Otras miradas

Un horizonte común para Castilla y León

Braulio Llamero

Jorge LamanaConsejero Ciudadano de Castilla y León y candidato al CCA de CyL por la lista ‘Con Tod@s en 2019 Podemos’Laura DomínguezDIputada Autonómica por Podemos en Castilla y León y candidata al CCA de CyL por la lista ‘Con Tod@s en 2019 Podemos’candidato al CCA por la lista ‘Con Tod@s en 2019 Podemos’ y concejala de ‘León Despierta’María Hernándezcandidata al CCA de CyL por la lista ‘Con Tod@s en 2019 Podemos

Jorge Lamana
Consejero Ciudadano de Castilla y León y candidato al CCA de CyL por la lista 'Con Tod@s en 2019 Podemos'
Laura Domínguez

DIputada Autonómica por Podemos en Castilla y León y candidata al CCA de CyL por la lista 'Con Tod@s en 2019 Podemos'
Braulio Llamero

candidato al CCA por la lista 'Con Tod@s en 2019 Podemos' y concejala de 'León Despierta'
María Hernández

candidata al CCA de CyL por la lista 'Con Tod@s en 2019 Podemos

La irrupción de Podemos en la vida pública española supuso un terremoto político, convirtiéndose en el motor y la expresión fundamental del cambio en nuestro país. Terremoto hecho pueblo en Castilla y León, haciendo de Podemos un instrumento de participación e incorporación de miles de personas al proceso político de cambio que vive nuestro país y nuestra Comunidad Autonómica, materializando por el camino un amplio grupo parlamentario en las Cortes de Castilla y León. Tras casi tres décadas de gobierno del Partido Popular, los castellanos y leoneses y castellanas y leonesas nos recordaron que la historia no avanza mecánicamente. Que siempre hay lugar para la esperanza; el lugar de la ‘incompletitud histórica’. En paralelo, a la trama y a los poderes oligárquicos que gobiernan sin presentarse a las elecciones secuestrando nuestras instituciones y comprando partidos políticos, ha supuesto que se les vean las costuras más que nunca, con nuestro pueblo movilizándose en la calle, sacando sus vergüenzas en las Cortes de Castilla y León gracias a la aparición de Podemos (Como por ejemplo la Comisión de investigación del HUBU, la de las eólicas, la de las Cajas de Ahorros) a la vez que hemos ido articulando un nuevo proyecto de una Castilla y León al servicio de su gente.

Por incompletitud histórica entendemos una concepción de la historia que enuncia que dentro de un contexto hegemónico de dominación expresado en términos culturales, económicos y políticos el pueblo conoce, piensa, decide y por ello elige a unos gobernantes y a otros no, reafirma sus esperanzas o condena a aquel en el que depositó su confianza.

Y así en esa mezcla de dominación heredada y acción decidida, desde el pueblo se constituyen los gobiernos, se forma parte de su relación de fuerzas y, cuando siente que no se le representa, se indigna y se organiza colectivamente. Ante una oportunidad de éxito se moviliza y si consigue crear un horizonte de esperanza colectiva puede transformar sus condiciones de existencia.

Como decíamos antes, Castilla y León está ante uno de esos momentos que prueban que la incompletitud histórica existe. El pueblo castellano leonés ya en 2015 expresó la pérdida de confianza en el Partido Popular como partido de gobierno con la consecución de sus peores resultados desde 1987. Desde entonces debido a la continuación y profundización de sus políticas al servicio una minoría privilegiada, junto con las tramas de corrupción que articulan una forma de Gobierno, como son el caso de la trama de las eólicas o el hospital de Burgos, se está materializando el aumento de la pérdida de confianza. El PP se ha demostrado incapaz de abrir un horizonte común para el conjunto de los castellanos y leoneses y castellanas y leonesas porque no puede evitar cumplir con su naturaleza de maltratar a nuestro pueblo y dejar atrás a los que más duramente están sufriendo la crisis, beneficiando a unos pocos. A la vez, el PSOE hace muchos años que dejó de ser una oposición real en Castilla y León, con un Portavoz que votó la reforma del artículo 135 de la Constitución, opacado por la excelente Portavocía parlamentaria de Pablo Fernández señalando la Castilla y León real frente a la oficial construida por el PP, lamentablemente siempre maquillada y participada en demasiados casos por el PSOE, como vemos en el caso de las Cajas de Ahorro, auténtico ejercicio de expolio a nuestro pueblo.

Esto ocurre porque la idea que vertebra la política del Partido Popular es la de la gestión privada de lo que es común a todos y todas. Castilla y León es una Comunidad Autónoma con un alto grado de despoblación, es líder en las regiones con más despoblación; el ejercicio pasado perdió 24.533 personas y 7.500 jóvenes. Así como con un modelo productivo que pretende competir por abajo, en vez de competir por arriba. Y por esto, entre otras políticas regresivas llevadas a cabo por el PP, es una Comunidad Autónoma en la que las desigualdades crecen cada vez más.

En las Elecciones Autonómicas de 2015 a la vez que se expresó la pérdida de confianza en la clase gobernante, se abrió un horizonte de esperanza que, si bien en aquel momento no consiguió materializarse en una mayoría parlamentaria, ha ido a más desde entonces.  Podemos Castilla y León ha conseguido erigirse como verdadera oposición al Partido Popular tanto en las Cortes de Castilla y León como en la sociedad civil.

¿Y Cómo se ha conseguido erigir Podemos Castilla y León como alternativa al PP? No sólo desde la fiscalización a la actividad del equipo de gobierno y el diagnóstico y denuncia de lo que ocurre en la región. Lo cual es muy importante ya que crea indignación moral, pero no crea voluntad de poder. La indignación moral es un paso necesario pero previo a la voluntad de poder. La actividad política de Podemos en Castilla y León ha estado impregnada de voluntad de poder, lo que ha hecho que se genere también en la población y así ganar ha comenzado a estar en el terreno de lo posible.

Podemos ha construido su proyecto de Comunidad Autónoma acompañando a cada crítica y fiscalización al PP de un trabajo constructivo a dos niveles: Social y político. El social consiste un trabajo de integración, mediante elaboración de propuestas, de todos los actores sociales de la comunidad autónoma y el político es la explicación de dichas propuestas al conjunto de los castellanos y leoneses y castellanas y leonesas. Así es como se ha dado forma a un proyecto que demuestra ser el más materializable, sostenible, justo y próspero de cuantos hay en las Cortes de Castilla y León.

Teniendo en cuenta lo anterior, queda bastante claro cuál es el próximo objetivo de Podemos en Castilla y León: Ganar las próximas Elecciones Autonómicas de 2019. Sobre lo que tenemos que reflexionar es sobre el cómo:

  • El primer eje en el que hay que incidir es en el municipalismo. Demostrar día a día, desde lo cercano y lo concreto que las instituciones son útiles, ligándolas imprescindiblemente a la construcción de tejido social. Ahora Madrid ha conseguido, entre otras cosas, reducir la deuda un 32% y los últimos sondeos posicionan a la candidatura en una holgada primera posición. Esto nos muestra que es posible hacer un uso de las instituciones dirigido a transformar la cotidianidad de la gente, y cómo esto facilita la interiorización de la idea de que votar es útil, en concreto votar a Podemos.
  • El segundo eje en el que debemos trabajar es para construir sociedad civil. Es necesaria organización popular para en un futuro poder llegar a transformar el país. Necesitamos que el discurso y los valores de Podemos estén en todos los ámbitos de la vida pública: sindicatos, asociaciones de vecinos, movimientos sociales, peñas, clubes deportivos… Porque así, con la sociedad civil organizada, podremos llegar a sitios a los que no llegaremos sólo desde las instituciones.
  • El tercer eje consiste en que nuestra práctica política y discursiva tiene que tener el objetivo de crear una nueva voluntad colectiva. Esto ¿qué significa? Significa que tenemos que conectar con los intereses y las aspiraciones de los castellanos y leoneses y castellanas y leonesas para así, con un pie en ideas de sentido común de cambio ya existentes, avancemos con el otro pie hacia la construcción de uno nuevo que sitúe en el centro las necesidades de la gente. Un nuevo sentido común que nos permita influir en cómo se concibe el mundo en lo básico, cómo se ordena nuestro día a día, cómo juzgamos lo que es justo e injusto, lo deseable y lo indeseable, así como lo probable, lo imposible y lo posible. Así como nos permita tener un apoyo, trascendiendo de lo electoral, mayoritario que guíe y respalde nuestra actividad política. Resumiendo: manchar a Podemos de Castilla y León y a Castilla y León de Podemos.
  • Y, por último, pero no por ello menos importante: Debemos ser dirigentes antes que gobernantes. Es decir; imponer el ritmo político que marque la agenda del resto de los partidos en Castilla y León. Lo que significa ser capaces de influir en la actualidad política introduciendo los debates y consiguiendo que los adversarios debatan en nuestros términos. Así como también conseguir que el pueblo nos imagine como fuerza capaz de gobernar. Un cambio es un momento de desconcierto porque las certidumbres se agitan; es labor de dirigentes ofrecer certezas en los momentos en los que escasean. Una vez conquistemos el imaginario colectivo, conquistaremos las urnas.

En conclusión, es la hora de tomar la iniciativa. Desde aquí os animamos a votar en el proceso de primarias abiertas de Podemos Castilla y León. Derrotar a los poderosos siempre es difícil, excepcional, y tenemos la oportunidad de ser una excepción histórica. Pablo Fernández ha demostrado cómo combinar ser la voz de la gente en la Institución a la vez que la oposición real al PP en el sentir ciudadano, cómo construir con un balance positivo de forma acelerada una organización popular en medio de un ciclo electoral intenso y difícil, y ahora rodeado de un equipo plural y diverso cómo tener el mejor proyecto para enraizarnos en el territorio, descentralizar y feminizar la organización, y cómo construirnos hacia fuera, con nuestro pueblo.  El PP no tiene alternativa a lo existente, nosotros sí. Ellos resisten, pero languidecen. Nosotros avanzamos y miramos al frente; mirada larga y paso corto. Nosotros somos el futuro, la esperanza; Sólo podemos ganar.