Otras miradas

Moción como grito de esperanza

Dina Bousselham

Politóloga y feminista. Responsable de Migraciones de Podemos Comunidad de Madrid

Dina Bousselham
Politóloga y feminista. Responsable de Migraciones de Podemos Comunidad de Madrid

Nos dijeron que si queríamos cambiar las cosas teníamos que presentarnos a las elecciones. Lo hicimos. Nos dijeron que no íbamos a sacar ningún diputado en las europeas. Sacamos 5. Pero sabíamos que con sólo 5 eurodiputados no íbamos a conseguir cambiar nuestro país. Decían que no teníamos la capacidad de desalojar al PP de las principales ciudades de España. Lo hicimos. Hemos demostrado que ahí donde gobernamos lo hacemos mejor. Nos podrán criticar por muchas cosas, y habremos cometido muchos errores estos últimos 3 años. Pero jamás nos podrán acusar de ser incoherentes.

El objetivo por el que Podemos nació sigue siendo el mismo: echar a los corruptos y devolver las instituciones a la gente. Hoy, como desde el inicio nos sobran los motivos para presentar una moción de censura al PP. Aquí un breve resumen:

1. Vinimos a las instituciones para defender a la gente. Y el partido de la Gürtel y la Púnica ha estado engañando a la gente, porque mientras nos recortaban en derechos y precarizaban nuestras vidas, algunos en el partido popular se lo estaban llevando crudo. La moción de censura es un deber moral cuando la oposición considera que el gobierno no ha defendido los intereses de la nación y no ha defendido los intereses de los ciudadanos (*).

2. Nos dijeron que no éramos solventes en las instituciones. Recurrimos a la herramienta más potente para impugnar la gestión del PP y sus corruptelas. La moción de censura, es en primer lugar un derecho constitucional, un mecanismo para juzgar al Gobierno cuando su actuación merece el rechazo de la oposición (*)

3. Ante la situación de emergencia y excepcionalidad, toca estar a la altura y demostrar de qué lado se está. Una moción de censura es, un impulso para la clarificación de cada partido, para que cada hombre y cada mujer en nuestro país tomen posición sobre lo que ocurre políticamente en nuestro país (*).

4. Exigirle responsabilidad política al PP y presentar una alternativa real a su proyecto de país a través de una moción respaldada ampliamente por la ciudadanía, incluyendo la sociedad civil. En nuestro país, esta moción de censura ya ha sido útil como procedimiento de dinamización de la vida política, como fórmula de creación de una ilusión colectiva que ha terminado con el mito del desencanto político (*).

5. Existe una alternativa a la corrupción del PP en la Comunidad de Madrid y en el estado. Una alternativa solvente y popular capaz de abrir una vía de esperanza para todos los madrileños y españoles. A través de una moción de censura existe la posibilidad de concertar votos a su alrededor que si alcanzan la mayoría de la cámara, sirve para cambiar el gobierno (*)

El resultado ya sabemos cuál ha sido en Madrid: Voto en contra del PP y Cs. Abstención del PSOE. Previsible, a la par que decepcionante. Se confirma por tanto que nunca hubo un gobierno débil, ya que el PP ha estado sostenido por el PSOE que mira hacia otro lado y por su socio naranja que no está ni se le espera. Y es que en lugar de aprovechar la moción de censura para debatir medidas, políticas y planes efectivos para sanear nuestras instituciones de corrupción, Ciudadanos y PSOE han decidido hablar de las "formas", escondiéndose en debates inútiles de si los candidatos son o no "presidenciables", tirando de calculadora pensando en el coste electoral de su decisión antes que el coste social que supone un gobierno corrupto para nuestro pueblo. Olvidando la situación de emergencia que vive el país.

El 13 de junio tendrán una nueva oportunidad. ¿Escucharán el grito de la gente en la calle?

La última encuesta del CIS demuestra que la segunda preocupación de los españoles es la corrupción, que ha incrementado 12 puntos desde del último barómetro. La precariedad aumenta. 1 de cada 3 personas viven en riesgo de pobreza. El Partido Popular quiere normalizar sus políticas de austeridad, pero los datos están ahí: aumenta a casi un 60% los españoles que califican la situación económica como muy mala o mala.

La moción es un grito de esperanza. El último grito de esperanza de la gente que grita cambio. Venimos de haber resistido muchas peleas, por tanto seguiremos desde las instituciones y desde la calle trabajando para desalojar al PP. Porque en tiempos de excepción democrática, incluso perder mociones se convierte en un acto revolucionario.

NOTA
(*) Fragmentos del discurso de moción de censura de Alfonso Guerra en 1983. Los viejos motivos del PSOE son sorprendentemente similares a los que defendemos desde Podemos, las confluencias, la sociedad civil y la ciudadanía en general. Ojala los asuntos de partido, fuesen menos importantes que los asuntos del país.