Otras miradas

El Lavapiés que ya no está

El barrio madrileño de Lavapiés, en el documental 'Compramos tu barrio'.
El barrio madrileño de Lavapiés, en el documental 'Compramos tu barrio'.

Muchas stories denunciando el cierre del Baobab.

Muchos gritos en el cielo por la gentrificación del barrio de Lavapiés.

Muchos likes, shares y whatevers,

incluso lugares comunes para entablar una conversación de fiesta.

Todo junto, todo todo

genera un mapa de interacciones, que es un estado de ánimo.

que alguien extraerá en una matriz de datos, y hará un mapa

y

lo utilizará como prueba irrefutable en un trabajo académico.

Tendrá un nombre muy largo, le darán una promesa de una beca.

Quizás escriba una versión de combate para un diario digital alternativo.

Que inspire a un colectivo in-ter-dis-ci-pli-nar para hacer una performance.

Y al terminar, se suban muchas stories

y alguien escriba unas notas, lo llame etnografía y lo titule: resistencia.

Pero ya no hay restaurante, y ya no hay edificio donde vivía la gente.

Porque por esas calles de lo que menos hay es gente.

Hay proyecciones del deseo que caminan,

su gentilicio es flor de este tiempo.

Imagen de marca de sí mismos,

acaban de llegar como quien dice

y lloran por el Baobab como refugio amable

y suben stories

y ahora hacen subir en bici

la cuesta de Embajadores

a un Uber Eats que no tiene nombre

pero que está en Delicias, hasta el 3 de la calle Amparo.

Mañana los tercios a tres euros en la calle Argumosa,

pasado al sol en la bicoca del Casino de la Reina.

Subiendo stories por el Baobab, contra el neoliberalismo.

Cuando lo mismo, cabría pensar

que lo más útil para ese barrio,

para los que podrían llegar a ser gente,

sería decir basta ya

se acabó.

Y que ese restaurante continuará, okupado como bar

dando ejemplo de cómo parar, aunque sea un rato nada más.

Pero los que podían hacerlo

quienes querrían luchar por ello

ya no están.

Se marcharon cuando en las casas en las que estáis

dejaron de poderlas pagar.

Y ya está,

que triste presente es ese

en el que el desamparo es tal

que solo queda constancia de este desgarro

en algún poema ñoño de Roy Galán

y en nuestras stories de Instagram.

*Ceferino Fonseca es escritor y colaborador de la revista Juego de Manos. El último libro en el que ha participado es ¡Sálvese quien pueda!, publicado por la editorial Postmetropolis