Opinion · Otras miradas

Adiós a Pepe, maestro de periodistas

Pablo Oliveira y Silva

Coordinador de redacción y nuevas narrativas en Público

“Busca siempre otra respuesta” fue una de las grandes lecciones que el maestro Pepe Cervera pudo darme cuando Google aún ni existía y teníamos la suerte de estar construyendo los primeros diarios en esta internet española. “A veces la lucha más valerosa no es suficiente”, escribió él mismo, y anoche nos dejó a los 54 años.

Tuve la suerte de coincidir con este genio que nunca se cansaba de aprender y de enseñar. En Canal C ninguno podíamos seguir su ritmo y su torrente inagotable de ideas, buscando siempre nuevas fuentes de conocimiento y explorando nuevos caminos para hacer algo que suena tan fácil como difícil es de conseguir: contar historias bien contadas.

En esta continua búsqueda decidió coger un desvío en su carrera de paleontólogo, abandonando a su suerte a los fósiles de carnívoros en Atapuerca, para dedicarse al periodismo, profesión a la que llegó cuando más se le necesitaba. Se vinculó inicialmente al económico Cinco Días, donde plasmó sus conocimientos en informática, internet y el mundo de las telecomunicaciones.

En pleno boom de las puntocom fundó Baquía, un digital dedicado a la nueva economía e Internet (donde me invitó a ir y aún me arrepiento de no haber seguido sus pasos), y después construyó la web del diario 20Minutos, medios que sirvieron de cantera para formar a los grandes periodistas de los actuales diarios. Asiduo colaborador de periódicos y revistas, participó activamente en congresos y cursos de periodismo digital, donde era siempre una figura admirada y muy respetada.

Fue profesor de Tecnología Multimedia en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, pero sólo tras intentar crear una Escuela de Periodismo Digital, que la gran recesión de 2008 se encargó de detener. Y mantuvo contra tsunamis durante quince años el blog Retiario, llevándolo de un medio a otro y donde publicó su último artículo hace tan solo dos semanas, dedicado al primer cosmonauta cubano.

Convencido del poder que tenemos para hacer de este mundo algo mejor, curioso como ninguno y con un hambre insaciable de conocimiento, fue un experto de verdad en casi todo y un verdadero maestro para una gran parte de los periodistas que hoy trabajamos en los medios. Algunos le consideraban un gurú de la red, y hoy mismo es trending topic, pero para muchos es y será simplemente Pepe. No hay ni habrá otro.