Otras miradas

Los feminismos enfrentados

Vista de la manifestación del 8M en Madrid. REUTERS/Susana Vera
Vista de la manifestación del 8M en Madrid. REUTERS/Susana Vera

La gente debe andar flipando con el movimiento feminista. Primero, que si los de Izquierda Unida echan al Partido Feminista porque es un nido de 3 o 4 tránsfobas. Ahora, que unas se saltan los acuerdos y se plantan con una pancarta que no está consensuada a la cabeza de la manifestación en Madrid. Menudo percal tenemos entre manos, compañeras. Qué difícil es explicar, fuera de nuestra burbujita, qué está pasando. Nadie entiende nada. Están sucediendo cosas gravísimas, se están legimitando discursos muy salvajes que están afectando a la organización del movimiento y, lo más grave, nos están afectando emocionalmente a muchas. Dan ganas de llorar, de tirar la toalla. La fractura ya es un hecho, pero ahora nos toca preguntarnos si estamos dispuestas a llegar a ciertos consensos o si preferimos destrozarlo todo definitivamente. No sé ni por dónde empezar, no quiero parecer naif ni derrotista, pero insisto en algo que últimamente repito mucho: puede que vayamos en el mismo barco, pero unas viajan en los camarotes y otras, en cubierta. Y la mar está revuelta.

En los últimos años, cierto sector del movimiento feminista se está mostrando atemorizado por la participación de las mujeres trans y el debate en torno a la prostitución no para de polarizarse. La tensión es terrible, pero, por si eso fuera poco, ahora se empieza a cuestionar que el feminismo sea una lucha que tenga que atender a todas las formas de opresión. Dicen algunas que el feminismo no puede ser un saco de demandas, que tenemos que centrarnos en lo nuestro y, claro, pues flipo. ¿Qué se supone que es eso nuestro? ¿De qué están hablando? Partiendo de la idea, muy obvia, de que las mujeres no somos un colectivo sino la mitad del planeta, ¿a quién puede extrañarle que nos afectan múltiples violencias? Si hay mujeres trans, ¿cómo no va a ser la lucha contra la transfobia una cuestión feminista? Si hay mujeres con diversidad funcional, ¿cómo no vamos a denunciar el capacitismo? Si hay mujeres negras, ¿cómo no vamos a querer desmontar el racismo? Si tenemos compañeras con una situación administrativa irregular, ¿cómo no vamos a denunciar la ley de extranjería? Dicen que la interseccionalidad del feminismo puede despistar del objetivo último, que digo yo que será alguno que han esteblecido ellas, esas mujeres que no sufren ningún tipo de violencia más allá de la opresión de género. Esas que son incapaces de mirar más allá de su ombligo. Hablan de igualdad real, pero pretenden obviar las estructuras de opresión que impedirían el acceso a todos los derechos a muchas mujeres incluso si hacemos caer el patriarcado.

No quiero entrar en el juego de dar y quitar carnés de feminista. Me horrorizan las pintadas amenazantes, los carteles que señalan. No quiero caer ahí, pero, desde luego, hay feminismos enfrentados. Es difícil comprender a qué y a quién tienen miedo algunas. Ahora, su caballo de Troya son las personas trans porque, dicen, están apropiándose del movimiento feminista. Nos están robando el sujeto, dicen. Los comentarios tránsfobos se suceden ante nuestro desconcierto en cierto entorno feminista. ¿Cómo hemos podido llegar hasta aquí? ¿En qué momento ha sucedido todo esto? ¿Cómo algunas mujeres, que nosotras consideramos nuestras compañeras, pueden decir que las mujeres trans son hombres con falda? ¿En qué momento el discurso de cierto sector feminista se ha empezado a parecer tanto al discurso de la extrema derecha? Dicen que el género es una herramienta de opresión y es cierto, pero ¿cómo negar que es también un sentir?

El problema, en el fondo, no lo tienen con las personas trans, ni con las putas, ni con con las personas no binarias de las que también se rien, el problema lo tienen con el propio concepto de interseccionalidad que, algunas, no entienden, y otras que no comparten. Porque cuestiona su manera de entender la lucha feminista. Porque revierte las prioridades. Porque señala los privilegios y exige su revisión. Porque enfrenta las desigualdades de cara. Decía Sam Fernández en Pikara Magazine que "lo que trae de vueltas al feminismo clásico se llama interseccionalidad, no transfeminismo (y no el concepto sino lo que se vive). Y lo que lo desborda es una realidad compleja donde nuevos sujetos emergen desde dentro del feminismo sin pasar por la sala de espera a recibir el permiso para luchar por parte de quienes se otorgan el privilegio de dispensarlo". Nuevos sujetos, ignorados hasta ahora, que no están interesados en consejerías ni decanatos. Nuevos sujetos que trascienden la idea tradicional de mujer, en singular, burguesa, blanca, hetera, una mujer que aspira a romper el techo de cristal para que otras limpien su mierda.

La guerra discursiva ya está declarada y estamos batallando ante los ojos, curiosos, de una sociedad que cada vez escucha hablar más de feminismo y cada vez entiende menos qué queremos. Algunas queremos destruirlo todo porque lo que tenemos nos violenta. Otras solo pretenden hacerse un hueco arriba.