ha sido leer a Zarzalejos y empezar a vomitar del mal cuerpo que se le ha puesto. A sus oyentes nos ha dicho que se va a los tribunales de cabeza. "A ver si hay suerte y acierto con un juez o una jueza decente, que me traten a mí como los que me atacan a mí", ha dicho. Hágase justicia.