Otras miradas

Podemos: ¿giro dentro del giro?

Javier Franzé

(Profesor de Teoría Política. Universidad Complutense de Madrid)

Javier Franzé
(Profesor de Teoría Política. Universidad Complutense de Madrid)

En una semana, Podemos ha dado lugar a un nuevo consenso de la política española, según el cual el partido que salió de Vistalegre II era rupturista y radical. De esto se dedujo que el Consejo Ciudadano Estatal del sábado 18 perjudicaría al errejonismo. Veamos si ambas afirmaciones se sostienen.

El rasgo transformador de una fuerza política no se mide exclusivamente por los objetivos que se propone. Lo que determina su capacidad transformadora es cómo se relaciona con la comunidad que pretende cambiar.

Desde el 20D, los partidos del viejo orden libraron una lenta y sorda guerra de posiciones para imponer no tanto su presencia, sino su marco interpretativo, cuyo centro vital es el eje izquierda-derecha. Éste es el principio de orden que define en la política española lo serio y lo radical, lo normal y lo excepcional.

El uso del acuerdo con Ciudadanos como cortafuegos para negociar con Podemos hecho por el PSOE, el inmovilismo del PP, el derrocamiento de Sánchez por la Gestora y los medios hegemónicos, el "abandono" de Ciudadanos de su identidad socialdemócrata para recuperar "el liberalismo de Cádiz", el apoyo indirecto del PSOE a la investidura de Rajoy en nombre de la responsabilidad política y la constante demonización del llamado populismo por el discurso oficial representan hitos en esa guerra de posiciones iniciada el 20D.

Porque la restauración no consiste en que la economía vuelva a crecer, ni en que se cree empleo, haya presupuestos o "vuelva a haber gobierno", sino en que todo ello sea mostrado como resultado de un gobierno que "dice la verdad y pone el remedio", como dijo Rajoy; es decir, que hace lo que hay que hacer.

La clave es recomponer la percepción de que la identidad política canonizada por la Transición, el "centrismo reformista y modernizador", es la que ahora demanda un gran esfuerzo a todos para salir de la crisis, del mismo modo que en otras épocas repartía bienestar y paz social. Esto es lo único que evita que el gobierno actual sea visto como uno que favorece a las minorías, a los de arriba, en perjuicio de la inmensa mayoría popular, de los de abajo. Y si algo ha hecho este gobierno es aprovechar la crisis para imponer un modelo neoliberal.

Lo paradójico es que Vistalegre II quizá haya venido a poner un eslabón decisivo para el éxito del esfuerzo autodespolitizador del viejo orden: ocupar ese lugar de izquierda "radical" sin el cual el tan preciado "centro" no existe.

No casualmente el Podemos salido de Vistalegre II no se sintió incómodo con los nombres y las clasificaciones que las elites políticas, económicas y mediáticas usan para definir a los actores políticos. Clasificadores y clasificados aceptaron que a más izquierda, más radicalidad.

Volverse ubicable en el tablero de la Transición impide jugar la carta con la que Podemos irrumpió y logró conquistar voluntades: no responder con "la verdad" a las viejas preguntas, sino plantear preguntas nuevas, cambiar los términos de la discusión. Cifrar lo radical es la potencia transformadora de lo nuevo, no la orilla de lo viejo.

Pero como en Podemos el vértigo es el modo de viaje, el acuerdo del Consejo Ciudadano Estatal parece matizar más que ratificar Vistalegre II. Errejón pierde peso en la dirección, pero gana una plataforma muy importante para su proyección nacional como es Madrid. Iglesias buscó en Vistalegre II un poder plebiscitario para terminar con una bicefalía improductiva y lo consiguió. Lo curioso es cómo está empleando ese capital obtenido. Más que seguir los métodos de monsieur Guillotin, ha apelado a los de la cirugía, logrando ser un número uno autónomo sin necesidad de bloquearle al ahora ex número dos su proyección política nacional, sino más bien todo lo contrario. Esta "paz por territorios" corrige Vistalegre II a medio-largo plazo al despejar el camino para la recomposición del proyecto de un Podemos transversal y realmente radical. Para ello, Errejón se sitúa en una comunidad afín a su perfil, huérfana de liderazgos progresistas y en la que la confrontación con Cristina Cifuentes puede anticipar un duelo nacional.

El acuerdo recompone el vínculo político entre Iglesias y Errejón al cancelar la suma cero de la bicefalía. Y reinstala la dinámica positiva del primer Podemos, según la cual cada uno ganará en su ámbito respectivo sólo si el otro hace lo propio en el suyo, lo cual fortalece al partido en su conjunto.